Hawker Hurricane en combate

Hawker Hurricane en combate



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Hawker Hurricane en combate

Huracán en combate - Mk I - Mk II - Mk III - Mk IV - Mk V - Mk X-XII

El Hawker Hurricane sirvió en más teatros durante la Segunda Guerra Mundial que cualquier otro caza británico. Como el primer caza monoplano en ingresar al servicio de la RAF, estuvo presente en mayor número que el Spitfire. A medida que haya más Spitfires disponibles, los Hurricanes que fueron reemplazados podrían enviarse a áreas más tranquilas, donde fueron una mejora masiva en el Gloster Gladiator que a menudo reemplazaban. Sin embargo, la guerra siguió alcanzando al huracán. Poco a poco se volvió obsoleto como luchador de primera línea contra la Luftwaffe, primero en el frente local y luego en Malta. Sin embargo, siguió siendo un combatiente británico clave en el Lejano Oriente durante toda la guerra. La cantidad de huracanes disponibles también significaba que era el avión elegido para las muchas campañas menores de la guerra, como la invasión aliada de Siria o las campañas de África Oriental contra los italianos en Etiopía.

Registro de combate

Batalla de Francia

El Hurricane Mk I era el caza más avanzado disponible en cualquier número para la RAF en Francia. De hecho, cuando estalló la guerra, dos escuadrones de cazas todavía volaban en el biplano Gloster Gladiator. Se enviaron cuatro escuadrones Huracán a Francia poco después del comienzo de la guerra, y otros tres se apresuraron a cruzar después del ataque alemán en 1940. Los escuadrones Huracán sufrieron enormes pérdidas durante los combates en Francia y los Países Bajos. Siete escuadrones de huracanes participaron en la batalla de Francia. Perdieron casi 200 aviones (72 destruidos, 120 dañados y abandonados durante la retirada final de Francia), de una fuerza total que contaba con 500 aviones al estallar la guerra. Sin embargo, la Luftwaffe también sufrió mucho durante los combates en Francia y no se había recuperado por completo en el momento de la batalla de Gran Bretaña. Los alemanes registraron la pérdida de 299 aviones a manos de los cazas de la RAF (esto incluirá algunos perdidos ante Spitfires sobre Dunkerque y algunos ante Gloster Gladiators, pero la mayoría se habrá perdido por el huracán). El Hurricane había demostrado ser totalmente capaz de destruir los bombarderos alemanes, e incluso el caza pesado Bf 110. Contra el Bf 109E estaba en una ligera desventaja, pero aún mucho dependía de la habilidad de los pilotos que competían. En esta primera etapa de la guerra, esa ventaja aún residía en los pilotos de la Luftwaffe, muchos de los cuales ya habían luchado en España y Polonia.

Batalla de Gran Bretaña

Aunque el Spitfire tiene la imagen más glamorosa, el Huracán Mk I fue en realidad el pilar de la RAF durante la batalla de Gran Bretaña. Más de la mitad de todos los aviones alemanes perdidos durante la batalla fueron derribados por pilotos de Hurricane. El Hurricane fue el caza británico más numeroso durante la batalla.

El Hurricane ya no estaba a la par con el Bf 109E. Aunque el Hurricane podía superar al 109 en vuelo nivelado, el 109 podía subir más rápido y sumergirse más rápido, por lo que la táctica estándar de los cazas alemanes era el "rebote", un ataque desde arriba seguido de un rápido descenso para escapar. Sin embargo, a medida que avanzaba la batalla de Gran Bretaña, los combatientes alemanes fueron asignados cada vez más a roles de escolta cercanos, lo que restringió su capacidad para superar a los combatientes británicos. A pesar de esto, en encuentros conocidos entre Hurricanes y 109s, el 109 salió ganador, derribando 272 Hurricanes por la pérdida de 153 Bf109s.

Una razón de esto fue que el deber preferido de los Hurricane durante la batalla de Gran Bretaña fue derribar los bombarderos alemanes que eran la verdadera amenaza. Aquí el Hurricane sobresalió: era una plataforma de armas más estable que el Spitfire, era lo suficientemente rápido como para atrapar a los bombarderos alemanes y podía sufrir una cierta cantidad de daño. El Junkers Ju 87 Stuka pronto tuvo que ser retirado de la batalla, mientras que el Bf 110, el tan aclamado destructor del aire, necesitaba ser escoltado por Bf 109.

Apoyándose en Francia

Los deberes del último día de combate del huracán en Gran Bretaña llegaron en 1941. Se había decidido lanzar una serie de incursiones en la Europa ocupada, ya sea bombardeos a pequeña escala con apoyo de combatientes, conocidos como Circos, o incursiones por parejas de combatientes, conocidas como Ruibarbos. Estos no fueron muy efectivos, y vieron aumentar las pérdidas de la RAF por poco retorno tangible (aparte de la sensación de que la RAF estaba contraatacando).

Aunque el Huracán comenzó en 1941 como caza, a finales de año la aparición del Mk IIB Hurri-bombardero vio al avión cambiar al papel de ataque terrestre. Un pequeño número de IID Mk antitanques también operaron en Europa Occidental, aunque más a menudo contra trenes y otras formas de transporte que contra tanques.

Malta

El huracán jugó un papel crucial en la defensa de Malta. Después de la declaración de guerra italiana, la defensa aérea de Malta dependía de cuatro Sea Gladiators. Finalmente, el 21 de junio de 1940, ocho huracanes llegaron a Malta. El Hurricane era superior a los cazas italianos con los que se enfrentó en 1940, y más que capaz de enfrentarse al bombardero SM 79. En agosto de 1940, los italianos se vieron obligados a abandonar las incursiones diurnas sobre Malta.

Las cosas cambiaron a principios de 1941. Con los italianos enfrentando la amenaza muy real de ser expulsados ​​del norte de África, Hitler se vio obligado a enviar ayuda a su aliado. De febrero a marzo vieron las primeras incursiones alemanas concertadas en Malta. Una vez más, los Hurricanes pudieron hacer frente a sus oponentes italianos y a los bombarderos alemanes, pero los Bf 109E representaban un peligro más grave. Afortunadamente para Malta, la participación alemana duró poco en este punto: la invasión de Rusia pronto alejó a los alemanes hacia el este.

El respiro fue breve. En diciembre de 1941 regresó la Luftwaffe, esta vez con el Bf 109F. Los Hurricane Mk II que defendían Malta fueron superados. Diez pilotos murieron solo en diciembre. La única reacción posible fue reemplazar los Hurricanes con Spitfires. El proceso se completó el 9 de mayo de 1942, cuando 64 Spitfires del HMS Águila y USS Avispa llegó a la isla. El día anterior vio la última victoria del huracán sobre Malta.

El huracán iba a desempeñar un papel más en la defensa de Malta, en la forma de los huracanes marinos del Fleet Air Arm. Malta se mantuvo viva gracias a una serie de convoyes desesperados, y esos convoyes fueron defendidos por Sea Hurricanes nacidos en portaaviones.

África del Norte y el Mediterráneo

El Hurricane fue el avión de combate británico más avanzado en el Mediterráneo y el norte de África desde el estallido de la guerra con Italia en junio de 1940 hasta la llegada de los primeros Spitfires en marzo de 1942. Al principio, el Hurricane era más que capaz de enfrentarse a los diversos ataques italianos. aviones de combate con los que se enfrentó, y casi pudo defenderse del Bf 109E cuando los alemanes aparecieron en el teatro. Sin embargo, el Bf 109F era un avión muy superior, posiblemente la mejor versión del caza alemán, y una vez que apareció, los Hurricanes comenzaron a luchar.

Italia entró en la guerra el 10 de junio de 1940. En ese momento, la RAF tenía tres escuadrones de caza en el norte de África, equipados con el biplano Gloster Gladiator. Solo hubo un huracán en el área, ¡y estaba desarmado! Realizó un deber útil, siendo trasladado de una base a otra bajo las órdenes del comodoro aéreo Raymond Collishaw, y convenciendo a los vuelos de reconocimiento italianos de que el Huracán estaba presente en algunos números.

Un pequeño número de huracanes llegó a Egipto antes del colapso de Francia. En el momento de la operación Brújula a finales de 1940, la RAF tenía 60 aviones de combate en el norte de África, la mitad de los cuales eran huracanes. La fuerza aérea italiana mucho más grande en el norte de África se vio obligada a retroceder.

La Luftwaffe apareció en el desierto al mismo tiempo que apareció sobre Malta, y con resultados similares. El Bf 109 había evolucionado más rápido que el Huracán y la paridad relativa de la batalla de Gran Bretaña había desaparecido. Sin embargo, la fuerza aérea del desierto tenía más aviones que los defensores de Malta: nueve escuadrones de huracanes participaron en la Operación Cruzado a finales de 1941.

En 1942, la lucha regresó a El Alamein. A estas alturas, el Huracán había sido totalmente superado por el Bf 109. Los pilotos del Huracán se vieron obligados a adoptar una formación de "círculo defensivo", lo que ayudó a su supervivencia, pero significó que podían hacer poco para interferir con los bombarderos alemanes.

El huracán iba a recibir una nueva vida como avión de ataque terrestre. Después de que el Octavo Ejército obtuviera su gran victoria en El Alamein, el huracán Mk IIC armado con cañones cobró un gran precio en las fuerzas alemanas e italianas en retirada. El corto alcance del 109 siempre redujo su efectividad durante los períodos de movimiento rápido, y ahora los alemanes estaban superados en número en el desierto.

Lejano Oriente

El Huracán Mk I sirvió como caza de primera línea en el Lejano Oriente mucho después de haber sido reemplazado en el oeste. Comprensiblemente, la zona había tenido poca prioridad durante los dos primeros años de la guerra. Cuando los japoneses fueron a la guerra, no había combatientes de la RAF modernos en el Lejano Oriente. Cincuenta aviones y veinticinco pilotos fueron trasladados rápidamente a Singapur, llegando el 20 de enero de 1941. El Hurricane era el único avión de la RAF en Singapur capaz de enfrentarse a los modernos aviones japoneses con alguna posibilidad de éxito, pero estaban superados en número y poco podía hacer para evitarlo. los japoneses se hicieron con el control del aire sobre Singapur.

Este patrón se repitió en las Indias Orientales Holandesas y en Birmania. Un pequeño número de huracanes luchó valientemente, pero se vieron abrumados por números superiores. La situación comenzó a cambiar a mediados de 1942 en la frontera con India. Cinco escuadrones más de Hurricane estuvieron disponibles (tres llegaron de Gran Bretaña, dos fueron reequipados con el avión). A medida que aumentaba su número, las batallas aéreas se volvían mucho más uniformes,

Al igual que en el desierto, el huracán cobró una nueva vida como avión de ataque terrestre. Durante 1943, el huracán Mk IIC, con sus cuatro cañones, se volvió más común. En el mismo período, el Spitfire finalmente apareció en India, reemplazando al Hurricane en el papel de luchador. Todas las versiones tardías del huracán sirvieron en el este (IIC, IID, IIE y IV), desempeñando un papel importante en los combates en Birmania.

En Rusia

Se enviaron a Rusia 2.776 Hurricane Mk II. Dos escuadrones de la RAF (núms. 81 y 134) habían llevado los primeros Hurricanes a Rusia, llegando en septiembre de 1941. Su función era entrenar a los rusos en el uso del Hurricane y ayudar en la defensa de Murmansk. Durante su tiempo en Rusia, los pilotos de la RAF derribaron 15 aviones alemanes por la pérdida de un huracán. Al igual que en el servicio británico, el Huracán en Rusia se usó a menudo como un avión de ataque terrestre, armado con proyectiles de cohetes. Una vez más, el huracán ayudó a llenar un vacío, esta vez el que quedó cuando la Luftwaffe destruyó gran parte de la fuerza aérea rusa en tierra. Aunque abrumado por la producción masiva de años posteriores, casi 3000 aviones fueron una contribución británica significativa a la guerra en Rusia.

El huracán también sirvió sobre Grecia y Creta, en Yugoslavia y con las fuerzas aéreas portuguesas, irlandesas y persas. Si bien su tiempo como avión de combate de primera línea fue corto, realmente terminó después de la batalla de Gran Bretaña, encontró una nueva vida como avión de ataque terrestre en el Medio Oriente y Birmania. Nunca tan glamoroso como el Spitfire, se podría decir que el Huracán hizo una mayor contribución a la victoria de la RAF en la batalla de Gran Bretaña.


Hawker Hurricane

En la década de 1930, el caza líder de la Royal Air Force era el Hawker Fury. Este hermoso biplano había entrado en servicio con el Escuadrón No 43 en mayo de 1931, era la máquina soñada de todo piloto para volar, pero estaba ligeramente armado con solo dos ametralladoras de .303 pulgadas y se tambaleó con una velocidad máxima de apenas 200 mph. La RAF necesitaba urgentemente algo mejor. El diseñador jefe de Hawker, Sydney Camm, analizó las mejoras en el diseño del Fury antes de optar por una solución completamente nueva, reconociendo que se necesitaría un monoplano con tren de aterrizaje retráctil y armamento mucho más pesado para satisfacer las futuras necesidades de los cazas de la RAF. Los estudios iniciales se llevaron a cabo como el Fury Monoplane, pero cualquier similitud real con el tipo anterior desapareció cuando el diseño descartó el Goshawk en favor de un motor completamente nuevo desarrollado por Rolls-Royce. Conocido en ese momento como PV12 (más tarde se convertiría en Merlin), el motor tenía 12 cilindros y estaba refrigerado por líquido, y ofrecía mucho más potencial de desarrollo. Sin embargo, en su construcción, el nuevo avión, el "Caza Interceptor", como se le conoce, sería convencional con el fuselaje y la sección central de "construcción de vigas" en tubo de acero con revestimiento de tela en el fuselaje trasero y las alas. La especificación F36 / 34 se redactó en torno al nuevo diseño que se modificó poco después para adaptarse a ocho ametralladoras Browning de 0.303 pulgadas montadas en el ala, y en febrero de 1935 se adjudicó un contrato para la construcción de un prototipo.

El prototipo K5083 se construyó en Kingston y realizó su primer vuelo desde Brooklands en manos de Flt Lt "George" Bulman el 6 de noviembre de 1935. Todo salió bien. 'Es un trozo de tarta. Incluso podría enseñarte a volarla en media hora, Sydney ', se dice que Bulman le dijo a Camm después de aterrizar. El avión completó su evaluación de servicio y pruebas en Martlesham Heath a principios de 1937, incluso cuando Hawker se estaba preparando para la producción a gran escala del tipo en sus fábricas de Brooklands y Kingston.

A falta de un contrato de producción, Hawker decidió audazmente en mayo de 1936 poner en marcha la expansión necesaria de sus instalaciones de producción y mano de obra para construir un lote inicial de 1.000 aviones. Con el expansionismo alemán ahora evidente para todos, un contrato para un lote inicial de 600 de los nuevos aviones fue adjudicado a Hawker el 3 de junio de 1936, su nuevo caza fue nombrado como el Huracán 24 días después.

La RAF pronto tendría su primer caza capaz de superar las 300 mph en vuelo nivelado.

LA PRIMERA producción El huracán I, L1547, despegó el 12 de octubre de 1937 en Brooklands. Los aviones de producción diferían poco, al menos externamente, del K5083. Las modificaciones introducidas en la línea de producción incluyeron la profundización del timón y la adición de una pequeña traca ventral debajo del fuselaje trasero para mejorar la recuperación de giro del tipo, y el reemplazo del tornillo de aire de madera de paso fijo de dos palas original (como una hélice). entonces conocido) por una unidad de paso variable de tres palas. El último cambio proporcionó una gran mejora en el rendimiento y particularmente en el ascenso y se introdujo en los aviones de producción desde principios de 1939. Los primeros Hurricane MkI estaban equipados con el motor Merlin II que producía 1.030 CV a 16.000 pies.

Cuando se declaró la guerra el 1 de septiembre de 1939, la RAF tenía 16 escuadrones operativos de Hurricanes. Casi todos los aviones en servicio eran MkI, aunque la producción de Hurricane se había trasladado a alas totalmente metálicas desde marzo de 1939 y los aviones anteriores en muchos casos fueron modernizados.

Con su ala gruesa, un sello distintivo del diseño del Hurricane, el equipo de Sydney Camm sabía que cualquier mejora significativa en el rendimiento solo podía provenir de que Rolls-Royce desarrollara una variante más poderosa del Merlin. El Merlin XX desarrolló 1.260 hp y este motor, instalado en el Hurricane IIa, dio una velocidad máxima de 340 mph a 17,000 pies, una mejora de unas 20 mph.

Los primeros MkII entregados a la RAF a partir de septiembre de 1940 conservaban un armamento de ocho ametralladoras Browning .303, pero el MkIIb que llegó a los escuadrones a partir de la primavera de 1942 ofrecía tanto el motor mejorado como un ala equipada para 12 Brownings. Si bien los días del Huracán como caza de primera línea estaban claramente contados, todavía tenía un futuro como cazabombardero, y se instaló cableado adicional en los nuevos aviones en las líneas de producción para permitir el montaje de bastidores de bombas debajo de las alas. Así nació el 'Hurribomber'.

El Hurricane IIc estaba equipado con cuatro cañones Oerlikon o Hispano de 20 mm en el ala y, al igual que el MkIIb, era capaz de transportar bombas o tanques de combustible en los puntos rígidos debajo del ala, mientras que muchos MkII estaban tropicalizados con un gran filtro de aire Vokes instalado en un carenado. debajo de la nariz. El MkIId fue desarrollado como un "destructor de tanques" y presentaba un par de cañones Vickers de 40 mm debajo de las alas mientras conservaba dos Brownings de .303 pulgadas para el avistamiento.

El Hurricane de producción final fue el MkIV, que contaba con un ala "universal" capaz de transportar una variedad de armamento de armas fijas y provisiones debajo del ala, incluidos ocho proyectiles de cohetes no guiados de 60 libras.


Decidió publicar algunas fotos e información sobre este avión legendario, ya que también fue utilizado por la Fuerza Aérea de Finlandia durante la Guerra de Continuación (1941-1944).

La Fuerza Aérea de Finlandia adquirió 12 MK I Hurricanes de Gran Bretaña durante la última parte de la Guerra de Invierno, pero la guerra ya había terminado cuando estuvieron listos para su uso. 2 aviones fueron destruidos en tránsito, por lo que al final solo 10 estaban disponibles. Debido a la escasez de piezas de repuesto, solo se lograron 5 ½ muertes con estos aviones. Cinco huracanes fueron destruidos en batalla y dos por fuego antiaéreo, y cuatro pilotos perdieron la vida.

Un Hawker Hurricane restaurado en colores finlandeses:

Presiona para agrandar la imagen

Hawker Hurricane en combate - Historia

El líder de escuadrón Parnall era el oficial al mando del escuadrón 504 (condado de Nottingham) de la RAF. Despegó de Lille-Marcq en la tarde del 14 de mayo de 1940 con otros 3 huracanes para patrullar la zona de Lovaina. Se encontraron con He 111 de LG 1 y luego fueron rebotados por Messerschmitt Bf 109 de JG 26. El líder de escuadrón Parnall fue derribado y su avión se estrelló en Chausse-Notre-Dame-Louvignies, Hainaut, en el lugar llamado "Hameau du Caillou". Durante este combate aéreo, el oficial de vuelo Michael Royce, el sargento Stan Hamblett y el oficial piloto Blair White también se estrellaron (el primero al suroeste de Bruselas, el segundo en Vollezelle y el tercero cerca de Arras).

Tripulación:
Líder de escuadrón (piloto) James Boyd Parnall, RAF (AAF) 90060, 34 años, muerto en acción el 15/05/1940, enterrado en el cementerio comunal de Chaussee-Notre-Dame- Louvignies, Hainaut, Bélgica

Su hermano era el oficial piloto Stuart Boyd Parnall del escuadrón 607 (condado de Durham) y murió durante la Batalla de Gran Bretaña (9 de septiembre de 1940). La ubicación reportada del accidente de Chauss e-Notre-Dame-Louvignies es un pueblo cerca de la ciudad belga de Soignies en la provincia de Hainaut, en las coordenadas aproximadas: 50 35 & # 824233 & # 8243N, 3 59 & # 824253 & # 8243E


Un mejor Hawker Hurricane

Habría tenido poco sentido hacer más que modificar el huracán. Camm sabía muy bien que era hasta donde llegaría el concepto y estaba trabajando en el Tornado antes de que el Huracán entrara en servicio.

Para los toldos de cuasi burbujas de antes de la guerra, consulte Wellesley, Gloster 5/34 y 1940 Miles M20, por lo que podría haberse hecho. Fue posible un fuselaje más largo, una rueda de cola retráctil reinstalada y superficies de control metálicas, etc. Reelaborar el enfriamiento con el huevo de potencia Merlin estándar tiene sus puntos y obtener un ala MkIV universal habría mejorado su versatilidad.

El armamento 8 MMG fue bastante efectivo en 1939/40 hasta que la Luftwaffe comenzó a aumentar su armadura. No fue hasta 1942 que se convirtió en un problema real y el ala universal tomaría 12 MMG.

Yo no soy un fanático de los proyectiles de cohetes (no fabricado en 1940 también) pero soy un fanático de los Vickers de 40 mm con HE y Huribombers con esto integrado en las alas con un suministro de munición adecuado sería mi elección de ataque terrestre y un día realmente malo. si su avión es impactado por uno.

Con el ala MkIV y la voluntad, es bastante concebible que el Huracán podría haber reemplazado a la Batalla en el papel de ataque táctico AAF en Francia en 1940, especialmente con un Merlín optimizado de bajo nivel, pero eso habría necesitado una seria retrospectiva. La Batalla fue diseñada como el tamaño máximo de bombardero mediano bajo los límites propuestos (pero nunca adoptados) del tratado.

El Hércules nunca fue una alternativa de guerra temprana al Merlín, y el Battle Merlins se habría utilizado mejor en Hurribombers, pero ¿podría el Napier Dagger haber sido un complemento en niveles inferiores? ¿Quizás Dagger Hurribombers y Merlin Hurricanes? La Daga nunca fue el problema que el mito del motor nos haría creer.

Los meteoritos eran un problema en mitad de la guerra, después de que el huracán fuera un serio contendiente. Aunque los Merlins gastados se reciclaron como Meteoros en los primeros días, cuando la producción de Meteoritos era inadecuada.

Entonces, tal vez podríamos tener un escenario en el que la AAF pueda brindar apoyo de bombardeo ligero efectivo a la BEF en 1940 y actuar como cazas de bajo nivel además de los escuadrones de cazas OTL. Si puede lograr que la Fuerza Aérea francesa se comprometa por completo, entonces la Luftwaffe tiene una verdadera pelea en sus manos por la Batalla de Francia.


Hawker Hurricane en combate - Historia

ANTECEDENTES
La historia del huracán comienza durante la Primera Guerra Mundial, cuando Sopwith Aviation Co. diseñó y produjo biplanos (aviones con alas superiores e inferiores). Su modelo más exitoso fue el Camel, que derribó más aviones enemigos que cualquier otro caza británico. Estos aviones generalmente tenían marcos de madera cubiertos por lona y no eran muy aerodinámicos.


Sopwith Camel
http://www.theaerodrome.com/aircraft/gbritain/sopwith_camel.html

Sopwith Aviation cerró después de la guerra, pero sus instalaciones (perchas, campo y una pista de patinaje convertida en centro de producción) quedaron bajo el control de una nueva organización: Hawker Engineering Co. Fue dirigida y nombrada en honor a un antiguo alumno de la escuela de vuelo de Sopwith, Harry Hawker.

En la década de 1920 y 146, Hawker Engineering Company se centró principalmente en la producción de motocicletas, con un pequeño trabajo en el diseño de aviones. Cuando Sydney Camm se unió al equipo de diseño, la empresa realmente comenzó a avanzar en innovación. Su primer trabajo fue mejorar los biplanos, incluida la introducción de estructuras metálicas. Los nuevos aviones se ordenaron en grandes cantidades, momento en el que el nombre de la empresa se convirtió en Hawker Aircraft Limited. Lo que había comenzado como un humilde aeródromo con una colección de edificios igualmente modestos se convirtió en el motor de la Batalla de Gran Bretaña.

DISEÑO Y DESARROLLO
En 1933, el personal de diseño de Hawker decidió responder a un desafío del Ministerio del Aire a todos los fabricantes del Reino Unido. El desafío consistía en diseñar un nuevo caza de primera línea para la Royal Air Force (RAF). Sydney Camm y compañía dieron un gran salto al darle a este nuevo diseño solo un par de alas, en lugar del diseño tradicional de biplano. Para que el monoplano funcione, el ala tenía que ser gruesa, con un grosor en cada punto proporcional a la distancia desde el borde de ataque hasta el borde de salida del ala en ese punto. (Esto se llama acorde).

En el diseño original, debía haber un tren de aterrizaje fijo (tren de aterrizaje) y un motor Rolls-Royce Goshawk. El motor pronto cambió a un motor Rolls-Royce Merlin I, porque tenía un sistema para enfriarlo usando glicol, lo que le permitía trabajar a una temperatura de funcionamiento más alta y requería un radiador más pequeño (creando así menos resistencia). En aras de la aerodinámica, los diseñadores también hicieron que el tren de aterrizaje fuera retráctil. Durante las pruebas, las puertas que encerraban el equipo retraído tendían a soltarse, por lo que se retiraron. El solo hecho de que el tren de aterrizaje se detuviera en la carrocería del avión contribuyó en gran medida a la velocidad. Al principio, los pilotos tenían que operar la bomba a mano, pero luego un hidráulico lo hizo mucho más fácil.

ADAPTACIONES MILITARES
Hasta este momento, el Huracán había sido una empresa privada. En 1935, el gobierno ordenó oficialmente un lote de ellos. Sin embargo, antes de que estuviera listo para el combate, necesitaba más adaptaciones. La capota corrediza, que cubría al piloto en su cabina, explotó durante varias pruebas, por lo que tuvo que ser reforzada. Al mismo tiempo, los ingenieros diseñaron una forma de expulsar el dosel en caso de emergencia, en caso de que el mecanismo deslizante se atascara.

La motivación para completar el Huracán aumentó a medida que Alemania construía su fuerza aérea con cazas Bf109, que también (inexplicablemente y angustiosamente) estaban propulsados ​​por motores Rolls-Royce. Mientras tanto, el motor Hurricane & # 146s todavía no era confiable, aunque se podía confiar en que gotearía mucho aceite. La producción se detuvo mientras se esperaba que se desarrollara el motor Merlin II mejorado. Sorprendentemente, fue solo ahora que el diseño de la hélice de madera que se había utilizado desde la Primera Guerra Mundial fue reemplazado por un puntal de metal de tres palas.

Para convertir al Hurricane en un verdadero luchador, se agregó armadura para resistir el fuego enemigo y se montaron ocho cañones en las alas. Una versión posterior tenía 12 cañones y usaba una solución de enfriamiento menos inflamable en el motor.

En 1936, el gobierno ordenó 600 aviones, una decisión de la que no se arrepentirían. El Huracán continuó mejorando a lo largo de la guerra, pero fue difícil probar las alteraciones porque los aviones tenían una gran demanda para el combate real.


Hawker Hurricane en combate - Historia

El Hurricane combinó una estructura biplano con un diseño monoplano. El fuselaje era una construcción de tubo de acero reforzado, con marcos de madera y revestimiento de tela. El ala estaba cubierta de metal, excepto en el primer avión de producción, y era relativamente gruesa. El Hurricane era inferior a los mejores cazas contemporáneos, pero robusto, confiable y fácil de producir en cantidad. La mayoría de los cazas de la RAF durante la Batalla de Gran Bretaña fueron Huracanes. Los modelos posteriores se utilizaron como aviones de ataque a tierra, porque eran obsoletos como aviones de combate. Algunos Mk.II incluso se convirtieron en aviones antitanque con dos cañones de 40 mm. Se construyeron 14533, varios de ellos en Canadá con motores Packard Merlin.

Tipo: Huracán Mk. I
País: Reino Unido
Función: luchador
Año: 1937
Tripulación: 1
Motores: 1 * 1030 hp R.R. Merlin III
Envergadura: 12,20 m
Eslora: 9,59 m
Altura: 3.96 m
Área de ala: 23,93 m2
Peso vacío: 2118 kg
Max. Peso: 2994 kilogramos
Velocidad: 520 km / h
Techo: 10900 m
Alcance: 965 km
Armamento: 8 * mg 7,7 mm

Tipo: Huracán Mk. IIB
Función: luchador
Tripulación: 1 Motores: 1 * 1280 hp R.R. Merlin XX
Envergadura del ala: 12,19 m
Eslora: 9,82 m
Altura: 3.99 m
Área de ala: 23,92 m2
Peso vacío: 2495 kg
Max. Peso: 3311 kg
Velocidad: 550 km / h
Techo: 11125 m
Alcance: 772km
Armamento: 12 * mg7.7mm 2 * b227kg

(Hawker Hurricane IIB)

Tipo: Caza de un solo asiento / Caza bombardero / Destructor de tanques y Caza catapulta con base en barcos

Fabricante: Hawker Aircraft Limited, también construido por Gloster Aircraft, SABCA (Bélgica) y Canadian Car & Foundry Inc.

Planta motriz: (Prototipo) Un motor Rolls-Royce Merlin 'C' de 990 hp (738 kW). (Mk I) Un motor Merlin II de 12 cilindros de 1.030 hp (768 kW), más tarde se utilizó el Merlin III. (Mk II) Un motor Rolls-Royce Merlin XX de 12 cilindros y 60 grados Vee refrigerado por líquido con una potencia de 1.280 hp (954 kw) en el despegue y 1.850 hp (1379 kw) a 21.000 pies (6400 m). (Mk IV) Un motor Merlin de 12 cilindros 24 o 27 de 1.620 hp (1208 kW). (Canadian Mk X) Un Merlin 28 construido por Packard de 1.300 hp (969 kW) (Canadian Mk XII) Un Merlin 29 de 1.300 hp (696 kW) construido por Packard (Sea Hurricane Mk IIC) Un Rolls de 1.280 hp (954 kW) -Motor de pistón Royce Merlin XX de 12 cilindros.

Rendimiento: 340 mph (547 km / h) a 21,000 pies (6400 m) limpio, 320 mph (514 km / h) a 19,700 pies (6004 m) con dos bombas de 250 libras (113 kg), 307 mph (494 km / h) h) a 19.500 pies (5943 m) con dos bombas de 500 libras (227 kg). Techo de servicio 40.000 pies (12192 m) limpio, 33.000 pies (10058 m) con una carga de bomba de 500 libras (227 kg). Velocidad de ascenso inicial de 2.700 pies (825 m) por minuto (varía según las tiendas que se lleven).

Alcance: 460 millas (740 km) a 178 mph (286 km / h) de combustible normal. 920 millas (1480 km) con dos tanques auxiliares de 44 galones.

Peso: vacío 5,658 libras (2566 kg) con un peso máximo de despegue de 8,470 libras (3841 kg) con dos bombas de 500 libras (227 kg).

Dimensiones: Alcance 40 pies 0 pulg (12,19 m) longitud 32 pies 2 1/2 pulg (9,82 m) altura 13 pies 1 pulg (3,99 m) área de ala 257,5 pies cuadrados (23,92 metros cuadrados).

Armamento: (Mk I) Ocho ametralladoras Browning de 7,7 mm (0,303 pulgadas) cada una con 333 rondas. (Mk IIA) Igual que Mk I pero con provisiones para doce cañones y bombas. (Mk IIB) Doce ametralladoras Browning de 7,7 mm (0,303 pulgadas) y dos bombas de 250 libras (113 kg) o 500 libras (227 kg) u ocho proyectiles de cohetes (25 libras perforantes o 60 libras HE). (Mk IIC) Cuatro 20 Cañón Hispano mm y provisiones para bombas. (Mk IID) Dos cañones Vickers S de 40 mm y dos ametralladoras Browning de 7,7 mm (0,303 in) para ayudar a apuntar los cañones. (Sea Hurricane Mk IIC) Cuatro cañones Hispano de 20 mm. (Mk IV) Ala universal con dos ametralladoras Browning de 7,7 mm (0,303 pulgadas) y dos cañones Vickers S de 40 mm, dos bombas de 500 libras (227 kg) y ocho cohetes. También era capaz de utilizar humo y otras provisiones. Se equiparon aviones fabricados en Bélgica con cuatro ametralladoras FN-Browning de 12,7 mm (0,50 in).

Variantes: Mk I, Mk II, Mk IIA (ocho ametralladoras), Mk IIB (doce ametralladoras), Mk IIC (cuatro cañones de 20 mm), Mk IID (cañón de 40 mm), Mk IV (ataque terrestre especializado).

Aviónica: (Sea Hurricane) Equipo de radio de la FAA.

Historia: Primer vuelo (prototipo) 6 de noviembre de 1935 (producción Mk I) 12 de octubre de 1937 (Mk II) 11 de junio de 1940 (Canadian Mk X) Enero de 1940 Entrega final Septiembre de 1944.

Operadores: RAF, RCAF, RAAF, Bélgica, Egipto, Finlandia, India, Irak, Irán, Yugoslavia, RNZAF, Polonia, Portugal, Rumania, Unión Soviética, Sudáfrica, Turquía.

Fondo

El tema de toda esta emoción, el huracán, se remonta a 1933, cuando el diseñador jefe de Hawker, Sydney Camm, que fue nombrado caballero después de la guerra por sus contribuciones en el diseño de aviones al esfuerzo bélico aliado, decidió diseñar un caza monoplano basado en el biplano Fury, utilizando como motor el motor Rolls-Royce Goshawk. A medida que avanzaba el desarrollo, el Goshawk fue reemplazado por el Rolls-Royce P.V.12 Merlin, y Hawker comenzó la construcción de un prototipo alrededor del cual se había elaborado la Especificación del Ministerio del Aire F.36 / 34. Cuando voló por primera vez, el 6 de noviembre de 1935, este prototipo tenía tren de aterrizaje retráctil, un plano de cola reforzado con puntales, fuselaje de estructura Hawker convencional con cubierta de tela, un nuevo ala monoplano de dos mástiles cubierta con tela y un motor que comprende un 990 hp ( 738 kW) Motor Rolls-Royce Merlin 'C'.

Las pruebas oficiales comenzaron en febrero de 1936, cuando se superaron cómodamente las predicciones de rendimiento de alta velocidad más optimistas, y el 3 de junio de 1936 se emitió un pedido inicial de 600 aviones de producción a Hawker. A finales de mes, el nuevo caza fue nombrado Hurricane. Hawker, de hecho, había anticipado el contrato de producción y los planes para la construcción de 1.000 ejemplares ya se habían iniciado cuando se recibió la orden del Ministerio del Aire. Sin embargo, esto requirió la introducción del motor Rolls-Royce Merlin II de 12 cilindros, lo que provocó cierto retraso en el rediseño de la instalación, pero los preparativos anticipados de Hawker hicieron posible el primer vuelo de un Hurricane Mk 1 de producción el 12 de octubre de 1937. Tenía un máximo velocidad de 330 mph (530 km / h) a 17,500 pies (5333 m), con un techo de 36,000 pies (10920 m) y un alcance de 460 millas (740 km). Llevaba 8 ametralladoras Browning de 7,7 mm (0,303 pulgadas) en las alas, lo que le daba un poco de poder destructivo. En 1939 fue equipado con alas de metal, una hélice de tres palas y armadura.

El Escuadrón No. 111 en Northolt tuvo un vuelo operativo en diciembre de 1937 y fue completamente reequipado a fines del mes siguiente. Poco después, se equiparon los Escuadrones 3 y 56, y para fines de 1938 se habían entregado alrededor de 200 Hurricanes al Comando de Combate de la RAF. The early production aircraft differed little from the prototype, except for the installation of the 1,030 hp (768 kW) Merlin II engine.

No doubts existed that the Hurricane was anything but an important and essential aircraft to reinforce the expansion of the RAF, and plans were made in late 1938 for additional construction to be undertaken by Gloster Aircraft at Hueclecote, Gloucestershire. This latter company's first production aircraft made its initial flight on 27 October 1939, and in little over 12 months Gloster had completed 1,000 Hurricanes, a figure that was to reach 1,850, plus 1,924 by Hawker, before later versions superseded the Hurricane Mk 1 in production. Before that happened, however, the fabric-covered wing had been replaced by one with metal stressed skin, and other progressively introduced improvements had included the Merlin III engine, a bulletproof windscreen, and some armour protection for the pilot.

Despite the pressure of its production programme for the RAF, Hawker had found time and space to cope with modest production orders covering 24 aircraft and a production licence for Yugoslavia, followed by aircraft for Belgium, Iran, Poland, Romania and Turkey. Belgium also negotiated a production licence for construction to be carried out by Avions Fairey, but only two Belgium-built Hurricanes had been completed and flown before the German invasion. Arrangements were also completed for Hurricanes to be built in Canada by the Canadian Car and Foundry Co., the first production aircraft flying on 9 January 1940. Canadian aircraft were at first generally similar to the British-built Hurricane Mk 1, but differed later by having the Packard-built Merlin engine.

At the outbreak of World War 11, 19 RAF squadrons were fully equipped with Hurricanes, and within a short time Nos 1, 73, 85 and 87 Squadrons had been despatched to bases in France, but during the 'phoney' period of the war that followed these squadrons had comparatively little to do until the German push westward in May 1940. Immediately, six more Hurricane squadrons were flown to France, followed shortly after by two more squadrons, but these were an inadequate number to stem the flood of German arms, armour and aircraft. Post-Dunkirk accounting showed that almost 200 Hurricanes had been lost, destroyed or so severely damaged that they had to be abandoned. It represented a major disaster for the RAF, for this number of aircraft amounted to about a quarter of its total strength in first-line fighters.

Fortunately for the UK, and for the RAF, the anticipated invasion of the British Isles by Germany failed to materialise, and there was a breathing space during which the squadrons of Fighter Command were able to reinforce their numbers. On 8 August 1940, which is regarded officially as the opening date of the Battle of Britain, the RAF could call upon 32 squadrons of Hurricanes and 19 squadrons of Supermarine Spitfires. But despite the debacle at Dunkirk and the resulting fighter famine in the UK, three Hurricane squadrons were transferred overseas. These comprised No. 261 Squadron sent to support the island of Malta, and Nos 73 and 274 Squadrons which, suitably 'tropicalised', began operations in the Western Desert.

Variantes

The success of these wing variations led to the final production version, the Hurricane Mk IV (early examples of this version were designated Hurricane Mk IIE), which introduced the 1,620 hp (1208 kW) Merlin 24 or 27 engine, and a 'universal wing' to make the Mk IV a highly-specialised ground-attack aircraft. This wing carried two 7.7 mm (0.303 in) machine guns to assist in sighting other weapons, which could include two 40 mm (2.3 in) anti-tank guns, two 113 kg (250 lbs) or 227 kg (500 lbs) bombs, or smoke curtain installations, ferry or droptanks, or eight rocket projectiles with 27 kg (60 lbs) warheads. This last weapon, first proposed in late 1941, had been tested on a Hurricane in February 1942. When used operationally on the Hurricane IV, it was the first Allied aircraft to deploy air-to-ground rockets, and these weapons made the little Hurricane a giant in capability, extending its operational life beyond the end of World War II, for it was not until January 1947 that the RAF's last Hurricane squadron, No. 6, received replacement aircraft.

Hurricane production in Canada had grown considerably in proportions from the initial line of Hurricane Mk Is. The introduction of the 1,300 hp (969 kW) Packard-built Merlin 28 engine brought a designation change to Hurricane Mk X. This model was generally similar to the British-built Mk IIB with the 12-gun wing, and while small numbers were supplied to the UK, the majority was retained for use by the Royal Canadian Air Force. The Hurricane MK XI which followed was developed specifically for RCAF requirements, but differed from the Mk X primarily in having RCAF military equipment. Major production version was the Hurricane Mk XII, introducing the 1,300 hp (696 kW) Packard-built Merlin 29. lnitially, this was provided with the 12-gun wing subsequently, the four-cannon and 'universal' wings became available. The final land-based version to emanate from Canada was the Hurricane Mk XIIA, identical to the Mk XII except for having an eight-gun wing.

In addition to the Hurricanes which went to other countries before the war, wartime production supplied 2,952 of these aircraft to the USSR, although as a result of convoy shipping losses not all reached their destination. Other wartime deliveries, most made at a time when it was difficult to spare a single aircraft, went to Egypt (20), Finland (12), India (300), Irish Air Corps (12), Persia (1) and Turkey (14), and total production in the UK and Canada amounted to 14,231.

Undoubtedly one of the great fighter aircraft of World War II, it is difficult to overstate the capabilities of this remarkable aircraft. In the Battle of Britain Hurricanes destroyed more enemy aircraft than all other defences, air or ground, combined. This statement must be put in perspective, as it resulted from Supermarine Spitfires taking on the Messerschmitt Bf 109s, allowing the slower Hurricanes to battle against the Gerrnan bombers. 'Hurribombers' fought from Malta, carried out anti-shipping operations in the English Channel, and caused havoc to Axis columns in the Western Desert. 'Tank Busting' Hurricanes ranged far and wide in practically every operational theatre. One fighter, flown by Flight Lieutenant J. B. Nicholson of No. 249 (Fighter) Squadron, during that eventful late summer of 1940, helped earn for its gallant pilot the only Victoria Cross to be awarded to a member of Fighter Command. This occurred on 17 August when, his Hurricane badly damaged and wreathed in flames, the wounded and severely burnt Nicholson succeeded in destroying the attacking Messerschmitt Bf 110 before baling out, to be rescued and survive.

Sea Hurricane

An interim measure gave birth to the 'Hurricat', a converted Hurricane carried by CAM-ships (Catapult Armed Merchantmen). Mounted on and launched from a catapult at the ship's bows, the Hurricane was flown off on what was usually a one-way flight: after providing defence for the convoy there was no where for the FAA or RAF pilot to land, which meant he was obliged to bailout, or ditch his aircraft as near as possible to the convoy, hoping to be picked up. The provision of long-range drop-tanks beneath the wings, introduced in August 1941 after the CAM-ships had been provided with more powerful catapults for the higher gross weight, improved the situation a little. At best it was a desperate rather than a practical measure, but despite this six enemy aircraft were destroyed in the last five months of 1941, the first success coming on 3 August 1941, when Lieutenant R. W. H. Everett intercepted and destroyed a Focke-Wulf Fw 200 Condor.

Variantes

The Sea Hurricane's most famous action was fought during the late summer of 1942, when aircraft serving with Nos 801, 802 and 885 Squadrons aboard the carriers HMS Indomitable, Eagle and Victorious respectively, joined with Fairey Fulmars and Grumman Martlets to protect a vital convoy to Malta. During three days of almost continuous attack by an Axis force of bombers, torpedo-bombers and escorting fighters, 39 enemy aircraft were destroyed for the loss of eight naval fighters.

It is not really surprising, therefore, that for many years after the end of World War II, a lone Hurricane had the honour of leading the RAF fly-past over London, flown each year to commemorate victory in the Battle of Britain. Not many original flight worthly examples exsist today, and sadly the one Hurricane of the Canadian Warplane Heritage in Ontario, Canada was lost in a hanger fire a few years ago. While they did find a replacement it is strictly a static display.


Just download this pdf file and follow the simple instructions and you will have yourself a model Hawker Hurricane, the mainstay of the Battle of Britain and the plane which accounted for over 60% of the RAF’s air victories during the fateful summer of 1940.

The drama documentary The Untold Battle of Britain told the story of the 34 Polish fighter pilots who fought in the Battle of Britain as 303 Squadron and shot down 126 Luftwaffe aircraft.

Categorías

Popular on Museum Crush

Post The mystery of Beachy Head Lady: A Roman African from Eastbourne The mystery of Beachy Head Lady: A Roman African from Eastbourne The mystery of Beachy Head Lady: A Roman African from Eastbourne

Post A visual history of the miners’ safety lamp A visual history of the miners’ safety lamp A visual history of the miners’ safety lamp

Post Britain’s best places to see: Pre-Raphaelite collections and art galleries Britain’s best places to see: Pre-Raphaelite collections and . Britain’s best places to see: Pre-Raphaelite collections and art galleries

Post Britain’s best places to see: Viking museums and collections Britain’s best places to see: Viking museums and collections Britain’s best places to see: Viking museums and collections

Post The 1,500-year-old recipe that shows how Romans invented the burger The 1,500-year-old recipe that shows how Romans invented the burger The 1,500-year-old recipe that shows how Romans invented the burger


Hawker Hurricane in Combat - History

Today, we beat a plowshare into a sword. The University of Houston's College of Engineering presents this series about the machines that make our civilization run, and the people whose ingenuity created them.

I like to point out that the necessities of war do little to drive invention. But those same necessities hacer drive people to make fine use of existing ideas. Look what WW-II did with the peacetime inventions of atomic fission, radar, and jet propulsion!

Case in point: Great Britain had two major fighter airplanes in WW-II: The Hawker Hurricane y el Supermarine Spitfire. The Hurricane represented fine foresight by Thomas Sopwith. Remember Snoopy playing a WW-I ace -- shouting, "Curse you, Red Baron!"? Snoopy imagined his doghouse to be the fabled Sopwith Camel.

In 1934, Sopwith, who'd become Chairman of the board of Hawker Engineering, committed his company to building the Hurricane. The design made good use of the current features of civilian aircraft. It was a monoplane with retractable landing gear and no external guy wires. Yet much of it was still covered with fabric

With a top speed of 340 miles an hour, the Hurricane would soon be outclassed. Yet it was maneuverable and well-made. By the time the smoke cleared, it'd shot down fifteen hundred German planes -- more than the rest of the RAF combined.


Hawker Hurricane (from a 1943 Warplane Spotter's Manual)

While the over-the-hill Hurricane was saving England in the 1940 aerial Battle of Britain, the Spitfire was hardly hatched. Its maker, the Supermarine Company, had started out making racing planes. In 1931, a Supermarine floatplane won the international Schneider Trophy. It also set a speed record of 407 miles an hour. During the mid-thirties Supermarine struggled to convert the technology of sport to that of combat. By 1938, the seaplane floats had been replaced with a retractable landing gear and the Supermarine had finally morphed into the Spitfire, Mark-I.

War began with a mere handful of Spitfires and a nightmarish array of design flaws. The fabric on the ailerons ballooned outward at high speeds and messed up its aerodynamics. The windscreen was hard to open. The fuel cut off in certain combat maneuvers.

One by one, the flaws were repaired. The first Mark-II Spitfire was delivered in August, 1940. This was Britain's darkest hour, and the aging Hurricane still bore the brunt of it.

But the war had far to go. Now the Spitfire evolved faster and further. At the end, Supermarine was making the Mark-XVI. In all, twenty thousand Spitfires were made in 150 versions. Their magnificent Merlin engine went through 28 versions, gradually increasing from a thousand to sixteen hundred horsepower.

The Spitfire finally surpassed the speed of that 1931 Schneider Cup winner. Still carrying some fabric covering, it became the first airplane to down an enemy jet in combat.

So we were saved by two great airplanes -- both forged in peace and triumphant in war, both beautiful in flight. And both remain engraved as surely upon our subconscious as Snoopy's Sopwith Camel.

I'm John Lienhard, at the University of Houston, where we're interested in the way inventive minds work.

(The sound of Spitfire in combat)
K. Darling, Merlin-Powered Spitfires. North Branch, MN: Specialty Press, 2002.


Spitfire at the Lone Star Flight Museum, Galveston, Texas

Spitfire at the Evergreen Air Museum, McMinnville, Oregon
(both photos by John Lienhard)


The greatest aircraft of the IAF, part 2: Hawker Hurricane by K S Nair

Credit: IAF

The Hawker Hurricane was, quite simply, the numerically most significant aircraft type flown on operations by the Indian Air Force (IAF) during the Second World War. Eight of the nine IAF squadrons which saw action during WW2 flew it for extended periods on operations. By mid-1942, when the Indian Air Force first got their hands on the Hurricane (or their feet on its rudder pedals), it was certainly not representative of the most modern aircraft that the Allied air arms were operating, even for the Burma Front. But it was still a massively important weapon system for the Empire and its allies. And the period when the IAF operated it was an important marker in the development of the Indian Air Force. Almost all Hurricanes operated by the IAF were second-hand or third-hand machines which had been previously used in England, Malta, or by the Desert Air Force, the tactical force that supported the North African campaign. The approach of equipping IAF units with aircraft types that were being discarded by regular RAF units was, by design or chance, to remain a standard until late 1945. It was entirely in line with long-standing Indian Army policy, of equipping Indian sepoys with older models of muskets, and later of rifles, which British units were discarding. Indian fighter-reconnaissance and fighter-bomber units were equipped, and took on the Imperial Japanese Army Air Force, with Hawker Hurricanes, at the same time that RAF units with the same tasks were receiving the far more prestigious Supermarine Spitfires. Undoubtedly there were some rational arguments for this policy. Prioritising the most modern equipment for the units most likely to confront the most modern adversaries, realistic assessment of the abilities of colonial units to make best use of the equipment, and constraints on training: these arguments all have some validity. But IAF crews, fresh from operating Westland Lysanders during the First Burma campaign, were quite pleased to be promoted to Hurricanes. By contemporary accounts they put enormous effort into keeping the aircraft in as good condition as possible in the circumstances. And their mastery of the machine prepared them for the Spitfires and Tempests they would soon be operating. The Hurricane, for all its production and operational history, never quite measured up to the Spitfire in mythology but in difficult environments such as North Africa and the China-Burma-India theatre, it proved to be more robust and able to withstand extreme heat, dust and cold, than most other aircraft of its class. Its older materials and construction methods meant that it was easy and quick to produce, and simple to repair in the field. The wide-set main undercarriage legs made it easy to land and stable to taxi even on rough fields. It was flown in Yugoslavia, South Africa and the Sudan even before the Battle of Britain, demonstrating its ability to perform in extremely varied environments. Burma and India were in fact the last theatre in which Hurricanes were used in significant numbers as first-line fighters. The Hurricane served in virtually all Indian Air Force combat roles with distinction – fighter, bomber, ground-attack, reconnaissance, and army co-operation among them. Something like twenty of the two dozen-odd DFCs received by IAF personnel, including to such icons as later Marshal of the IAF Arjan Singh, went to Hurricane pilots. Because of its robustness and simplicity it was also used for numerous other applications – combined operations, despatch delivery, meteorological reconnaissance, radar calibration. It was also used in India for roles for which it was never intended – including anti-malarial and crop-protection spraying. It served with the IAF for only about four years. By 1946, immediately after the War’s end, there were so many surplus late-mark Spitfires available in theatre that Hurricane units were able to convert to the Spitfire, or in some cases to the Tempest quite soon after the end of the War. But its status, as the most widely-flown IAF combat aircraft of the Second World War, goes well beyond the years it served. It should be remembered as an IAF classic.

K S Nair is the author of two books and over 70 articles on the Indian Air Force and other developing country air arms.

The Hush-Kit Book of Warplanes will feature the finest cuts from Hush-Kit along with exclusive new articles, explosive photography and gorgeous bespoke illustrations. Order The Hush-Kit Book of Warplanes here.

Compartir este:

Como esto:

Relacionado


Ver el vídeo: Air Warriors - Hawker Hurricane. S08E03