Washington New Capital - Historia

Washington New Capital - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Washington la nueva capital

El Congreso abrió su sesión en Washington, D.C. el 17 de noviembre. Adams se mudó a la Casa Blanca, solo para encontrar las paredes aún húmedas. En una carta a su esposa, Adams escribió: "Ruego al Cielo que conceda las mejores bendiciones a esta casa y a todos los que la habitarán en el futuro. Que nadie, salvo los hombres sabios y honestos, gobierne bajo este techo".


Después de la decisión de ubicar la capital en el sur, se aprobó la Ley de Residencia de 1790 para permitir la construcción de la capital en el Distrito de Columbia. El presidente Washington se interesó directamente en el desarrollo de la capital, pero fue el secretario de Estado Thomas Jefferson quien fue directamente responsable de la implementación inicial. Jefferson presentó un plan inicial, y luego se seleccionó al ingeniero francés Major Pierre Charles L'Enfant para desarrollar un plan para la ciudad. L'Enfant presentó el plan que existe hasta el día de hoy: una serie radial de avenidas en un sistema de cuadrícula de calles.

El mismo Washington seleccionó la ubicación exacta de la ciudad a lo largo de las orillas del río Potomac. También negoció un acuerdo por el cual los propietarios cederían al gobierno federal entre 3,000 y 5,000 acres cuadrados de tierra entre Rock Creek y East Branch.

El gobierno permitiría a los propietarios quedarse con cualquier otro lote de tierra, la lógica es que el aumento del valor de la tierra en el Distrito de Columbia compensaría más que a los propietarios por la tierra tomada. La ciudad pasó a conocerse como Washington, tras una reunión de los comisionados responsables de la construcción de la ciudad. A esa reunión también asistieron Jefferson y Madison.

Desafortunadamente, la construcción de Washington tuvo un comienzo lento. El mayor impedimento para la construcción fue el medio elegido para financiar la edificación de la capital: la venta de terrenos. Las ventas de tierras no generaron mucho dinero. La primera generó alrededor de $ 2,000 y dos ventas posteriores generaron poco más. Este y otros asuntos provocaron una tensión creciente entre L'Enfant y los comisarios a cargo del edificio. El problema llegó a un punto crítico con la decisión de L'Enfant de demoler una casa que sobresalía en su futura avenida de Nueva Jersey. Después de que L'Enfant declaró que ya no podía trabajar para la comisión, Jefferson le informó que sus servicios ya no eran necesarios. Con L'Enfant desaparecido, Jefferson seleccionó a James Hoban para diseñar la casa para el presidente y el Dr. William Thornton para diseñar el Capitolio. Finalmente, en 1796, Washington se vio obligado a solicitar al Congreso que garantizara un préstamo con el fin de construir los edificios públicos en Washington. A pesar de todas las dificultades, así como de los continuos intentos de Pensilvania de mantener la capital estadounidense en Filadelfia durante el mayor tiempo posible, la sede del gobierno se trasladó a Washington en 1800. Aunque todavía estaba en construcción, Washington, DC se convirtió en la capital. de los Estados Unidos.



La historia de los ataques violentos al Capitolio de EE. UU.

El miércoles, insurrectos de extrema derecha irrumpieron y ocuparon el Capitolio de los Estados Unidos cuando el Congreso se reunió para certificar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. La turba obligó a los legisladores a huir en busca de seguridad, rompió ventanas, destrozó oficinas y posó para fotos en las cámaras de la Cámara. Una mujer murió después de recibir un disparo por parte de la policía, un oficial de la Policía del Capitolio de los EE. UU. Murió por las heridas sufridas durante los enfrentamientos y otras tres personas murieron por emergencias médicas durante el motín, informa CNN.

Las imágenes de la escena muestran a los atacantes ondeando la bandera de batalla confederada en los pasillos del Senado. Judith Giesberg, historiadora de la Guerra Civil en la Universidad de Villanova, dice Business Insider & # 8217s Aria Bendix que la bandera fue apropiada en el siglo XX, y continúa hasta el día de hoy, para perpetuar el sistema de supremacía blanca en Estados Unidos. El miércoles fue un primer día sombrío: durante toda la Guerra Civil de 1861 a 1865, la bandera nunca ingresó al Capitolio de los EE. UU. (De hecho, las tropas confederadas nunca tomaron Washington. Cuando el general confederado Jubal A. Early lanzó un ataque contra Fort Stevens, los refuerzos de la Unión llegaron justo a tiempo para salvar a D.C. de la invasión confederada).

Un hombre sostiene la bandera de batalla confederada en los pasillos del edificio del Capitolio de los Estados Unidos el miércoles. A su derecha, un retrato de Charles Sumner, un senador abolicionista de Massachusetts a su izquierda, un retrato de John C. Calhoun, el séptimo vicepresidente de los Estados Unidos y un acérrimo defensor de la esclavitud. (Saul Loeb / AFP / Getty Images)

Aunque el intento de golpe de Estado del miércoles fracasó, los historiadores también señalaron que Estados Unidos ha sido testigo de un golpe de Estado exitoso antes: en Wilmington, Carolina del Norte. Como señala Gregory Ablavsky, profesor asociado de derecho en la Universidad de Stanford, en un comunicado, durante la Masacre de Wilmington o Golpe de Estado de 1898, los supremacistas blancos derrocaron al gobierno de la ciudad entonces mayoritariamente negra y mataron hasta 60 personas negras.

Y aunque el ataque al Capitolio sorprendió a muchos, también era predecible: los planes para invadir el edificio del Capitolio han estado circulando en varias plataformas de redes sociales durante semanas, como informan Sheera Frenkel y Dan Barry para el New York Times.

Desde que el presidente George Washington colocó la piedra angular del Capitolio de los Estados Unidos en 1793, asaltantes con una variedad de motivos han lanzado ataques contra el edificio con diferentes niveles de éxito. En particular, cuando los terroristas atacaron el World Trade Center y el Pentágono el 11 de septiembre de 2001, un cuarto avión, el vuelo 93 de United Airlines, probablemente estaba destinado al edificio del Capitolio, según el Servicio de Parques Nacionales. Un grupo de pasajeros alcanzó a los secuestradores y estrelló el avión en un campo abierto en el condado de Somerset, Pensilvania, matando a las 44 personas a bordo.

Varios atacantes & # 8220lone wolf & # 8221 también han frustrado la seguridad del Capitolio: en 1835, Richard Lawrence intentó asesinar al presidente Andrew Jackson cuando salía del pórtico este del edificio. En 1915, un ex profesor de Harvard hizo explotar con éxito tres cartuchos de dinamita en la sala de recepción del Senado, y un asaltante armado en 1998 disparó y mató a dos agentes de policía del Capitolio.

Pero la mafia del miércoles se unió a las filas de solo un puñado de grupos con motivaciones políticas que llevaron a cabo con éxito sus planes. Aquí, Smithsonian analiza más de cerca tres casos de violencia política coordinada contra el Capitolio de los Estados Unidos.


20d. Una nueva capital nacional: Washington, D.C.


Esta imagen, Vista del Capitolio en Washington por William H. Bartlett, fue grabado por Joseph C. Bently en 1837.

La compra de Luisiana y la rápida expansión occidental fueron desarrollos cruciales durante la primera república. Pero la atención allí puede sugerir engañosamente que Estados Unidos asumió rápidamente la forma que conocemos hoy. Centrarse en cómo cambió la ciudad capital del gobierno federal en los primeros años de la nación nos recuerda la naturaleza limitada del primer gobierno central. Como tantos otros elementos de la nueva nación, incluso las características más básicas de la ciudad capital estaban sin resolver. El presidente Washington asumió el cargo por primera vez en la ciudad de Nueva York, pero, cuando fue reelegido en 1792, la capital ya se había trasladado a Filadelfia, donde permanecería durante una década. Oportunamente, Jefferson fue el primer presidente en ser investido en la nueva y duradera capital de Washington, D.C. en marzo de 1801.

El sitio de la nueva capital fue producto de un compromiso político. Como parte de la lucha por la política financiera de Hamilton, el Congreso apoyó al Banco de los Estados Unidos, que tendría su sede en Filadelfia. A cambio, el Distrito especial de Columbia, que estaría bajo el control del Congreso, se construiría en el río Potomac. El compromiso representó una política simbólica del más alto nivel. Si bien las políticas de Hamilton alentaron la consolidación del poder económico en manos de banqueros, financieros y comerciantes que predominaban en el noreste urbano, la capital política iba a estar en una región más al sur y agrícola separada de esas élites económicas.


Una espectacular vista aérea del Capitolio de los Estados Unidos y sus alrededores en la actual Washington, D.C.

Una vez que se seleccionó el sitio para la nueva capital en 1790, el presidente Washington contrató a Pierre Charles L'Enfant, un ingeniero francés y ex oficial del Ejército Continental, para diseñar y trazar la nueva ciudad capital. Su gran plan dio un lugar de honor al edificio del capitolio, que se levantaría en una colina con vistas a las llanuras alrededor del Potomac. Un largo centro comercial abierto conectaba el edificio legislativo con el río y debía estar bordeado por variados edificios señoriales. Irradiando desde la capital había una serie de amplias avenidas, una de las cuales conectaría con la casa del presidente. Gran parte de la gran visión de L'Enfant fue ignorada durante el siglo XIX, pero a partir de 1901 el plan renació vigorosamente.

Hoy, Washington, D.C., es una ciudad capital impresionante que expresa físicamente muchos valores centrales de los Estados Unidos modernos. Honra gloriosamente el compromiso de la nación con la democracia y la vida política en impresionantes edificios gubernamentales. La capital también mantiene la memoria histórica de la nación en monumentos a lo largo del centro comercial que conmemoran eventos y personas clave. Finalmente, la ciudad también anuncia el compromiso de la nación con el conocimiento y los logros humanos en los espectaculares museos Smithsonian. Al mismo tiempo, la capital también simboliza aspectos menos famosos de la América moderna. El impresionante centro de Washington, D.C. alrededor del centro comercial está rodeado por la pobreza urbana, una crisis que enfrentan la mayoría de las grandes ciudades estadounidenses. El abismo que separa el éxito y el fracaso de Estados Unidos no se muestra en ningún otro lugar con mayor nitidez.


Este dibujo, publicado en 1805, se considera la imagen más antigua de lo que se convirtió en la Casa Blanca en Washington D.C. El edificio más distante, en el centro izquierdo, fue donde vivió John Adams durante su presidencia.

Brasilia, Brasil

La ciudad capital de Brasil se trasladó de Río de Janeiro a Brasilia en 1960. La decisión de cambiar la capital del país había estado bajo negación durante décadas porque Río de Janeiro estaba superpoblado y estaba lejos de las otras partes del país. Para alentar la mudanza, el establecimiento de Brasilia como la nueva capital del país comenzó en 1956. Brasilia experimentó un crecimiento muy rápido que hizo que el cambio fuera exitoso e inspiró a otros países a alterar la ubicación de sus capitales.


George Washington durante la Revolución Americana

A fines de la década de 1760, Washington había experimentado de primera mano los efectos del aumento de los impuestos impuestos a los colonos estadounidenses por los británicos, y llegó a creer que lo mejor para los colonos era declarar la independencia de Inglaterra. Washington sirvió como delegado al Primer Congreso Continental en 1774 en Filadelfia. Para cuando el Segundo Congreso Continental se reunió un año después, la Revolución Americana había comenzado en serio y Washington fue nombrado comandante en jefe del Ejército Continental.

Washington demostró ser mejor general que estratega militar. Su fuerza no radicaba en su genio en el campo de batalla, sino en su capacidad para mantener unido al ejército colonial que luchaba. Sus tropas estaban mal adiestradas y carecían de alimentos, municiones y otros suministros (los soldados a veces incluso iban sin zapatos en invierno). Sin embargo, Washington pudo darles la dirección y la motivación. Su liderazgo durante el invierno de 1777-1778 en Valley Forge fue un testimonio de su poder para inspirar a sus hombres a seguir adelante.

En el transcurso de la agotadora guerra de ocho años, las fuerzas coloniales ganaron pocas batallas pero se mantuvieron firmes contra los británicos. En octubre de 1781, con la ayuda de los franceses (que se aliaron con los colonos sobre sus rivales los británicos), las fuerzas continentales pudieron capturar a las tropas británicas al mando del general Charles Cornwallis (1738-1805) en la batalla de Yorktown. Esta acción puso fin de manera efectiva a la Guerra Revolucionaria y Washington fue declarado héroe nacional.


En noviembre de 1983, una bomba atravesó el ala norte del Capitolio. Justo antes de la explosión, una persona que llamó afirmando ser miembro del "Unidad de Resistencia Armada"dijo que la bomba había sido colocada para protestar contra las acciones militares de Estados Unidos en Granada y Líbano.

La bomba causó 250.000 dólares en daños, pero nadie resultó herido. Después de una investigación de cinco años, se presentaron cargos contra seis personas que se cree que estaban detrás del ataque. Después del bombardeo, la seguridad aumentó anteriormente, el área fuera de la Cámara del Senado estaba abierta al público, pero ahora está abierta solo para aquellos con autorización.


Olimpia

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Olimpia, ciudad, capital de Washington, EE. UU., sede (1852) del condado de Thurston, en Budd Inlet y Capitol Lake (en el extremo sur de Puget Sound), en la desembocadura del río Deschutes, a 29 millas (47 km) al suroeste de Tacoma . Establecido en 1851 como Smithfield, se convirtió en el sitio de una aduana de EE. UU. Y fue rebautizado por las cercanas Montañas Olímpicas. Elegida como capital territorial en 1853, Olympia desarrolló instalaciones portuarias y una economía basada en la madera, aumentada por el cultivo de ostras, la lechería, la elaboración de cerveza y otras industrias. Su puerto sirve como base para una gran flota mercante de reserva y contiene un gran complejo industrial mixto capaz de recibir carga de contenedores marítimos. El Viejo Capitolio (construido en 1893) se utiliza como edificio de oficinas estatales. El Capitol Group (terminado en 1935) se encuentra en un promontorio en un parque de 35 acres (14 hectáreas). El Museo del Capitolio del Estado contiene documentos, fotografías y artefactos relacionados con la historia de Washington.

Ubicada en la base de la Península Olímpica, la ciudad es la puerta de entrada al Parque Nacional Olympic y es la sede del Bosque Nacional Olympic. Es el hogar del Evergreen State College (1967), y en las cercanías de Lacey se encuentra el St. Martin's College (1895). El Refugio Nacional de Vida Silvestre Nisqually, un área de humedales que alberga una variedad de aves y mamíferos marinos, se encuentra al este de la ciudad. Inc. 1859. Pop. (2000) 42,514 Área metropolitana de Olympia, 207,355 (2010) 46,478 Área metropolitana de Olympia, 252,264.


Historia de la Casa Blanca

Washington, D.C., no siempre se ha visto como lo hace hoy. Una vez fue un pueblecito tranquilo con solo unos pocos edificios. No había buenos caminos hacia el pueblo ni buenos muelles para embarcaciones.

Hace unos doscientos años, cuando Estados Unidos era un país completamente nuevo, la gente comenzó a hablar sobre dónde debería vivir el presidente. ¿Debe el presidente vivir en el norte o en el sur? ¿La casa del presidente debería ser un palacio, como viven los reyes, o una casa más sencilla?

Mientras el Congreso debatía qué construir y dónde hacerlo, nuestro primer presidente, George Washington, vivía en tres casas. Los dos primeros fueron en la ciudad de Nueva York. El tercero fue en Filadelfia, Pensilvania. Finalmente, Washington decidió comprometerse. Escogió un pedazo de tierra en el río Potomac.

Tanto Maryland como Virginia cedieron tierras para la nueva capital. La tierra estaba en la frontera del Norte y el Sur. ¡En ese momento, no había estados occidentales! George Washington nombró la tierra como el Distrito de Columbia, en honor a Cristóbal Colón.

El presidente Washington contrató gente para planificar una nueva ciudad. Washington, D.C., es una de las únicas ciudades del mundo que se diseñó antes de su construcción. Primero, Benjamin Banneker y Andrew Ellicott hicieron mapas de la tierra. Entonces, Pierre Charles L & # 39Enfant decidió dónde colocar las carreteras. Washington decidió colocar el edificio del Capitolio en una colina en un extremo de la ciudad y la casa del presidente en una colina en el otro extremo.

Luego llegó el momento de decidir qué tipo de casa construir para el presidente. Thomas Jefferson sugirió tener un concurso. Publicó el concurso en periódicos de todo el país. Un comité eligió un diseño simple pero elegante de James Hoban, un joven arquitecto irlandés estadounidense.

La primera piedra se colocó el 13 de octubre de 1792. Se necesitaron ocho años para terminar lo suficiente de la casa para hacerla habitable. El edificio del Capitolio aún no estaba terminado y los congresistas vivían en pensiones rodeadas de tierras de cultivo. John Adams, el segundo presidente de los Estados Unidos, se mudó a una Casa Blanca fría y húmeda en noviembre de 1800. Abigail Adams colgó la ropa para secarla en el East Room. Ella pensó que sería de mala educación colgar la ropa del presidente afuera.

Para cuando nuestro tercer presidente, Thomas Jefferson, se mudó a la Casa Blanca en 1801, la mayoría de las estructuras exteriores estaban terminadas. ¡La Casa Blanca era la casa residencial más grande de Estados Unidos! Jefferson encargó papel tapiz y muebles a Francia. Cada presidente desde entonces ha ordenado cosas especiales para la casa. ¡Hoy, puedes ver sillas en las que la gente se sentaba hace más de cien años! Durante este tiempo, el edificio se denominó Palacio del Presidente y luego Casa del Presidente.

Luego, James Madison fue elegido presidente. Durante su mandato, Estados Unidos entró en guerra con Inglaterra. Era la Guerra de 1812. Mientras las tropas británicas se acercaban a Washington, la esposa de Madison, Dolley, ordenó que un carruaje la recogiera y la llevara a un lugar seguro. Pero ella no saldría de la casa hasta que dos hombres accedieran a quitar el famoso retrato de George Washington. Las tropas incendiaron el Capitolio y la Casa Blanca. Hoy, la imagen que Dolley guardó es lo único que ha estado en la Casa Blanca desde que abrió por primera vez. Cuando terminó la guerra, la casa fue reconstruida y repintada de blanco para cubrir las marcas de humo. La gente empezó a llamarla la Casa Blanca.

Adaptado de La historia de la Casa Blanca por Kate Waters. (Copyright 1991. Publicado por Scholastic.)

Historia de la Casa Blanca: un tesoro estadounidense

Durante casi 200 años, la Casa Blanca ha sido un símbolo de la Presidencia, el gobierno de los Estados Unidos y el pueblo estadounidense. Su historia y la historia de la capital de la nación comenzó cuando el presidente George Washington firmó una ley del Congreso en diciembre de 1790 declarando que el gobierno federal residiría en un distrito que no exceda las diez millas cuadradas. . . en el río Potomac. ”El presidente Washington, junto con el urbanista Pierre L & # 39Enfant, eligieron el sitio para la nueva residencia, que no es 1600 Pennsylvania Avenue. Mientras comenzaban los preparativos para la nueva ciudad federal, se llevó a cabo un concurso para encontrar un constructor para la casa del presidente. Se enviaron nueve propuestas y el arquitecto nacido en Irlanda James Hoban ganó una medalla de oro por su diseño práctico y atractivo.

La construcción comenzó cuando se colocó la primera piedra angular en octubre de 1792. Aunque el presidente Washington supervisó la construcción de la casa, nunca vivió en ella. No fue hasta 1800, cuando la Casa Blanca estaba casi terminada, que sus primeros residentes, el presidente John Adams y su esposa Abigail, se mudaron. Desde entonces, cada presidente ha hecho sus propios cambios y adiciones. La Casa Blanca es, después de todo, la casa privada del presidente. También es la única residencia privada de un jefe de estado que está abierta al público de forma gratuita.

La Casa Blanca tiene una historia única y fascinante. Sobrevivió a un incendio a manos de los británicos en 1814 durante la Guerra de 1812, y a otro incendio en el ala oeste en 1929 mientras Herbert Hoover era presidente. Durante gran parte de la presidencia de Harry S. Truman, el interior de la casa fue completamente destruido y renovado mientras los Truman vivían en Blair House, justo al otro lado de Pennsylvania Avenue. No obstante, los muros exteriores de piedra son los que se colocaron por primera vez cuando se construyó la Casa Blanca hace dos siglos.

Los presidentes pueden expresar su estilo individual en cómo decoran la casa y en cómo reciben al público durante su estadía. Thomas Jefferson celebró la primera casa abierta inaugural en 1805. Muchos de los que asistieron a la ceremonia de juramento en el Capitolio de los Estados Unidos simplemente lo siguieron a su casa, donde los saludó en el Salón Azul. El presidente Jefferson también abrió la casa para visitas públicas, y desde entonces ha permanecido abierta, excepto durante la guerra. Además, dio la bienvenida a los visitantes a las recepciones anuales el día de Año Nuevo y el 4 de julio. En 1829, una horda de 20.000 personas que llamaron a la inauguración obligaron al presidente Andrew Jackson a huir a la seguridad de un hotel mientras, en el césped, los auxiliares llenaban tinas de lavado con jugo de naranja y whisky para atraer a la multitud fuera de la Casa Blanca llena de barro.

Poco después de la presidencia de Abraham Lincoln, las multitudes en la inauguración se volvieron demasiado grandes para que la Casa Blanca las acomodara cómodamente. Sin embargo, no fue hasta la primera presidencia de Grover Cleveland que cambió esta práctica insegura. Realizó una revisión presidencial de las tropas desde una tribuna cubierta con banderas construida frente a la Casa Blanca. Esta procesión se convirtió en el desfile inaugural oficial que conocemos hoy. Las recepciones el día de Año Nuevo y el 4 de julio continuaron celebrándose hasta principios de la década de 1930.

La jornada de puertas abiertas del presidente Clinton el 21 de enero de 1993 renovó una venerable tradición inaugural de la Casa Blanca. Dos mil ciudadanos, seleccionados por sorteo, fueron recibidos en la Sala de Recepción Diplomática por el Presidente y la Sra. Clinton y el Vicepresidente y la Sra. Gore.

Adaptado de & quotLa Casa Blanca: La Casa del Pueblo & quot, por la Asociación Histórica de la Casa Blanca.


4. York, Pensilvania

Al encontrar una posición más segura a 25 millas al oeste de Lancaster detrás del río Susquehanna, el Congreso Continental se reunió dentro del Palacio de Justicia del Condado de York el 30 de septiembre de 1777. Durante la estadía de nueve meses del gobierno en la aldea central de Pensilvania, aprobó los artículos de Confederación, que entró en vigor después de su ratificación de 1781 por los estados, y firmó un tratado de alianza con Francia. Después de recibir la noticia en junio de 1778 de que los británicos habían evacuado Filadelfia, el Congreso Continental regresó a la ciudad y descubrió que el Independence Hall quedaba en una situación muy sucia y sórdida, según el delegado de New Hampshire, Josiah Bartlett.


La casa del presidente en Filadelfia

por Edward Lawler, Jr.
Actualizado en mayo de 2010

Una mansión en 6th & Market Streets en Filadelfia, Pensilvania, sirvió como mansión ejecutiva para los dos primeros presidentes de los Estados Unidos, mientras que la capital nacional permanente estaba en construcción en el Distrito de Columbia. Después de una estadía de 16 meses en la ciudad de Nueva York, George Washington ocupó la Casa del Presidente en Filadelfia desde noviembre de 1790 hasta marzo de 1797. John Adams la ocupó desde marzo de 1797 hasta junio de 1800, luego se convirtió en el primer presidente en ocupar la Casa Blanca. Durante casi una década, la mansión de Filadelfia sirvió como sede de la rama ejecutiva del gobierno federal, albergó las oficinas públicas y privadas del presidente y fue el lugar del entretenimiento oficial de la nación. La casa presidencial de Washington incluía a nueve africanos esclavizados de Mount Vernon. John Adams nunca fue un esclavista. La historia entrelazada de la libertad y la esclavitud es parte de la historia de la Casa del Presidente y de los Estados Unidos.

Integrado 1767

La mansión de Filadelfia fue construida a fines de la década de 1760 por Mary Lawrence Masters, la viuda de William Masters y una de las personas más ricas de la colonia. Según los registros fiscales, la casa estaba en construcción en diciembre de 1767, aunque no se registra que ella y sus dos hijas vivieran definitivamente allí hasta 1769. La nueva casa era probablemente la más grande de Filadelfia, y más grande que la mayoría de las villas suburbanas que rodean el ciudad. En 1772, su hija mayor, Polly, se casó con Richard Penn, el gobernador de la colonia y nieto del fundador de Pensilvania, William Penn. La Sra. Masters le dio a la novia la casa como regalo de bodas.

"Residencia de Washington, High Street". Litografía de William L. Breton. De los Anales de Filadelfia de John Fanning Watson (Filadelfia, 1830)

Los Penns

Los Penn vivieron en la casa solo unos tres años. Las relaciones entre Gran Bretaña y sus colonias americanas eran tensas y parecía inevitable algún tipo de conflicto. El Primer Congreso Continental se reunió en Carpenters 'Hall, y Richard Penn entretuvo a muchos de los delegados en la casa, incluido George Washington. Se le pidió a Penn que presentara las quejas de los colonos al rey Jorge III, quien viajó a Londres en 1775 para entregar la "Petición de la Rama de Olivo". Los Penns y la Sra. Masters pasaron la Guerra de Independencia en Inglaterra.

Ocupación británica

En septiembre de 1777, Filadelfia estaba sitiada. El general Sir William Howe, comandante en jefe de las fuerzas británicas en Estados Unidos, navegó por la bahía de Chesapeake y marchó con sus tropas hacia la ciudad. Los soldados de Washington intentaron detenerlos en Brandywine Creek, pero fueron rechazados. El ejército británico tomó posesión de Filadelfia y el ataque sorpresa de Washington en Germantown, al norte de la ciudad, no tuvo éxito. El general Howe hizo de la cómoda Masters-Penn House su residencia y cuartel general durante el invierno, mientras Washington y sus tropas sufrían a treinta millas de distancia, en Valley Forge.

Librar una guerra a larga distancia era costoso para Gran Bretaña, especialmente si se peleaba con mercenarios. El general Howe fue llamado a Londres y su sucesor recibió la orden de abandonar Filadelfia y consolidar fuerzas en la ciudad de Nueva York. Los británicos evacuaron el 18 de junio de 1778.

Benedict Arnold

Los soldados continentales entraron en Filadelfia bajo el mando del gobernador militar recién nombrado, el general de división Benedict Arnold. Hizo de Masters-Penn House su residencia y cuartel general aproximadamente una semana después de su llegada. El general vivía como un hombre rico en Filadelfia, lo cual era curioso, ya que solo tenía un modesto salario en el ejército, muy disminuido de valor por la inflación galopante. Es difícil separar lo que Arnold hizo en realidad de las muchas cosas de las que luego se le acusó de hacer, pero parece seguro que su lujoso estilo de vida fue apoyado por el soborno y la especulación, y posiblemente por el robo total.

Mientras vivía en la casa, conoció y se casó con Peggy Shippen, y compró una de las villas suburbanas más grandiosas, Mount Pleasant, aunque los Arnold nunca vivieron allí. Su gasto imprudente planteó preguntas sobre la fuente de su riqueza y su comportamiento grosero alienó a sus partidarios, y en marzo de 1779, se vio obligado a renunciar a su cargo. Dos meses más tarde, mientras aún vivía en la casa, Arnold comenzó una traidora correspondencia con los británicos.

Colección de mapas de la Oficina de Tierras RG-17, Archivos del Estado de Pensilvania "Lote de la casa quemada de Richd Penn - Filadelfia". Este plano parece mostrar la propiedad tal como estaba en 1781 cuando Robert Morris contrató para comprarla. Ponente desconocido, ca. 1785.

Robert Morris

El cónsul francés John Holker alquiló la casa a finales de 1779 y el 2 de enero de 1780 sufrió un gran incendio. Robert Morris firmó un contrato para comprar el edificio dañado por el fuego al año siguiente, aunque no obtuvo el título de propiedad hasta 1785. Parece probable que Morris hiciera reconstruir la casa en 1781, ya que paga impuestos en este lugar en agosto de ese año. y, según los informes, vive allí en la primavera de 1782.

Morris reconstruyó la casa principal esencialmente con el mismo plan que antes. Sus principales cambios fueron en las construcciones traseras: se agregó una casa de hielo en la esquina suroeste de la propiedad (los arqueólogos descubrieron el pozo de la casa de hielo en noviembre de 2000), se agregó un segundo piso a la cocina y se construyó una casa de baños de dos pisos. construido sobre el muro este de la plaza (su tercer piso fue agregado en 1784). La casa ampliada tenía al menos seis dormitorios y cuatro cuartos de servicio, espacio para los seis hijos de los Morris (otro niño llegó más tarde) y nueve sirvientes.

George Washington

Copyright © 2001-2014 Edward Lawler, Jr. Elevación conjetural, Casa del presidente en Filadelfia. El segundo piso de la adición (a la izquierda) contenía el estudio privado de Washington y probablemente fue donde se reunió con su gabinete. La casa de hielo es el pequeño edificio que se ve a la derecha. Washington conocía íntimamente la casa. Después de la Revolución, visitó Filadelfia con regularidad y se quedó con los Morris, donde se hospedó allí de mayo a septiembre de 1787 durante la Convención Constitucional. En 1790, Filadelfia fue nombrada capital nacional por un período de diez años mientras la Ciudad Federal (ahora Washington, DC) estaba en construcción. Morris ofreció la casa para que sirviera como residencia del presidente Washington.

Muchos habitantes de Filadelfia estaban convencidos de que una vez que el gobierno federal se mudara de Nueva York a su ciudad, nunca se iría. ¿Por qué construir una nueva capital a orillas del Potomac cuando estaba aquí la ciudad más grande y cosmopolita de Estados Unidos? Se inició una enorme mansión para el presidente (aproximadamente dos tercios del tamaño de la Casa Blanca) en la calle Novena en Filadelfia, aunque Washington mostró su preferencia por una capital del Potomac al hacer arreglos para estar ausente el día de la inauguración. El presidente trabajó silenciosamente detrás de escena para traer la capital permanente de los Estados Unidos a Virginia. Insistió en pagar el alquiler de la casa de Morris, y el contrato de arrendamiento inicial era por un período de 2 años. A excepción de los viajes y estancias en Germantown para evitar la fiebre amarilla, Washington ocupó Market Street House desde noviembre de 1790 hasta marzo de 1797.

La residencia de Morris en Market Street no era lo suficientemente grande para las necesidades de Washington. El presidente visitó Morris en septiembre de 1790, en su camino a Mount Vernon, y planeó adiciones a la casa: un gran arco de dos pisos que se agregará al lado sur de la casa principal, haciendo que las habitaciones en la parte trasera tengan treinta y cuatro pies de largo. , un largo salón de servicio de un piso que se construirá en el lado este de la cocina, las bañeras se quitarán del segundo piso de la casa de baños y el baño se convertirá en la oficina privada del presidente, se construirán cuartos de servicio adicionales, y una ampliación de los establos.

En noviembre, cuando se mudó la casa presidencial, había hasta treinta personas viviendo en el local: Washington, su esposa, Martha, y sus nietos, Nelly y GW Parke Custis, el secretario en jefe, Tobias Lear, su esposa y los tres secretarios masculinos. ocho africanos esclavizados de Mount Vernon y unos quince sirvientes blancos.

Museo Thyssen Bornemisza, España "Presunto retrato del cocinero de George Washington" atribuido a Gilbert Stuart

Esclavos en la casa del presidente

El gobierno de Pensilvania fue el primero en el hemisferio occidental en tomar medidas para abolir la esclavitud. En 1780, promulgó la Ley de abolición gradual, que prohíbe la importación de esclavos al estado. Pero la ley también respetó los derechos de propiedad de los esclavistas de Pensilvania al liberar solo a los futuros hijos de madres esclavizadas. Los niños nacidos o que vivían en el estado antes del 1 de marzo de 1780 permanecieron esclavizados de por vida (o hasta 1847, cuando finalmente terminó la esclavitud legal en Pensilvania). La ley de 1780 era laxa con respecto a los poseedores de esclavos no residentes que vivían en Pensilvania de forma temporal. Proporcionó un mecanismo para que estos esclavizados obtuvieran legalmente su libertad, siempre que establecieran una residencia de 6 meses en Pensilvania. Para evitar esto, los esclavistas no residentes simplemente interrumpieron la residencia sacando a sus esclavos del estado antes del plazo de 6 meses. Una enmienda de 1788 prohibió esta rotación de esclavos dentro y fuera de Pensilvania. Pero Washington violó consciente y repetidamente esta enmienda a la Ley de Abolición Gradual. He maintained that his presence in Philadelphia was a consequence of its being the national capital, that he remained a citizen of Virginia, and he was careful that he himself never spent six continuous months in Pennsylvania, which might be interpreted as establishing legal residency. Nine enslaved Africans worked in the President's House: Oney Judge, Austin, Moll, Giles, Paris, Christopher Sheels, Hercules, Richmond, and Joe (Richardson). Click here to read biographical sketches. Gradually, the enslaved Africans in the presidential household were replaced by white German indentured servants.

Seat of the Executive Branch

HSP Collection, Atwater Kent Museum Mantelpiece from the President's House. Photo by Jack E. Boucher, ca. 1965. Historic American Buildings Survey, no. PA-1942.

The President's House was where the business of the Executive Branch of the Federal Government was conducted. The public office, the equivalent of the West Wing, was a single room on the third floor. The house was also where the official entertaining of the new nation took place. Washington held public audiences or "levees" on Tuesday afternoons, and regular State dinners on Thursdays. Mrs. Washington had receptions or "drawingrooms" on Friday evenings, and there were open houses on New Year's Day and the Fourth of July. In addition to this heavy schedule of regular entertaining, there were smaller dinners during the week, and Washington often conducted business over breakfast.

Two important areas within the house were the bow window added to the first floor rear room, where the President stood (Washington, and later Adams) on ceremonial occasions &mdash levees, an ambassador presenting his credentials, speeches, etc. (the partial foundations of this bow window were uncovered by archaeologists in May 2007) and the second floor private office (the former bathingroom) which was the equivalent of the Oval Office, and served as the Cabinet Room.

The yellow fever epidemic that ravaged Philadelphia in 1793 and killed more than 10 percent of the population pretty much dashed the hopes for the city remaining the national (or even the state) capital. It was suspected that there was something about Philadelphia's water or climate that was unhealthy, and the disease reappeared several times in the 1790s.

John Adams spent most of his one term as President in Philadelphia. He moved to the White House on Saturday, November 1, 1800. The following Tuesday he lost the Presidential election to Thomas Jefferson.

President John Adams

Adams succeeded Washington as President, and, after declining to occupy the newly completed mansion on Ninth Street, he moved into the Market Street house in March 1797.

Washington died on December 14, 1799, and a huge ceremonial funeral procession and church service were held in Philadelphia on the day after Christmas. This was when "Light Horse Harry" Lee eulogized Washington as "First in War, first in Peace, and first in the hearts of his Countrymen." The following evening a couple of hundred mourners attended Mrs. Adams's "drawingroom" at the President's House.

The Residence Act of 1790 called for the District of Columbia to become the national capital on the first Monday in December, 1800. Adams left Philadelphia in late May, and spent several months on his farm in Massachusetts before moving into the White House on November 1. The Philadelphia house was converted into Francis's Union Hotel, and Mrs. Adams stayed there on her way south from Massachusetts to the new capital.

Following the Removal of the Capital

This photograph shows the south side of the 500 block of Market Street in 1949. The President's House's surviving eastern wall is at center. The "ghost" of the mansion is outlined in red. From the Evening Bulletin Newspaper Collection, Urban Archives, Temple University. The hotel was not a success, and the former President's House was stripped of much of its architectural ornament and converted into stores and a boardinghouse. In 1832, the building was gutted, leaving only its side walls and foundations, and three narrow stores were built within the same Market Street frontage. The house's original side walls were exposed when the stores themselves were demolished in 1935, but no one recognized them for what they were. Most of the western wall was removed by 1941, and what remained of it along with the eastern wall were demolished in 1951 to create Independence Mall.

Recent Events

The site of the President's House lies directly across Market Street from the entrance to the Independence Visitor Center. A public bathroom was built on the site in 1954, and stood squarely atop the footprint of the main house until its removal on May 27, 2003. In 2002-03 the Liberty Bell Center was built, partially covering the footprint of the house's backbuildings. Under the LBC's porch, 5 feet from the main entrance, is the site of the quarters for the stable workers, two or three of whom were enslaved.

When this was revealed in the press in March 2002, it caused a public uproar. The Pennsylania State Legislature and the Philadelphia City Council called on the National Park Service to commemorate the house and its residents, especially the enslaved African Americans. In July 2002, the U.S. House of Representatives approved an amendment to the 2003 Department of Interior budget requiring the NPS to do the same. In January 2003, preliminary designs were unveiled for a $4.5 million commemoration of the house and its residents. Although it commemorated the enslaved Africans and went a long way in interpreting Black History, the design's marking of the house's footprint did not include the slave quarters, and was rejected by Philadelphia's African American community.

At the Liberty Bell Center's opening in October 2003, Philadelphia's Mayor John F. Street pledged $1.5 million toward making the President's House commemoration happen. In 2005, Congressmen Chaka Fattah and Robert Brady secured $3.6 million in federal funds for the project, and a design competition was begun. Kelly-Maiello Inc. of Philadelphia won the competition in February 2007. The following month, an archaeological dig was begun on a section of the property. Foundations of the main house, the kitchen ell, an underground passage connecting the two, and Washington's bow window were uncovered. Kelly-Maiello unveiled revised designs, incorporating the archaeology, in December 2007, and the city increased its contribution to $3.5 million. A new $10.5 million budget was announced &mdash $8.5 million for construction, $2 million as an endowment &mdash and Mayor Michael Nutter's administration held a September 2008 fund-raiser. In February 2009, Delaware River Port Authority approved a $3.5 million contribution. Construction of the commemoration began in August 2009.

Interpretation for the commemoration was begun by the American History Workshop. AHW's research uncovered a "Runaway Ad" documenting Oney Judge's May 21, 1796 escape to freedom. Eisterhold Associates Inc. took over interpretation in December 2009.


Here's Why Washington D.C. Isn't a State

W ith Washington, D.C.’s mayor calling for a November vote on statehood, it raises the question, why wasn’t the nation’s capital made a state in the first place?

First, it’s worth remembering that Washington, D.C. was not always the capital. George Washington first took office in New York City, and then the capital was moved to Philadelphia, where it remained for a decade. Washington, D.C. was founded as the capital in 1790 as a result of a compromise between Alexander Hamilton and northern states, and Thomas Jefferson and southern states. Hamilton’s economic policies consolidated power in the bankers and financiers who primarily lived in the North, so the compromise moved the capital physically more South, to appease Jefferson and southern leaders who feared northern control of the nation.

But the lack of statehood for the capital is enshrined in the Constitution. Article 1, Section 8, Clause 17 of the document reads, “The Congress shall have Power To …exercise exclusive Legislation in all Cases whatsoever, over such District (not exceeding ten Miles square) as may, by Cession of particular States, and the Acceptance of Congress, become the Seat of the Government of the United States.”

James Madison outlined the reasoning behind this provision in Federalist 43, calling the arrangement an “indispensable necessity.” He wrote, “The indispensable necessity of complete authority at the seat of government, carries its own evidence with it… Without it, not only the public authority might be insulted and its proceedings interrupted with impunity but a dependence of the members of the general government on the State comprehending the seat of the government, for protection in the exercise of their duty, might bring on the national councils an imputation of awe or influence, equally dishonorable to the government and dissatisfactory to the other members of the Confederacy.”



Comentarios:

  1. Phorbas

    haaaaa ........ clase

  2. Melechan

    No tiene ningún sentido.

  3. Shipton

    Thank you so much for the information, this is really worth keeping in mind, by the way, I could not find anything sensible on this topic anywhere in the net. Although in real life many times I came across the fact that I did not know how to behave or what to say when it came to something like that.

  4. Shakajora

    la calidad es mierda y también la norma

  5. Adeben

    Sí, en serio. Y lo he enfrentado. Discutamos esta pregunta.

  6. Pablo

    Estoy aquí por casualidad, pero especialmente registrado en el foro, para participar en la discusión de este tema.

  7. Cliffton

    Esta variante no se acerca a mí.

  8. Volar

    Maravillosa pieza muy valiosa

  9. Alhmanic

    Solo eso es necesario. Un tema interesante, participaré.



Escribe un mensaje