¿Afectó la guerra fría al desarrollo de Internet?

¿Afectó la guerra fría al desarrollo de Internet?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Cuáles fueron la influencia de la Guerra Fría en el origen de internet o su desarrollo?

¿El apoyo de DARPA a la creación de Internet abordó explícitamente los temores de la guerra fría? La guerra fría fue el tema central del Departamento de Defensa; si financiaban un proyecto, tenía implicaciones de la guerra fría

El artículo de Wikipedia sobre ARPANET decía

La red fue financiada inicialmente por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (ARPA, más tarde DARPA) dentro del Departamento de Defensa de EE. UU. para uso de sus proyectos en universidades y laboratorios de investigación en los EE. UU.

La fecha de creación que muestra Wikipedia es 1969, esto fue en medio de la Guerra Fría.

Soy de Cuba donde por ejemplo el MININT está detrás de todo el estudio en tecnologías y comunicaciones. Cuando estudié en Cuba, el MININT fue el patrocinador principal de todos nuestros proyectos en la universidad.

¿Cómo influye la Guerra Fría directa o indirectamente en el desarrollo de Internet?

A través del Departamento de Defensa de los EE. UU. En la forma en que la gente trabaja en el proceso, ¿hubo presión en el proyecto? el Departamento de Defensa de Estados Unidos le dio dinero a la universidad, le dieron material tecnológico o personas, motivados por la Guerra Fría y la competencia contra la URSS y sus miedos a una posible guerra nuclear.


¿El apoyo de DARPA a la creación de Internet abordó explícitamente los temores de la guerra fría?

Se han difundido numerosas falsedades sobre los acontecimientos que rodean los orígenes de ARPAnet… ARPAnet no era una Internet. Una Internet es una conexión entre dos o más redes de computadoras. ARPAnet, con la ayuda de miles de personas, se convirtió lentamente en Internet.

- Robert Taylor, director de IPTO

ARPA creó ARPANET (Red de Agencias de Proyectos de Investigación Avanzada), que fue no Internet (aunque es un precursor). Pero no, no fue creado "explícitamente" para abordar cuestiones militares. Si bien la Guerra Fría tuvo cierta influencia (como lo hizo en casi cualquier cosa durante esos años), fue indirecta y circunstancial, contrariamente a los persistentes conceptos erróneos del público.

Empezar, ARPANET fue no creado para sobrevivir a una guerra nuclear. Este mito ha sido ampliamente desacreditado, pero de alguna manera continúa circulando.

Bob Taylor tenía un par de terminales de computadora hablando con diferentes máquinas, y su idea era tener alguna forma de que una terminal hablara con cualquiera de ellas y tuviera una red. Ese es realmente el origen de Arpanet.

- Paul Baran, ingeniero de RAND Corporation

Fue a partir del estudio de RAND que el falso rumor comenzó a afirmar que ARPANET estaba relacionado de alguna manera con la construcción de una red resistente a la guerra nuclear. Esto nunca fue cierto para ARPANET., solo el estudio RAND no relacionado sobre voz segura consideró la guerra nuclear.

- Leiner, Barry M. y col. "Una breve historia de Internet". ACM SIGCOMM Computer Comm. Revisar 39.5 (2009): 22-31.

La motivación real de ARPANET fue el tiempo compartido: en la década de 1960, había una escasez de supercomputadoras disponibles. Estaban dispersos por todo el país en instituciones académicas o de investigación. ARPA ya financió a muchos de ellos, pero los investigadores generalmente querían sus propias máquinas, un lujo caro en ese momento. Además, gran parte del hardware era de vanguardia y demasiado exclusivo para que el software especialmente escrito en una plataforma se reutilizara fácilmente en otra.

Bob Taylor había sucedido a Carl Licklider en la dirección de la Oficina de Técnicas de Procesamiento de Información de ARPA en 1966. Sobre la base del trabajo de su predecesor, Taylor buscó vincular los recursos informáticos de ARPA de una manera que brindara a los investigadores un acceso conveniente y uniforme desde ubicaciones geográficamente diversas. Es decir, ARPANET se inició para investigar propósitos.

[E] l ARPAnet surgió de nuestra frustración de que solo había un número limitado de computadoras de investigación grandes y poderosas en el país, y que muchos investigadores de investigación que deberían tener acceso a ellas estaban geográficamente separados de ellas.

- Charles Herzfeld, director de ARPA

A continuación se muestran algunos hechos: La creación de ARPAnet no fue motivada por consideraciones de guerra. ARPAnet se creó para permitir que personas con intereses comunes se conecten entre sí a través de la computación interactiva, incluso cuando están muy separadas por la geografía.

- Robert Taylor, director de IPTO

Otro mito, que ARPANET se financió diciéndole al Pentágono que podría sobrevivir a un ataque nuclear, también es engañoso. El proyecto fue iniciado por Taylor y aprobado por Herzfell, ambos internos de ARPA. La financiación inicial asignada fue de $ 1 millón relativamente modesto, de un presupuesto anual de ~ $ 200 millones que ARPA recibió en la década de 1960.

Mi participación fue modesta; Tuve que aprobar el programa y lo hice con entusiasmo. Con el paso del tiempo, me convertí en uno de sus fuertes defensores y explicadores, especialmente antes del Congreso.

- Charles Herzfeld, director de ARPA

En febrero de 1966 inicié el proyecto ARPAnet. Fui Director de la Oficina de Técnicas de Procesamiento de Información (IPTO) de ARPA desde finales del 65 hasta finales del 69. Solo había dos personas involucradas en la decisión para lanzar ARPAnet: mi jefe, el director de ARPA Charles Herzfeld, y yo.

- Robert Taylor, director de IPTO

Tenga en cuenta que esto hace no significa que no hubo influencia de la Guerra Fría en absoluto. Después de todo, ARPA se creó en respuesta a los éxitos tecnológicos de la Unión Soviética, en particular el lanzamiento de Sputnik. Financió muchas investigaciones con el fin de, como establece su misión, mantener la superioridad tecnológica de Estados Unidos. Si bien ARPANET en sí fue una herramienta de investigación para estos proyectos, las huellas dactilares de la Guerra Fría están por todas partes.

El punto es simplemente que ARPANET en sí no fue creado como un militar red o para servir a un militar necesitar.

Como director de ARPA en ese momento, puedo decirles nuestra intención. ARPAnet no se inició para crear un sistema de comando y control que sobreviviera a un ataque nuclear, como muchos afirman ahora. Construir tal sistema era claramente una necesidad militar importante, pero no era la misión de ARPA hacer esto; de hecho, hubiéramos sido severamente criticados si lo hubiéramos intentado.

- Charles Herzfeld, director de ARPA

Parte de la asociación de la Guerra Fría probablemente se deba al uso de la tecnología de conmutación de paquetes por parte de ARPANET. Paul Baran de RAND Corporation, quien fue ampliamente consultado en ARPA durante el desarrollo de ARPANET, fue un pionero del concepto. Su Sobre comunicaciones distribuidas generalmente se considera que ha influido en ARPA, y Baran había concebido la conmutación de paquetes como un mecanismo que podría preservar las comunicaciones en caso de una guerra nuclear.

Sin embargo, tenga cuidado de no leer demasiado sobre la Guerra Fría en esto. La conmutación de paquetes fue inventada de forma independiente en Gran Bretaña casi al mismo tiempo, por Donald Davies del Laboratorio Nacional de Física. De hecho, el término paquete fue acuñado por Davies. Continuó construyendo una red de conmutación de paquetes en Gran Bretaña para el NPL, y su trabajo también llegó al equipo de ARPA que trabaja en ARPANET.

Así que en general ["Propuesta para una red de comunicación digital"] fue bien recibida. Ahora una copia ciertamente fue para Larry Roberts y, cuando lo visité en el Pentágono en una ocasión, estaba tirado en su escritorio hecho jirones. Obviamente, había sido muy manipulado y volteado, y me interrogó sobre varios aspectos.

- Donald Davies, CBE, FRS, Superintendente de la División Autonómica de NPL

Es importante destacar que, a diferencia de Baran, la motivación de Davies se centró en la posibilidad de una mejor red de comunicaciones públicas: no la amenaza nuclear de la Guerra Fría.

Solo había una diferencia importante en sus enfoques. La motivación que llevó a Davies a concebir una red de conmutación de paquetes no tenía nada que ver con las preocupaciones militares que habían impulsado a Baran. Davies simplemente quería crear una nueva red de comunicaciones públicas. Quería explotar las fortalezas técnicas que vio en las computadoras digitales y los conmutadores, para lograr una computación altamente interactiva y con gran capacidad de respuesta a largas distancias. Tal red tendría mayor velocidad y eficiencia que los sistemas existentes.

- Hafner, Katie. Donde los magos se quedan despiertos hasta tarde: los orígenes de Internet. Simon y Schuster, 1998.


¿Cómo influye la Guerra Fría directa o indirectamente en el desarrollo de Internet?

Si bien las preocupaciones de la Guerra Fría no fueron un factor directo, sí tuvieron una influencia indirecta. Como se mencionó anteriormente, la Guerra Fría provocó una carrera tecnológica. La respuesta estadounidense a la superioridad tecnológica soviética percibida fue la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada.

ARPA pasó a convertirse en la columna vertebral de financiación de la investigación informática en los Estados Unidos. Varias universidades recibieron su financiación para un departamento de informática, que sentó las bases para la llegada de ARPANET. Todo esto contribuyó significativamente a establecer un entorno fértil para el desarrollo de Internet.


¿Cómo afectó Gorbachov & # 8217s & # 8216new thinking & # 8217 la Guerra Fría?

En 1985, la Unión Soviética vio a un nuevo líder conducir a su país a través de la Guerra Fría. ¿En qué se diferenciaba de los que le precedieron y cómo afectó esto a las relaciones de las superpotencias?

Utilice el video de YouTube para leer esta lección.
La hoja de trabajo está disponible para descargar aquí. Si no tiene acceso a Word, complete las tareas descritas en los cuadros amarillos de esta página.

PALABRAS CLAVE:
Perestroika = La política de reconstruir el estado y la economía soviéticos para que incluya algunos elementos capitalistas.
Glasnost = La política de apertura dentro del gobierno. Esto significa permitir la oposición formal y elecciones libres.
Insostenible = Algo que no puede continuar por mucho más tiempo, generalmente porque cuesta demasiado.

INICIO:
Vea el siguiente video sobre las bromas de Ronald Reagan sobre la Unión Soviética.
Estos son solo bromas, por lo que son una exageración, pero ¿qué revela sobre la vida en la Unión Soviética? Piense en algunas viñetas diferentes.

TAREA UNO: ¿Cuál fue el nuevo pensamiento de Gorbachov & # 8217s & # 8216 & # 8217?
Lea la información a continuación sobre Gorbachov & # 8217s & # 8216new thinking & # 8217.

Para cada uno, explique qué hizo que Gorbachov tomara esta decisión. Usa la información que has visto en el video y la última lección para ayudarte con estas preguntas.


Entonces. La Internet. ¿Qué es?

Internet es en realidad un cable. Bueno, muchos cables que conectan computadoras en todo el mundo.

Internet también es infraestructura. Es una red global de computadoras interconectadas que se comunican de manera estandarizada con protocolos establecidos.

Realmente, es una red de redes. Es un sistema completamente distribuido de dispositivos informáticos y garantiza la conectividad de un extremo a otro a través de cada parte de la red. El objetivo es que cada dispositivo pueda comunicarse con cualquier otro dispositivo.

Visualización de una posible ruta de enrutamiento en Internet. Imagen de la Fundación Wikimedia.

Internet es algo que todos usamos todos los días y muchos de nosotros no podemos imaginar nuestras vidas sin él. Internet y todos los avances tecnológicos que ofrece ha cambiado nuestra sociedad. Ha cambiado nuestros trabajos, la forma en que consumimos noticias y compartimos información, y la forma en que nos comunicamos entre nosotros.

También ha creado muchas oportunidades y ha ayudado a la humanidad a progresar y ha moldeado nuestra experiencia humana.

No hay nada parecido, es uno de los mayores inventos de todos los tiempos. Pero, ¿alguna vez nos detenemos a pensar por qué fue creado en primer lugar, cómo sucedió todo o por quién fue creado? ¿Cómo Internet se ha convertido en lo que es hoy?

Este artículo es más un viaje en el tiempo. Aprenderemos sobre los orígenes de Internet y lo lejos que ha llegado a lo largo de los años, ya que esto puede ser beneficioso en nuestros viajes de codificación.

Conocer la historia de cómo se creó Internet me hizo darme cuenta de que todo se reduce a la resolución de problemas. Y de eso se trata la codificación. Tener un problema, tratar de encontrarle una solución y mejorarlo una vez que se encuentre esa solución.

Internet, una tecnología tan expansiva y en constante cambio, no fue obra de una sola persona o institución. Mucha gente contribuyó a su crecimiento desarrollando nuevas funciones.

Entonces se ha desarrollado con el tiempo. Llevó al menos 40 años en la fabricación y siguió evolucionando (bueno, todavía sigue).

Y no fue creado solo por crear algo. La Internet que conocemos y usamos hoy fue el resultado de un experimento, ARPANET, la red precursora de Internet.

Y todo empezó por un problema.


Ciencia y tecnología en la guerra fría global

El período de la Guerra Fría vio una expansión dramática de la investigación científica y tecnológica financiada por el estado. El patrocinio gubernamental y militar moldeó las prácticas tecnocientíficas de la Guerra Fría, imponiendo métodos que estaban orientados a proyectos, basados ​​en equipos y sujetos a restricciones de seguridad nacional. Estos cambios afectaron no solo a la carrera armamentista y espacial, sino también a la investigación en agricultura, biomedicina, informática, ecología, meteorología y otros campos. Este volumen examina la ciencia y la tecnología en el contexto de la Guerra Fría, considerando si las nuevas instituciones y arreglos institucionales que surgieron globalmente restringieron la investigación tecnocientífica u ofrecieron mayores oportunidades para ella.

Los colaboradores encuentran que cualquiera que sea la ciencia en particular, y cualquiera que sea el sistema político en el que operaba esa ciencia, el conocimiento que se produjo guardaba alguna relación con los objetivos del Estado-nación. Estos objetivos variaron de una nación a otra. La investigación sobre armas se enfatizó en los Estados Unidos y la Unión Soviética, por ejemplo, pero en Francia y China predominaron la independencia científica y la autosuficiencia. Los colaboradores también consideran hasta qué punto los cambios en las prácticas científicas y tecnológicas en esta era fueron producidos por las políticas, ansiedades y aspiraciones específicas de la Guerra Fría.

Colaboradores Elena Aronova, Erik M. Conway, Angela N. H. Creager, David Kaiser, John Krige, Naomi Oreskes, George Reisch, Sigrid Schmalzer, Sonja D. Schmid, Matthew Shindell, Asif A. Siddiqi, Zuoyue Wang, Benjamin Wilson


Historia guiada

La Guerra Fría fue un evento expansivo que duró 46 años y vio muchas causas y efectos. En un intento por delimitar este tema, esta guía se enfocará solo en la década de 1950 de la Guerra Fría. Habiendo comenzado en 1945, la guerra recién comenzaba en los años 50 y en el transcurso de la década encontraría muchos desarrollos. Es importante mirar esta era específicamente porque, al ser un tema tan extenso como es, la pieza inicial del rompecabezas tiende a mezclarse y olvidarse. Sin embargo, al investigar la Guerra Fría, sería un error perjudicial no volver al principio. La mayoría de las fuentes utilizadas en esta guía son fuentes impresas de varios libros o revistas académicas, y la mayoría son primarias. La guía se divide en Información general, Exageración y Propaganda: estas secciones se eligieron en función de la naturaleza estancada de la Guerra Fría, la mayor parte de la información proviene de la sociedad pensamiento iba a suceder.

Información general

Dean Acheson, "No se puede confiar en los soviéticos" en La Guerra Fría: puntos de vista opuestos, (San Diego: Greenhaven Press Inc. 1992), 81.

Dean Acheson, el Secretario de Estado del presidente Harry Truman, pronunció este discurso en Berkley, California, el 16 de marzo de 1950. Es una fuente creíble de información sobre la Guerra Fría y sus efectos porque Acheson fue un político y político sumamente exitoso e involucrado. vocero. En este discurso, Acheson enfatiza la importancia de que Estados Unidos se mantenga firme contra los soviéticos. Aunque cree que Estados Unidos debería negociar la paz con Rusia, también afirma que Estados Unidos no puede arriesgar su seguridad al hacerlo. Por tanto, no anima a depositar demasiada confianza en la Unión Soviética. Muchas otras personas de la época, incluidas figuras políticas, estuvieron de acuerdo con esta postura. La Doctrina Truman y el Plan Marshall, que Acheson ayudó a desarrollar, también se relacionaron con este discurso. Acheson tenía un punto de vista muy fuerte sobre la forma en que Estados Unidos debería interactuar con la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Creía que Estados Unidos debería actuar con ligereza y no involucrarse demasiado con la URSS. En general, este discurso tenía la intención de hacer que los estadounidenses estuvieran más cansados ​​de los soviéticos y más centrados en la contención.

Robert Beisner, Dean Acheson: Una vida en la Guerra Fría, (Nueva York: Oxford University Press, 2006).

En su libro sobre el Secretario de Estado Dean Acheson, Robert Beisner ofrece una mirada relevante e informada sobre la vida durante la Guerra Fría. Beisner habla sobre las hostilidades y la paranoia del pueblo estadounidense de esta época y el efecto que tuvo en el gobierno, y al revés. Beisner escribe sobre Acheson y, por lo tanto, comparte su punto de vista sobre la mayoría de los temas. El público al que se dirige este libro es cualquier estadounidense moderno que busque aprender más sobre la Guerra Fría y la vida cotidiana en la década de 1950.

John Lewis Gaddis, Estados Unidos y los orígenes de la Guerra Fría, (Nueva York: Columbia University Press, 1972).

El libro de John Lewis Gaddis se centra en las causas que condujeron a la Guerra Fría y los primeros años de la guerra. Aunque el resentimiento y la histeria comunista realmente se espesaron durante la Guerra Fría, Gaddis señala que existieron incluso antes de que la guerra comenzara oficialmente. El punto de vista de Gaddis favorece a los estadounidenses y no vacila. La audiencia de este libro es cualquier estadounidense que quiera saber más sobre la hostilidad hacia los soviets y las razones para ello.

William G. Hyland, La guerra fria, (Nueva York: Random House, 1990).

William Hyland es una fuente creíble como autor sobre el tema de la Guerra Fría porque él mismo sirvió en las filas de la Guerra Fría. Además, Hyland demuestra ser una buena fuente de información basada en su exitosa carrera como analista de política exterior. El propósito principal de este texto es exponer qué sucedió exactamente en la gran extensión de la Guerra Fría. Específicamente en la década de 1950, Hyland analiza el regreso de Winston Churchill y su nueva idea, la OTAN. También toca el Tratado de Estado de Austria de 1955 y la primera cumbre de la posguerra en Ginebra, también en 1955. El objetivo principal de Hyland es explicar la Guerra Fría y sus acontecimientos a todas las edades de los estadounidenses.

OK. Armstrong, "El comunismo debe ser destruido" en La Guerra Fría: puntos de vista opuestos, (San Diego: Greenhaven Press Inc. 1992), 84.

OK. Armstrong, un representante de Missouri, pronunció este discurso el 22 de febrero de 1952. Este discurso es una fuente primaria creíble porque no solo representa la forma en que Armstrong, un miembro respetado del Congreso, se sentía, habla de una opinión muy popular sobre el comunismo. tiempo. El propósito principal de este discurso es convencer a otros estadounidenses de que esto, como siente Armstrong, es lo que otros estadounidenses deberían sentir sobre el comunismo. Es decir, que no hay nada bueno que pueda salir de él y Estados Unidos no puede contenerlo, pero debería intentar destruirlo o la libertad dejará de existir en todo el mundo. Armstrong tiene un punto de vista muy claro y un sesgo de que favorece un ataque activo y agresivo contra el comunismo, en contraposición a las políticas de contención más pasivas de la época. En general, Armstrong y muchos otros estadounidenses instaron al gobierno a hacer algo más que contener el comunismo.

Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, "Estados Unidos debería desarrollar la bomba de hidrógeno" en La Guerra Fría: puntos de vista opuestos, Ed. William Dudley, (San Diego: Greenhaven Press Inc, 1992), 121.

El Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de los EE. UU. Emitió este informe a la Comisión de Energía Atómica el 13 de enero de 1950. El propósito de este informe era informar a la Comisión de Energía Atómica que creían que lo mejor para Estados Unidos era construir una bomba de hidrógeno. . Pensaron esto en gran parte porque en caso de un ataque, querían tener algo con lo que amenazar a su oponente o con lo que tomar represalias. Este es el tipo de histeria que los estadounidenses como I.F. Stone trabajó para reducir. El Estado Mayor Conjunto compartía el mismo punto de vista de que Estados Unidos debe estar preparado para un ataque antes de que llegue uno. Creían que la ofensiva era el mejor tipo de defensa. En general, querían proteger a Estados Unidos antes de que tuviera alguna razón para necesitar protección.

Irving Kaufman. "Los Rosenberg en el juicio" en La Guerra Fría: una historia en documentos. Ed. Allan M. Winkler, (Nueva York: Oxford University Press Inc, 2000), 56-58.

Esta fuente es la sentencia judicial a Ethel y Julius Rosenberg por sospechosos de espionaje. Fueron declarados culpables por el juez Irving Kaufman por un delito peor que el asesinato, según el juez Kaufman, y condenados a muerte por la silla eléctrica. El juez Kaufman era un juez muy respetado y su decisión fue respaldada en todos los niveles de apelaciones que los Rosenberg intentaron alcanzar. Esta sentencia les fue leída el 5 de abril de 1951 y se ordenó su muerte para el 21 de mayo de ese año. Esta frase sirve como un punto de vista del período de tiempo que fue extremadamente histérico con Red Scare. Los Rosenberg, entre otras personas, se convirtieron en un ejemplo para mostrar que Estados Unidos no juega con los comunistas.

Joseph R McCarthy, "El Departamento de Estado está infestado de comunistas" en La guerra fría: grandes discursos de la historia, Ed. Louise I. Gerdes, (Farmington Hills: Greenhaven Press, 2003), 51-58.

Joseph McCarthy es un senador muy conocido que causó mucho ruido y se enojó con su forma estrafalaria y acusatoria de hacer política. En este discurso particular de McCarthy, establece lo que más tarde se conocerá como macartismo. Este término proviene de su escandalosa sospecha de los comunistas en el gobierno estadounidense, particularmente dentro de los Departamentos de Estado. Su punto principal en este discurso es descubrir a los comunistas ocultos en el gobierno de los Estados Unidos y advertir al pueblo estadounidense de las terribles consecuencias del comunismo. Hasta McCarthy, nadie más se había acercado al tipo de histeria y paranoia que él causaba. Tiene un punto de vista muy definido, creyendo que todo el mundo tiene el potencial de ser un comunista oculto y que era su trabajo y el del público estadounidense averiguar quién lo era. En general, McCarthy trató de sacar a todos los comunistas del gobierno estadounidense, los hubiera o no.

SI. Stone, "America Needs Subversion" en La Guerra Fría: puntos de vista opuestos, Ed. William Dudley, (San Diego: Greenhaven Press Inc, 1992), 101.

SI. Stone era un periodista muy conocido en Washington DC que pronunció este discurso en marzo de 1954. El punto principal de Stone fue llamar al senador George McCarthy por ser responsable de toda la histeria de la Guerra Fría y desinformar a la gente de modo que apoyaran cosas perjudiciales en lugar de centrándose en lo que realmente se podría hacer para ayudar a Estados Unidos y al pueblo de la URSS. En general, en este discurso, Stone intenta que los estadounidenses vuelvan a los problemas reales y lo que realmente pueden hacer para ayudar.

El compositor Tom Lehrer era conocido por sus sarcásticas y joviales críticas a las pruebas nucleares en la década de 1950. Fue, con mucho, el crítico más creativo, que utilizó canciones, que cantó y tocó el piano para sí mismo, para llamar la atención sobre los efectos negativos de las pruebas nucleares. Su primera canción en 1953 titulada "El salvaje oeste es donde quiero estar" predijo que la vida en el futuro incluiría usar trajes de plomo debajo de la ropa para proteger a las personas de la radioactividad en el aire y en el suelo. El propósito principal de sus canciones era llamar la atención negativa sobre la legislación gubernamental sobre pruebas de bombas atómicas. Sarcásticamente hace que las pruebas nucleares suenen divertidas para señalar lo perjudicial que sería para todos los estadounidenses y el destino del país.

Esta fuente es un video recopilatorio de muchas estrategias de propaganda estadounidenses diferentes utilizadas durante la Guerra Fría.

Este sitio web tiene numerosos ejemplos de la forma en que se utilizó la propaganda para la Guerra Fría en la década de 1950 y posteriores.


Por qué importaba Berlín

El Muro de Berlín cayó hace 20 años, pero pocas de las noticias que marcan el aniversario han explicado el significado total del evento. La Guerra Fría había durado 14 años antes de que se levantara el muro el 13 de agosto de 1961. ¿Cómo pudo su colapso, el 9 de noviembre de 1989, haber presagiado la desaparición de la Guerra Fría?

Berlín siempre fue la pieza central de la Guerra Fría y, más a menudo de lo que muchos recuerdan, casi la línea del frente del combate real.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad se dividió en cuatro sectores, cada uno ocupado por uno de los cuatro ejércitos aliados: estadounidense, soviético, británico y francés. A medida que la división Este-Oeste se endureció en una Guerra Fría, también lo hizo la división de la ciudad en Berlín Este y Oeste.

Claramente, Berlín Occidental era una anomalía: una isla de la libertad encerrada 100 millas dentro de la Alemania Oriental controlada por los soviéticos. En 1948, Josef Stalin montó un bloqueo, aislando a la ciudad de sus proveedores occidentales. Estados Unidos respondió con un puente aéreo que se prolongó durante 300 días, hasta que Stalin finalmente se echó atrás y firmó un acuerdo con las otras tres potencias, garantizando el acceso occidental al enclave.

Diez años más tarde, Nikita Khrushchev reanudó la presión, anunciando que dentro de seis meses declararía el acuerdo del 48 "nulo y sin efecto" y colocaría todo Berlín bajo la soberanía de Alemania Oriental, es decir, bajo control soviético. Si Occidente se resistía, dijo, habría guerra.

Las agencias de inteligencia occidentales no lo sabían en ese momento, pero la amenaza de Khrushchev provenía de la desesperación. Durante la década anterior, Berlín Occidental se había vuelto libre y próspero, mientras que Berlín Oriental se había estancado bajo la bota soviética. Los orientales estaban emigrando a Occidente en masa, utilizando Berlín Occidental como punto de tránsito. Para el otoño de 1958, Alemania Oriental había perdido 2 millones de personas, con pérdidas continuas de 10,000 por mes, incluidos algunos de sus jóvenes mejor educados. Jruschov necesitaba detener la hemorragia.

Cuando los líderes occidentales ignoraron su amenaza, Jruschov supo que tendría que dar marcha atrás. La amenaza era un engaño de que el ejército soviético y la economía estaban en pésima forma, su programa de misiles cacareada estaba hecho jirones.

Entonces, a principios de 1959, Jruschov envió a su viceprimer ministro, Anastas Mikoyan, en un viaje de buena voluntad a Estados Unidos, y en septiembre hizo el viaje él mismo, la primera vez que un primer ministro soviético visitaba los Estados Unidos. Fue un viaje de gran drama y comedia de costa a costa. Pero el propósito del viaje se cumplió al final, el 26 y 27 de septiembre, cuando Jruschov y el presidente Dwight Eisenhower se reunieron en Camp David.

En las comidas, los dos líderes charlaron amablemente, principalmente sobre sus experiencias en la Segunda Guerra Mundial. Durante sus conversaciones formales, hablaron con franqueza sobre Berlín. (Las actas de todas estas reuniones se pueden leer en los volúmenes históricos del Departamento de Estado, Relaciones Exteriores de los Estados Unidos.)

Jruschov admitió que había actuado descaradamente al declarar un ultimátum sobre Berlín, pero dijo que estaba exasperado por la presión incesante. Eisenhower reconoció que Berlín Occidental era una entidad "anormal", pero enfatizó que el pueblo estadounidense nunca permitiría que nadie se apoderara de la ciudad unilateralmente. No era solo un símbolo de libertad. Allí vivían dos millones de personas. Washington estaba obligado a proteger su seguridad. Jruschov preguntó si podía tener alguna seguridad de que Estados Unidos no tenía la intención de ocupar Berlín de forma permanente. Eisenhower respondió que estaría muy sorprendido si las tropas occidentales permanecieran allí durante otros 25 años.

Al final de la reunión, Eisenhower acordó celebrar una cumbre en París al año siguiente en la que participaron las cuatro potencias que habían ocupado Berlín desde el final de la guerra. En la agenda estarían Berlín y el desarme.

Jruschov regresó a Moscú eufórico. Dijo en una sesión plenaria del Partido Comunista que, a juzgar por sus conversaciones no solo con el presidente sino también con los líderes industriales, la mayoría de los estadounidenses no querían la guerra y que la economía estadounidense podía crecer sin grandes gastos militares, herejía de la doctrina leninista.

En enero de 1960, pronunció un discurso público ante el Soviet Supremo, presentando un extravagante plan de desarme como preludio de la próxima cumbre de París. Los soviéticos retirarían unilateralmente un millón de tropas —un tercio del ejército soviético— de Europa del Este e invitarían a la OTAN a responder de la misma manera. También destruiría todos los misiles soviéticos y discutiría la inspección in situ para verificar que Estados Unidos hiciera lo mismo.

Incluso Allen Dulles, el agresivo director de la CIA, pensó que el discurso de Khrushchev representaba un "cambio radical" en la política soviética.

En Estados Unidos, los generales de la Fuerza Aérea y los demócratas del Congreso estaban difundiendo informes de que los soviéticos estaban muy por delante de los Estados Unidos en misiles balísticos intercontinentales. Eisenhower sabía que la inteligencia más secreta, basada en vuelos secretos de aviones espías U-2 sobre territorio soviético, contradecía esa afirmación. Aún así, la evidencia no estaba clara. Dulles dijo que un vuelo más de U-2 resolvería el asunto. Eisenhower, que había detenido los vuelos después de las quejas soviéticas, autorizó uno más para el Primero de Mayo de 1960.

El resto es historia triste. Una batería de defensa aérea soviética derribó el avión. El piloto, Francis Gary Powers, no se tragó la pastilla de cianuro como se suponía. Los soviéticos mostraron el avión derribado. Eisenhower, asumiendo que Powers estaba muerto, mintió y dijo que el avión debe haberse desviado de su curso. Mientras tanto, los oficiales de inteligencia soviéticos interrogaron a Powers, supieron la verdad y luego presentaron a Powers él mismo, para gran vergüenza de Eisenhower.

Jruschov, que había corrido grandes riesgos políticos al abrazar a Occidente, salió de la cumbre de París y retiró su plan de desarme. Las perspectivas de la reforma soviética y la paz entre el Este y el Oeste se desvanecieron y no se reanudarán hasta dentro de 27 años.

Sin embargo, el punto principal es este: incluso si no hubiera habido una crisis U-2, la cumbre de París estaba condenada al fracaso. La oferta de desarme de Jruschov dependía de que Occidente abandonara Berlín. Y, como le dijo Eisenhower (y como afirmaron los líderes de Europa occidental), eso no iba a suceder.

Mientras tanto, los jóvenes de Europa del Este todavía abandonaban el imperio soviético a través de Berlín Occidental. Cuando John F. Kennedy asumió la presidencia en enero de 1961, Jruschov renovó sus amenazas.

Finalmente, el 13 de agosto, Jruschov ordenó a las tropas de Alemania Oriental ocupar la frontera que separa las dos mitades de la ciudad y colocar las primeras capas de ladrillo y alambre de púas de lo que se convertiría en el Muro de Berlín.

En cierto sentido, el muro marcó el final de la crisis de Jruschov. Pero Kennedy tomó la medida como el posible comienzo de una amenaza más amplia. Invirtió dinero en el presupuesto de defensa para las fuerzas convencionales, incluso consideró seriamente, aunque brevemente, un plan para lanzar un primer ataque de desarme contra la Unión Soviética en caso de que Jruschov intentara ocupar Berlín Occidental.

En octubre, los soviéticos habían cerrado todos los cruces fronterizos menos uno. El 27 de octubre, en una confrontación ahora olvidada (un año antes de la crisis de los misiles cubanos), los tanques soviéticos y estadounidenses se enfrentaron a lo largo de ese puesto de control, a corta distancia, durante 16 horas hasta que se llevaron a cabo las negociaciones y los tanques soviéticos retrocedieron. La crisis se desvaneció.

Nunca habría otra crisis en Berlín (que puede ser la razón por la que todas las anteriores se han olvidado en gran medida). The Soviet rulers had no need to threaten West Berlin as long as the wall kept their own people locked in.

The wall was built to bottle up an incipient revolt—a mass emigration that threatened to expose the Soviet system as inferior to the West, as an oppressive dungeon that its most educated young people yearned to escape. The wall not only blocked those yearnings it also made clear to the brighter young Soviet and Eastern European leaders that the system itself—the ideological basis of their rule—was suspect, that it could not be sustained, much less compete with the West, without the internal imposition of force.

Khrushchev was ousted by hardliners in 1964. For the next quarter-century, the Kremlin’s leaders devolved into increasingly sluggish bureaucrats the system itself bogged down more and more obviously. In 1988, when Mikhail Gorbachev set a course of serious reform and reopened the Soviet Union to the world, the possibilities that had been unleashed in the late 1950s, but suppressed ever since, once more bubbled up in the popular imagination. And when the wall came down, it was like a cork exploding.

The end of the Soviet Union—and, with it, the end of the Cold War—was, at that point, nearly inevitable.


Nuclear Weapons and the Escalation of the Cold War, 1945-1962

“Nuclear Weapons and the Escalation of the Cold War, 1945-1962,” in Odd Arne Westad and Melvin Leffler, eds., The Cambridge History of the Cold War, vol. 1 (Cambridge University Press, 2010) 376-397.

Nuclear weapons are so central to the history of the Cold War that it can be dificult to disentangle the two. Did nuclear weapons cause the Cold War? Did they contribute to its escalation? Did they help to keep the Cold War “cold”? We should also ask how the Cold War shaped the development of atomic energy. Was the nuclear-arms race a product of Cold War tension rather than its cause?

The atomic bomb and the origins of the Cold War

The nuclear age began before the Cold War. During World War II, three countries decided to build the atomic bomb: Britain, the United States, and the Soviet Union. Britain put its own work aside and joined the Manhattan Project as a junior partner in 1943. The Soviet effort was small before August 1945. The British and American projects were driven by the fear of a German atomic bomb, but Germany decided in 1942 not to make a serious effort to build the bomb. In an extraordinary display of scientific and industrial might, the United States made two bombs ready for use by August 1945. Germany was defeated by then, but President Harry S. Truman decided to use the bomb against Japan.

The decision to use the atomic bomb has been a matter of intense controversy. Did Truman decide to bomb Hiroshima and Nagasaki in order, as he claimed, to end the war with Japan without further loss of American lives? Or did he drop the bombs in order to intimidate the Soviet Union, without really needing them to bring the war to an end? His primary purpose was surely to force Japan to surrender, but he also believed that the bomb would help him in his dealings with Iosif V. Stalin. That latter consideration was secondary, but it confirmed his decision. Whatever Truman’s motives, Stalin regarded the use of the bomb as an anti-Soviet move, designed to deprive the Soviet Union of strategic gains in the Far East and more generally to give the United States the upper hand in defining the postwar settlement. On August 20, 1945, two weeks to the day after Hiroshima, Stalin signed a decree setting up a Special Committee on the Atomic Bomb, under the chairmanship of Lavrentii P. Beriia. The Soviet project was now a crash program.


The End of the Cold War: Military reshaped, redefined

This is part of a larger Federal Times 50-year anniversary project, showcasing the historic events from the last five decades that most shaped how government operates. Go to our special report to see more of our coverage as it rolls out in December and the first part of 2016.

The fall of the Berlin Wall was more than the crumbling of divided Germany it was the destruction of the most visible symbol of the Cold War and the fall of the Soviet Union. In the U.S., it ushered in a new era of how the entire military and defense and intelligence communities operated.

The Cold War may not have been a direct war between powers in the same sense as the two World Wars, but its end brought a familiar retrenchment in defense spending and military structure. The early 1990s saw cuts to the Pentagon budget and launched the closures of hundreds of military facilities under the Base Realignment and Closure Act.

play_circle_filled
Invention of World Wide Web: Digital revolution kicks off

The spread of the Internet radically changed what the public expected of its government.

The Cold War's end also heralded a sea change in geopolitics, military strategy and intelligence operations. It was, by many accounts, the end of an age where enemies were singular, well-defined and limited to a particular region. When the wall came down, the world opened up – for many it meant freedom, but for others, it was Pandora's Box.

"We're still dealing with the end of the Cold War. Most of us at a leadership level were hired at a time when it was us versus them, U.S. versus Soviet Union, our proxies versus their proxies," said Keith Masback, who was the Army duty officer in Berlin the night the wall fell, now CEO of the U.S. Geospatial Intelligence Foundation. "When the Cold War was over and we had the Balkanization of the Balkans, removing Yugoslavia, the world began to change in a way that just became much more complicated. That forced a new way of thinking in every aspect. People, process and technology – all of that had to change in the intelligence community as the result of the end of the Cold War."

It all changed in the defense industrial base too, with a hallmark of that shift being the so-called "last supper" in July 1993 when then-Deputy Defense Secretary William Perry advised industry leaders to start tightening their belts. That night's impact is still felt today, as it brought on industrial mergers that significantly affected competition in Defense Department acquisition.


The Cold War: Analyse the part played by Cuba in the development of the Cold War

Towards the later half of the Cold War, Cuba played an increasingly larger role in the development of international tensions. It not only served as the backdrop for various events, such as the Cuban revolution, the Bay of Pigs invasion and the Cuban Missile Crisis, but also played an active role in Cold War events overseas, such as the Angolan Civil War, clearly playing an important part in the development of the Cold War.

In 1959, Fidel Castro seized control of Cuba after overthrowing and executing the supporters of his opposition, Batista. Although not formally announced as a communist regime until 1961, it was known to the US that Castro was a communist. This communist revolution heavily worried the US for many reasons. Firstly, Cuba was believed to be within the US’s sphere of influence, being just 90 miles off the coast of Florida. As a result, the US wished for countries such as Cuba, to reflect and support US interests. An example of this would be through the results of the Platt Agreement of 1902, which granted the US control of a naval base within Guantanamo Bay in Cuba. Additionally, the US had various economic interests in Cuba, with most of the financial, railway, electricity, telegraph and sugar industries being owned and run by US corporations. The communist revolution led by Castro threatened this, and thus heightened worries.

Additionally, after the Cuban revolution, immigration of Cubans to the US increased massively due to fear of the new communist dictatorship. During the early years of the regime, about 215,000 Cubans fled to the US. This stream of refugees demonstrated once more to US residents in places like Florida and the US government the dangers of communism.

Communist Cuba also served as a base of communist influence in other nearby Latin American countries. Havana particularly became a centre of revolutionary activity and was where many activists, who later spread to areas in Latin America and Africa, were educated and trained. For example, beginning in 1967, the Cuban General Intelligence Directorate began to support various Nicaraguan revolutionary movements and later funded and organised the freeing of the jailed Sandinista (The Nicaraguan Communist party) leader Carlos Fonseca. This direct assistance of other communist movements further worried the US and led to more hard-line policies being employed elsewhere in Latin America.

Another key part played by Cuba was as the subject of the Bay of Pigs Invasion. This was a CIA plan to overthrow Castro’s government through the supporting and arming of Cuban refugees. The plan however was a failure as many of the refugees ended up captured by Castro’s forces, an army that had been underestimated by the CIA. The invasion helped fuel the Cold War though as it led to Cuba becoming allied with the Soviet Union to a much larger extent. The repelled invasion made Cuba wary of the US and led to an impetus to increase ties with the US’s opposition, the Soviet Union. Furthermore, it also heavily damaged the prestige of Kennedy’s administration as well as that of the US in general, leading to increased determination against communism, as evidenced by Kennedy’s later firm approach to the Cuban Missile Crisis.

The Cuban Missile Crisis of 1962 was yet another key role that Cuba played in the development of the Cold War. This event began when Khrushchev made the decision to place missiles in Cuba, despite the danger of US reactions. The orthodox view is that the reasoning for this by Khrushchev was so as to gain a propaganda victory after the failure of the Berlin Wall, as well as to rebalance power, as the Soviets felt threatened by US missiles in Turkey. Many revisionist historians however believe that Cuba itself, more importantly the defence of Cuba, was the reason for this. These historians believe that Khrushchev felt that defending his new ally from another Bay of Pigs-like invasion was incredibly important, and the reason for the missiles. The fact that Cuba served as the setting for the most significant event of the Cold War, evidenced by how close the Missile Crisis came to world-wide thermonuclear war, is just another key indication of how important Cuba was in the later half of the Cold War.

Furthermore, Cuba played a significant role in the Angolan Civil War, another proxy war of the Cold War. This began in 1975 after independence, leading to fighting between the communist People’s Movement for the Liberation of Angola (MPLA) and the anti-communist National Union for the Total Independence of Angola (UNITA). UNITA was supported by the US and South Africa, while the MPLA received aid from the Soviet Union and Cuba. Both the SU and Cuba supplied soldiers as well, fighting alongside the MPLA. In the years of Cuba’s engagement, around 450,000 soldiers and development workers had been sent to Angola. From this it can be seen Cuba was prominent in fighting a proxy-war directly, playing an outward and key role in the development of the Cold War.

In conclusion, the part played by Cuba in the development of the Cold War was quite a significant one. It served as both an indirect player in events such as the mass immigration of Cuban exiles to the US, the Bay of Pigs invasion and the Cuban Missile Crisis, but at other times as quite an engaged part of international events such as the exporting of communism to Latin America and Africa and the Angolan Civil War. All of these events helped contribute to the growing of tensions and in the case of the Cuban Missile Crisis, almost brought the world to the brink of nuclear war. As a result, it is impossible to say that the part played by Cuba was nothing short of an incredibly important one.


Cold War Image Gallery

Here you can see some of the images of Cold War sites investigated in our previous research. Please click on the gallery images to enlarge.


Ver el vídeo: La Guerra Fría: Bombas Perdidas 12 - Documental


Comentarios:

  1. Fenrisar

    Creo que este es el pensamiento magnífico.

  2. JoJokinos

    He pensado y ha eliminado esta frase

  3. Colbert

    No puedo participar ahora en la discusión, está muy ocupada. Pero seré liberado; necesariamente escribiré lo que pienso sobre esta pregunta.

  4. Rikward

    Le sugiero que visite un sitio, con una gran cantidad de información sobre un tema que le interese.

  5. Kar

    Felicito, qué palabras ..., una idea magnífica



Escribe un mensaje