Altar y nave de la iglesia de Saint Hripsime

Altar y nave de la iglesia de Saint Hripsime



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Iglesia de Saint Gayane

los Iglesia de Saint Gayane (Armenio: Սուրբ Գայանե եկեղեցի pronunciado Surb Gayane) es una iglesia armenia del siglo VII en Vagharshapat (Etchmiadzin), el centro religioso de Armenia. Se encuentra a poca distancia de la Catedral Etchmiadzin de 301. St. Gayane fue construida por Catholicos Ezra I en el año 630. Su diseño se ha mantenido sin cambios a pesar de las renovaciones parciales de la cúpula y algunos techos en 1652.

Gayane era el nombre de una abadesa que fue martirizada con otras monjas por Tiridates III de Armenia en el año 301, y posteriormente nombrada santa de la Iglesia Apostólica Armenia. [1] [2]

En 2000, la iglesia de Saint Gayane fue incluida en los sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO junto con las iglesias históricas de Vagharshapat. [3]


Material y forma

Los primeros altares cristianos eran de madera y tenían una forma idéntica a las mesas de las casas ordinarias. Las tablas representadas en los frescos eucarísticos de las catacumbas permiten hacernos una idea de su apariencia. El más antiguo, así como el más notable, de estos frescos, el del Fractio Panis encontrado en el Capella Greca, que data de las primeras décadas del siglo II, muestra a siete personas sentadas en un diván semicircular ante una mesa de la misma forma. Los altares de madera en forma de tabla se siguieron utilizando hasta bien entrada la Edad Media. San Atanasio habla de un altar de madera que fue quemado por el Conde Heraclio (Athan. Ad Mon., lvi), y San Agustín relata que los Donatistas destrozaron un altar de madera bajo el cual se había refugiado el obispo ortodoxo Maximiano (Ep. clxxxv, cap. vii, PL, XXXIII, 805). La primera legislación contra tales altares data del año 517, cuando el Concilio de Epaon, en la Galia, prohibió la consagración de cualquier Altares que no fueran de piedra (Mansi, Coll. Conc., VIII, 562). Pero esta prohibición afectaba sólo a una pequeña parte del mundo cristiano, y durante varios siglos se utilizaron altares de madera, hasta que finalmente los suplantó la creciente preferencia por los altares de material más duradero. Los dos altares de mesa conservados en las iglesias de San Juan de Letrán y Santa Pudentiana son los únicos altares antiguos de madera que se han conservado. Según una tradición local, San Pedro ofreció el Santo Sacrificio en cada uno, pero la evidencia de esto no es convincente. Los primeros altares de piedra fueron las tumbas de los mártires enterrados en las catacumbas romanas. La práctica de celebrar la Misa en las tumbas de los mártires se remonta con gran probabilidad al primer cuarto del siglo II. los Fractio Panis fresco del Capella Greca, que pertenece a este período se encuentra en el ábside directamente encima de una pequeña cavidad que Wilpert supone (Fractio Panis, 18) contenía las reliquias de un mártir, y es muy probable que la piedra que cubría esta tumba sirviera de altar. Pero la celebración de la Eucaristía en las tumbas de los mártires en las Catacumbas fue, incluso en la primera época, la excepción más que la regla. (Ver ARCOSOLIO) Los servicios dominicales regulares se llevaban a cabo en las casas particulares que eran las iglesias de la época. Sin embargo. la idea del altar de piedra, cuyo uso luego se hizo universal en Occidente, se deriva evidentemente de la costumbre de celebrar los aniversarios y otras fiestas en honor a los que murieron por la Fe. Probablemente, la costumbre misma fue sugerida por el mensaje del Apocalipsis (vi, 9) "Vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios". Con la era de la paz, y especialmente bajo el pontificado del Papa Dámaso (366-384), se erigieron basílicas y capillas en Roma y en otros lugares en honor de los mártires más famosos, y los altares, cuando fue posible, se ubicaron directamente encima sus tumbas. El "Liber Pontificalis" atribuye al Papa Félix I (269-274) un decreto en el sentido de que la misa debe celebrarse en las tumbas de los mártires (constituit supra memorias martyrum missas celebrare, "Lib. Pont.", Ed. Duchesne, I, 158). Sea como fuere, del testimonio de esta autoridad se desprende claramente que la costumbre a la que se alude se consideraba muy antigua a principios del siglo VI (op. Cit., Loc. Cit., Nota 2). Para el siglo IV tenemos abundantes testimonios, literarios y monumentales. Los altares de las basílicas de San Pedro y San Pablo, erigidos por Constantino, estaban directamente encima de las tumbas de los Apóstoles. Hablando de San Hipólito, el poeta Prudencio se refiere al altar sobre su tumba de la siguiente manera:

Finalmente, la traducción de los cuerpos de los mártires de los Santos. Gervasio y Protasio de San Ambrosio a la basílica ambrosiana de Milán es una evidencia de que la práctica de ofrecer el Santo Sacrificio en las tumbas de los mártires se estableció desde hace mucho tiempo. La gran veneración que se tuvo a los mártires desde el siglo IV influyó considerablemente en la realización de dos cambios de importancia en lo que respecta a los altares. La losa de piedra que rodeaba la tumba del mártir sugería el altar de piedra, y la presencia de las reliquias del mártir debajo del altar era responsable de la estructura en forma de tumba conocida como el confesión. El uso de altares de piedra en Oriente en el siglo IV está atestiguado por San Gregorio de Nisa (PG, XLVI, 581) y San Juan Crisóstomo (Hom. In I Cor., Xx) y en Occidente, desde el siglo VI. siglo, el sentimiento a favor de su uso exclusivo está indicado por el Decreto del Concilio de Epaon aludido anteriormente. Sin embargo, incluso en Occidente existían altares de madera hasta el reinado de Carlomagno, como inferimos de un capitular de este emperador que prohibía la celebración de la Misa excepto en mesas de piedra consagradas por el obispo [en mensis lapideis ab episcopis consecratis (P.L., XCVII, 124)]. Desde el siglo IX, sin embargo, se encuentran pocos vestigios del uso de altares de madera en el dominio del cristianismo latino, pero la Iglesia griega, hasta la actualidad, permite el empleo de madera, piedra o metal.


Arquitectura innovadora en la época de Justiniano

Bizantino temprano (incluida la iconoclasia) C. 330 y 8211 843
Bizantino medio C. 843 y # 8211 1204
La Cuarta Cruzada y el Imperio Latino 1204 – 1261
Bizantino tardío 1261 – 1453
Post-bizantino después de 1453

Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles para el emperador Justiniano, Hagia Sophia, Constantinopla (Estambul), 532-37 (foto: Steven Zucker, CC BY-NC-SA 2.0)

Plano de la iglesia de la Theotokos, c. 484, monte Gerizim (en el Israel moderno) (adaptado de Schneider)

Nuevas tendencias

Aunque se siguieron construyendo basílicas eclesiásticas estandarizadas, a finales del siglo V surgen dos tendencias importantes en la arquitectura eclesiástica: la planta centralizada, en la que se introduce un eje longitudinal, y la planta longitudinal, en la que se introduce un elemento centralizador.

El primer tipo puede estar representado por la iglesia en ruinas de Theotokos en el monte Gerizim (en el Israel moderno), c. 484, que tiene una bahía de santuario desarrollada que se proyecta más allá de un octágono con pasillos con capillas radiantes, el segundo junto a la llamada Basílica abovedada en Meriamlik (en la costa sur de Turquía), c. 471-94, que superpuso una cúpula a una nave basílica estándar (vista en planta). Ambos pueden atribuirse al patrocinio del emperador Zenón.

Sts. Sergio y Baco (Küçük Ayasofya Camii), Constantinopla (Estambul), completado antes del 536 (foto: © Robert G. Ousterhout)

Plano de los Santos. Sergio y Baco (Küçük Ayasofya Camii), Constantinopla (Estambul), terminado antes de 536 (© Robert G. Ousterhout, rediseñado según J. Ebersolt y A. Thiers, Les Églises de Constantinople, 1913)

Sección de San Vitale, Ravenna, de James Fergusson, El manual ilustrado de arquitectura, vol. 2 (Londres: John Murray, 1855), 513

El reinado de Justiniano

Ambas tendencias se desarrollan aún más durante el reinado de Justiniano (reinó 527 a 565). S.S. Sergios y Bakchos en Constantinopla, completado antes de 536, y S. Vitale en Ravenna, completado c. 546/48, por ejemplo, son octágonos de doble capa (vista en planta de San Vitale) de creciente sofisticación geométrica, con cúpulas de mampostería que cubren sus espacios centrales, quizás originalmente combinadas con techos de madera para los pasillos laterales y galerías.

San Vitale, c. 546/48, Ravenna (foto: Evan Freeman, CC BY-NC-SA 4.0)

Sección de Hagia Sophia de Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles para el emperador Justiniano, Estambul, 532-37, de Wilhelm Lübke / Max Semrau: Grundriß der Kunstgeschichte. 14. Auflage. Paul Neff Verlag, Esslingen, 1908 (ver sección anotada)

Santa Sofía, Constantinopla

Varias basílicas monumentales de la época incluían cúpulas y bóvedas en todas partes, sobre todo en Hagia Sophia, construida 532-37 por el Mechanikoi Anthemios e Isidoros, que combina elementos de la planta central y la basílica en una escala sin precedentes.

Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles para el emperador Justiniano, Hagia Sophia, Constantinopla (Estambul), 532-37 (foto: © Robert G. Ousterhout) (ver foto anotada)

Su diseño único se centró en una atrevida cúpula central de poco más de 100 pies de diámetro, elevada sobre pechinas y apuntalada al este y al oeste por semicúpulas. Los pasillos y galerías están protegidos por columnatas (filas de columnas), con exedrae (huecos semicirculares) en las esquinas. Siguiendo las tendencias innovadoras de la arquitectura tardorromana, el sistema estructural concentra las cargas en puntos críticos, abriendo las paredes con grandes ventanales.

Plano de Hagia Sophia de Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles para el emperador Justiniano, Constantinopla (Estambul), 532-37, basado en un diagrama de Wilhelm Lübke / Max Semrau: Grundriß der Kunstgeschichte. 14. Auflage. Paul Neff Verlag, Esslingen, 1908.

Con relucientes revestimientos de mármol en todas las superficies planas y más de siete acres de mosaicos de oro en las bóvedas, el efecto fue mágico, ya sea a la luz del día o a la luz de las velas, con la cúpula que parece flotar en lo alto sin ningún medio discernible de apoyo en consecuencia, Procopios escribe que el La impresión interior era "totalmente aterradora".

H. Eirene, Constantinopla

Relacionadas con Santa Sofía están las basílicas abovedadas de H. Eirene en Constantinopla, iniciadas en el 532, y la Basílica "B" en ruinas en Filipos (Grecia), construida antes del 540, cada una con elementos distintivos en su diseño. El rasgo común en los tres edificios era una nave alargada, parcialmente cubierta por una cúpula sobre pechinas, pero sin los contrafuertes laterales necesarios. Los tres edificios sufrieron un colapso parcial o total en los terremotos posteriores. Lea sobre el rediseño de H. Eirene después de su colapso.

Hagia Eirene, Constantinopla (Estambul), planta y secciones hipotéticas del edificio del siglo VI (© Robert G. Ousterhout, adaptado de S. Ćurčić, Arquitectura en los Balcanes, 2010)

Hagia Sophia y la nueva cúpula n. ° 8217

En Santa Sofía, los relatos textuales sugieren que la primera cúpula, que cayó en 557, era una cúpula pechina poco profunda, estructuralmente atrevida, en la que la curvatura continuaba desde las pechinas, pero con un anillo de ventanas en su base.

Cúpula de Santa Sofía, Constantinopla (foto: © Robert G. Ousterhout)

Una cúpula hemisférica más estable reemplazó a la original, esencialmente la que sobrevive hoy, con derrumbes parciales y reparaciones en los cuadrantes oeste y este en los siglos X y XIV.

Aunque H. Polyeuktos, construido en Constantinopla por la rival de Justiniano, Juliana Anicia, normalmente se reconstruye como una basílica abovedada y, por lo tanto, se sugiere que fuera el precursor de Santa Sofía, era poco probable que tuviera cúpula, aunque ciertamente fue su predecesor en abundancia.

Plano de planta reconstruido, iglesia de San Juan Evangelista, Éfeso, dibujado según Clive Foss, Éfeso después de la Antigüedad: una ciudad antigua tardía, bizantina y turca (Cambridge: Cambridge University Press), 1979 (Cordanrad, CC BY 3.0)

Plano de la Basílica de San Marco, Venecia, de B. Fletcher, Una historia de la arquitectura sobre el método comparativo, 5ª ed. (Londres: B. T. Batsford, 1905)

Iglesias de cinco cúpulas

La unidad espacial formada por la cúpula sobre pechinas también podría utilizarse como módulo de diseño, como en la reconstrucción de Justiniano de la iglesia de los Santos Apóstoles en Constantinopla, en la que cinco cúpulas cubrían el edificio cruciforme.

Se empleó un diseño similar en la reconstrucción de la basílica de San Juan en Éfeso, terminada antes de 565, que debido a su nave alargada adoptó un diseño de seis cúpulas.

El S. Marco de finales del siglo XI en Venecia sigue este esquema del siglo VI.

Dentro de la basílica del monasterio de Santa Catalina, Sinaí (foto: Biblioteca del Congreso)

La basílica perdurable

A pesar de las innovaciones en el diseño, la arquitectura tradicional continuó en el siglo VI y la basílica con techo de madera continuó como el tipo de iglesia estándar.

En St. Catherine en el monte Sinaí, construido c. 540, la iglesia conserva su techo de madera y gran parte de su decoración. El plan de tres naves incorporó numerosas capillas subsidiarias que flanqueaban las naves.

En la Catedral de Caricin Grad del siglo VI, la basílica de tres naves incluía un área de santuario abovedado, con el ejemplo más antiguo de pastophoria fechado con seguridad: capillas ábside, conocidas como el prótesis y diakonikon—Que flanqueaba el área del altar central para formar un santuario tripartito. Esta forma tripartita que se convertiría en estándar en siglos posteriores.

Santa Sofía, Salónica (foto: © Robert G. Ousterhout)

Planos dibujados a la misma escala, Santa Sofía en Constantinopla, Santa Sofía en Salónica y la iglesia Koimesis en Nicea (© Robert G. Ousterhout)

Justiniano & # 8217s legado

Los tipos de iglesias del período posterior tienden a seguir en forma simplificada los grandes desarrollos de la época de Justiniano. Santa Sofía en Tesalónica, por ejemplo, construida menos de un siglo después que su homónimo, es considerablemente más pequeña y pesada, al igual que la iglesia Koimesis en Nicea.

Ambos corrigen los problemas básicos en el diseño estructural al incluir amplios arcos para apuntalar la cúpula en los cuatro lados.

El Cáucaso

En el Cáucaso, Georgia y Armenia son testigos de un florecimiento de la arquitectura en el siglo VII, con numerosos edificios abovedados, distintivos, de planificación centralizada, construidos con escombros revestidos con un fino sillar, aunque su relación con los desarrollos arquitectónicos bizantinos aún está por aclararse.

Izquierda: vista exterior de la iglesia de St. Hripsime, Vagarshapat, 618 (foto: Rita Willaert, CC BY 2.0) Derecha: vista interior de St. Hripsime (foto: Andrea Kirkby, CC BY-NC 2.0)

La iglesia abovedada de St. Hripsime en Vagarshapat tiene una cúpula que se eleva sobre ocho soportes, ubicada dentro de un edificio rectangular.

Iglesia de la Cruz, 586–604, Jvari (Mtskheta, Georgia) (foto: Mamuka Gotsridze, CC BY-SA 4.0)

La iglesia de la Iglesia de la Cruz en Jvari (Mtskheta) es similar, pero con sus ábsides laterales proyectados. La iglesia tetraconch con pasillos de Zvartnots se destaca por seguir modelos bizantinos, particularmente sirios.

Iglesia de los Poderes Vigilantes (Zvart‘nots ‘), Vagarshapat, plan y posibles elevaciones reconstruidas, de Josef Strzygowski, Die Baukunst der Armenier und Europa, vol. 1 (Viena: A. Schroll & amp Co., 1918), figs. 112 y 119.


Iglesias medievales: fuentes y formas

Muchas de las catedrales medievales de Europa son museos por derecho propio y albergan fantásticos ejemplos de artesanía y obras de arte. Además, los edificios en sí son impresionantes. Aunque los estilos arquitectónicos variaban de un lugar a otro, de un edificio a otro, hay algunas características básicas que eran bastante universales en las iglesias monumentales construidas en la Edad Media, y el prototipo de ese tipo de edificio fue la basílica romana.

Prototipo: La antigua basílica romana

En la antigua Roma, la basílica fue creada como un lugar para tribunales y otros tipos de negocios. El edificio era de forma rectangular, con la parte central larga de la sala formada por nave. Aquí el interior alcanzó su máxima altura. La nave estaba flanqueada a ambos lados por una columnata (una hilera de columnas) que delimitaba los pasillos laterales, que eran de menor altura que la nave. Debido a que estos pasillos laterales eran más bajos, el techo de esta sección estaba debajo de la línea del techo de la nave, lo que permitía ventanas cerca del techo de la nave. Esta banda de ventanas se llamaba triforio. En el otro extremo de la nave, lejos de la puerta principal, había una extensión semicircular, generalmente con un techo de media cúpula. Esta zona era la ábside, y es donde el magistrado u otros altos funcionarios celebrarían la corte.

Vista de la nave, mirando hacia el ábside: la fila de ventanas sobre la arcada de la nave se llama triforio y vemos un pasillo a cada lado de la nave. Interior de Santa Sabina, una iglesia cristiana romana primitiva, 422-432 E.C. (foto: Dnalor 01, CC BY-SA 3.0)

Debido a que este plan permitió que muchas personas circularan dentro de un espacio grande y asombroso, el plan general se convirtió en una opción obvia para los primeros edificios cristianos. Los rituales religiosos, misas y peregrinaciones que se convirtieron en algo común en la Edad Media eran muy diferentes de los servicios de hoy, y para comprender la arquitectura es necesario comprender cómo se usaban los edificios y los componentes que componían estos enormes edificios.

Nave y pasillos laterales, Catedral de Durham, 1093-1133 E.C. (foto: Oliver-Bonjoch, CC BY-SA 3.0)

El plan de la iglesia

Aunque las iglesias medievales suelen estar orientadas con el altar en el extremo este, todas varían ligeramente. Cuando se iba a construir una nueva iglesia, se seleccionó al santo patrón y se dispuso la ubicación del altar. En el día del santo, se trazaría una línea desde la posición del sol naciente a través del lugar del altar y extendiéndose en dirección oeste. Esta fue la orientación del nuevo edificio.

El vestíbulo de entrada en el extremo oeste se llama nártex, pero no se encuentra en todas las iglesias medievales. El acceso diario puede ser a través de una puerta en el lado norte o sur. La puerta occidental más grande, central, pudo haber sido reservada para propósitos ceremoniales.

En el interior, debes imaginar el espacio interior sin las sillas o bancos que estamos acostumbrados a ver hoy. En edificios muy extensos puede haber dos naves laterales, siendo el techo del exterior más bajo que el contiguo a la nave. Esta jerarquía de tamaño y proporción se extendió a las principales unidades del plan: el laureles. los bóveda es el techo abovedado o el techo, o una sección de él.

Catedral de Salisbury, parte superior de la arcada de la nave, por encima de la galería y por encima de las ventanas del triforio.

La arcada principal (hilera de arcos) en el nivel de la planta baja está coronada por una segunda arcada, llamada galería, que está coronado por el triforio (las ventanas). En las iglesias góticas posteriores, a veces vemos otro nivel debajo del triforio, llamado triforio.

La nave se utilizó para la procesión del clero hasta el altar. El altar mayor estaba básicamente en la posición del ábside de la antigua basílica romana, aunque en algunos diseños está más adelantado. El área alrededor del altar, el coro o presbiterio, estaba reservada para el clero o los monjes, que realizaban servicios durante todo el día.

Las catedrales y las antiguas iglesias del monasterio son mucho más grandes de lo que necesita la población local. Esperaban y recibían a numerosos peregrinos que acudían a varios santuarios y altares dentro de la iglesia donde podían rezar a un supuesto trozo de la verdadera cruz, o un hueso de un mártir, o la tumba de un rey. Los peregrinos entraban a la iglesia y se dirigían a la capilla o al altar de su deseo; por lo tanto, los pasillos laterales constituían un camino eficiente para que los peregrinos entraran y salieran sin interrumpir los servicios diarios.

Crucero, Catedral de Salisbury


El desarrollo de este plan a lo largo del tiempo muestra que muy pronto el ábside se alargó, agregando más espacio al coro. Además, los extremos de los pasillos se convirtieron en pequeñas alas, conocidas como transeptos. Estos también se ampliaron, proporcionando espacio para más tumbas, más santuarios y más peregrinos.

La zona de confluencia de los ejes de la nave y los transeptos se denomina, lógicamente, la cruce.

Ambulatorio, Catedral de Gloucester



Un pasillo a menudo rodea el ábside, corriendo detrás del altar. Llamó al ambulatorio, este pasillo accedía a pequeñas capillas adicionales, llamadas capillas radiantes o chevets. Por supuesto, hay muchas variaciones en estos bloques de construcción típicos del diseño de iglesias medievales. Las diferentes regiones tenían gustos diferentes, mayor o menor poder financiero, arquitectos y albañiles más o menos experimentados, lo que creó la diversidad de edificios medievales que aún hoy se conservan.


Basílica de Saint-Sernin

El centro político de Toulouse, Francia hoy es la Place du Capitole, una plaza de la ciudad abierta al este de un hermoso edificio neoclásico del siglo XVIII. Dos carreteras principales de norte a sur atraviesan el lado occidental de esta plaza, y los nombres de estas dos vías tienen mucho que decir sobre la historia de la ciudad. La calle en el extremo sur de la plaza, Rue de Sainte-Rome, lleva el nombre de una iglesia dominica del siglo XIII destruida hace mucho tiempo, Sainte-Romain. La calle que avanza hacia el norte desde la esquina noroeste de la Place du Capitole - Rue du Taur - susurra la más pequeña de las pistas sobre la iglesia más importante de la ciudad, Saint-Sernin.

Place du Capitole, Toulouse, Francia (foto: Benh LIEU SONG, CC BY-SA 3.0)

Un santo martirizado

Esta imponente basílica románica fue construida en honor a San Sernin (Saturninus en latín), el primer obispo de Toulouse. Nació a principios del siglo III en Grecia y fue uno de los siete obispos que el Papa Fabián envió a diferentes partes de la Galia para predicar activamente los evangelios cristianos a los paganos que vivían en esas áreas. Muchas historias que pertenecen a los primeros mártires cristianos son fantásticas, y deberíamos tomar la propia narrativa de Sernin con el proverbial grano de sal.

Notre Dame du Taur, Toulouse, Francia, siglo XIV (foto: Didier Descouens, CC BY-SA 4.0)

Según la leyenda, cuando Sernin entró en la ciudad de Toulouse, todos los ídolos paganos, que hasta entonces habían hablado regularmente con sus sacerdotes, de repente y de manera inquietante se quedaron en silencio. Un día de 257, un gran grupo se había reunido alrededor de un altar, y un hombre señaló a Sernin como la causa de este divino silencio, exclamando: “Hay quien predica en todas partes que nuestros templos deben ser derribados, y quien se atreve a hacerlo. ¡Llamad demonios a nuestros dioses! ¡Es su presencia la que impone silencio a nuestros oráculos! " Luego, Sernin fue encadenado a un toro cercano y drogado por la ciudad hasta que le rompieron el cuerpo y le aplastaron el cráneo. Su cadáver fue finalmente depositado en una calle que desde entonces se ha llamado la Rue du Taur, el Camino del Toro. Una iglesia apropiadamente llamada Notre Dame du Taur conmemora el lugar donde el toro finalmente depositó el cuerpo sin vida. Unos 300 metros más al norte se encuentra Saint-Sernin, la basílica donde se supone que residen los restos del santo mártir.

Una iglesia de peregrinaje

Iniciada alrededor de 1080 (aproximadamente 825 años después de la muerte del santo), Saint-Sernin fue consagrada formalmente como iglesia aproximadamente un siglo después. Los primeros siglos del segundo milenio fueron una época de grandes peregrinaciones religiosas, y uno de los lugares de peregrinación más importantes para los fieles católicos, entonces como ahora, es la catedral de Santiago en Santiago de Compostela, una ciudad del norte de España. Para los peregrinos que comenzaban su viaje en Italia, el camino que recorrieron los llevó a través de la parte sur de Francia, y uno de los principales puntos de parada en este tramo del Camino de Santiago, el Camino de Santiago, fue la ciudad de Toulouse y la basílica de Saint-Sernin, la iglesia que guardaba las reliquias de uno de los santos mártires más famosos de la zona.

El Camino de Santiago - rutas desde Francia (imagen: Vivaelcelta, CC BY-SA 3.0)

Saint-Sernin es un excelente ejemplo de iglesia románica de peregrinación, un edificio que necesitaba cumplir dos fines interrelacionados. Primero, la estructura necesitaba proporcionar un santuario inspirador adecuado para las reliquias sagradas del santo que fue construido para conmemorar. En segundo lugar, tenía que ser lo suficientemente grande para albergar a los miles de peregrinos que llegaban cada día para rezar y venerar esas reliquias. Cumpliendo estos dos objetivos, Saint-Sernin es una de las iglesias románicas mejor conservadas y quizás la más grande del mundo. Incluso casi 950 años después de iniciada su construcción, sigue siendo una estructura religiosa que asombra e inspira a los peregrinos que aún lo visitan.

El estilo románico se llama así porque los arquitectos medievales que diseñaron estos edificios utilizaron un lenguaje arquitectónico fundamentalmente romano. Las iglesias románicas destacan por sus gruesos muros con relativamente pocas ventanas, arcos romanos, bóvedas de cañón y el uso de bóvedas macizas. En contraposición a los edificios góticos que se pondrían de moda un par de siglos después, las iglesias románicas parecen pesadas y comparativamente oscuras. Saint-Sernin es también un excelente ejemplo de iglesia con planta de cruz latina. Una larga nave central de este a oeste está cruzada por un crucero norte-sur más corto, una forma que imita el símbolo más reconocible de la fe cristiana.

Plano de San Sernin, Toulouse

Una de las mejores formas de apreciar plenamente una iglesia medieval es pasear por su exterior. De hecho, durante esta circunnavegación, uno no solo es transportado al pasado, sino también a través del tiempo. A menudo se necesitaron siglos para construir iglesias del tamaño y la escala de Saint-Sernin. Al caminar por el exterior de estas iglesias, un visitante observador puede ver claramente los estilos arquitectónicos cambiantes y la estética escultórica cambiante. Aunque la construcción se inició en Saint-Sernin alrededor de 1080, leves cambios en la proporción de ladrillo y piedra utilizados durante el curso de su construcción sugieren que la iglesia pasó por una serie de campañas de construcción diferentes desde su génesis hasta su conclusión final, tal vez tantas como cuatro. Las iglesias románicas (y góticas) son a menudo una negociación entre lo que se soñó y lo que sucedió, la iglesia final a menudo se ve diferente de su plan arquitectónico original.

Basílica de Saint-Sernin, Toulouse, Francia, c. 1080-1120 con adiciones posteriores (foto: Guillermo Fdez, CC BY-NC 2.0)

Esto es evidente cuando se mira la fachada oeste de la iglesia (en las iglesias medievales, esto se conoce comúnmente como la obra del oeste). La mayoría de las iglesias durante el período medieval tardío se construyeron con una torre en los extremos norte y sur de la obra oeste, y los contrafuertes extensos y masivos en las esquinas de la fachada oeste de la estructura indican claramente que tales torres eran parte del plan original. de la Iglesia. En ausencia de estas torres verticales, el frente de la iglesia está dominado por su gran ventana circular central, colocada en una recesión de arco apuntado poco profundo. Debajo de esta ventana hay cinco pequeños arcos romanos (redondos) que enmarcan armoniosamente los dos grandes portales de arcos romanos. Esta parte central de la fachada, desde los grandes accesos a la ventana circular, está enmarcada por los contrafuertes verticales en los lados izquierdo y derecho.

Basílica de Saint-Sernin, Toulouse, Francia, campanario c. 1270-1470 (foto: Guimsou, CC BY-SA 3.0)

Caminando desde el frente de la iglesia por uno de los lados se enfoca el gran campanario sobre el cruce. La torre octogonal está formada por cinco niveles de capas que están coronados por una aguja. Los primeros tres niveles presentan arcos romanos y probablemente se comenzaron en el siglo XII. Los niveles superiores, mucho más tardíos, datan de aproximadamente 1270, casi dos siglos después de que comenzara la construcción de la iglesia, y cuentan con arcos apuntados góticos. La aguja en la parte superior finalmente se completó alrededor de 1470 y mide 213 pies (65 m) de altura. El campanario por sí solo es una lección visual sobre los cambiantes estilos arquitectónicos de moda durante los cuatro siglos de construcción de una iglesia.

Basílica de Saint-Sernin, Toulouse, Francia, ábside y capillas radiantes, c. 1080-1120 con adiciones posteriores (foto: Pierre-Selim, CC BY 2.0)

Si el campanario y su aguja son los elementos de la iglesia más visibles alrededor de la ciudad de Toulouse, son los elementos arquitectónicos en el lado este de la iglesia, el final del ábside, los que hicieron famoso a Saint-Sernin. Durante la época medieval era habitual que el ábside de la iglesia tuviera pequeñas capillas para la colocación de las santas reliquias donde los peregrinos podían acudir a visitarlas y venerarlas. Pero en Saint-Sernin, todo el extremo oriental de la iglesia, desde el crucero norte, alrededor del ábside y concluyendo en el crucero sur, está lleno de nueve capillas radiantes. Incluso desde una vista exterior, está claro que una de las funciones principales de esta estructura era albergar reliquias para que las visitaran los peregrinos.

Basílica de Saint-Sernin, Toulouse, Francia, vista de la nave hacia el ábside, c. 1080-1120 (foto: PierreSelim, CC BY 3.0)

Capillas, esculturas y la tumba de un santo

La planta del interior de la iglesia refuerza esta función. La gran nave central con bóveda de cañón está flanqueada a cada lado por pasillos laterales dobles. Al estar de pie en la nave, los fieles miran hacia el mismo altar mayor que el Papa Urbano II consagró el 24 de mayo de 1096.

Plano de San Sernin, Toulouse

La nave tiene 69 pies de altura y doce tramos de largo desde la entrada (el nártex) hasta el crucero. Cada bahía es dos veces más ancha que larga. En armonía, estas mismas proporciones se reflejan en cada uno de los pasillos laterales dobles que flanquean la nave, creando así una profunda unidad arquitectónica. Esta unidad también se refleja en los arcos que separan la nave de la nave lateral más interior y los arcos del triforio que permiten que la luz inunde la nave.

Elevación, St. Sernin, Toulouse, c. 1080-1120 (foto: kristobalita, CC BY-NC-ND 2.0)

Si la función principal de la nave era la celebración de la misa católica, entonces las naves laterales dobles permitían a las multitudes de peregrinos que llegaban diariamente visitar las nueve capillas radiantes sin interrumpir ningún servicio religioso en proceso. Un peregrino podría entrar en la iglesia, girar a la izquierda y luego avanzar por un pasillo lateral y avanzar a lo largo del crucero. Desde allí, podían adorar y venerar en cualquiera de las nueve capillas radiantes y ver las obras de arte ubicadas en el deambulatorio. De particular interés es un relieve a gran escala de Cristo en Majestad que data de c. 1096. Jesús se sienta en una mandorla poco profunda, levanta su mano derecha en un gesto de bendición mientras su mano izquierda sostiene un evangelio con las palabras Pax Vobis - “Paz a ti” en latín - inscrito en las páginas. Los símbolos de los cuatro escritores de los evangelios miran hacia Jesús desde las cuatro esquinas.

Basílica de Saint-Sernin, Toulouse, Francia, relieve de Cristo en Majestad, c. 1096 (foto: Frédéric Neupont, CC BY 2.0)

El principal atractivo de la basílica, sin embargo, es la tumba de San Saturnino que se encuentra en la parte interior del deambulatorio. Para llegar a este espacio, un peregrino entraba por un portal donde estaba tallado el dintel con la cabeza de Cristo flanqueada por dos conchas de peregrino, símbolos visuales del camino de peregrinación a Santiago de Compostela. Immediately underneath this lintel — on the iron gate that serves as a barrier — are the words Non Est in Toto Sanctior Orbe Locus “There is no holier place on earth.”

Saint-Sernin also featured upper and lower crypts that could be visited while in the ambulatory, which contained various shrines and reliquaries. Concluding their visit, the traveling pilgrims would then walk along the side aisle opposite the one they had previously used and then exit the church.

Basilica of Saint-Sernin, Toulouse, France, entrance to the tomb of Saint Saturnin, c. 1080-1120 (photo: Dr. Bryan Zygmont)

Looking to St. James

While the Basilica of Saint-Sernin may have served as a kind of stopping point for pilgrims on the Way of St. James, it became a kind of pilgrimage destination in its own right in the decades after its construction. Indeed, it is a near contemporary with the Cathedral of Santiago de Compostela (c. 1078), and there is some disagreement about which church is older, as some architectural historians date the groundbreaking for Saint-Sernin to 1077. Regardless of which is older, there is one important note that is generally well accepted: there is clear relationship between the two buildings. Both are Latin cross in plan, and both feature nine radiating chapels on the eastern side of the church. In arriving in Santiago de Compostela, those pilgrims who had traveled together along the southern path of the Way of St. James and had previously visited Saint-Sernin would have encountered a church that familiarly whispered to them.


The Basilica Of Saint john

Dating to ancient Greek and Roman times a basilica originally referred to a type of public building in which official business was conducted. Beginning in the fourth century of the Christian era, basilicas began to be used as places of worship. It was during this time that the construction of the great basilicas of Rome had begun. Soon these basilica churches began to play a unique role in the life of the Popes and the Universal Church.

Today, the term basilica refers to a special designation given by the Holy Father to certain churches because of their antiquity, dignity, historical importance, and their significance as a center of worship and prayer.

The history of Saint John’s Catholic Church dates back to June 7, 1905, when fourteen lots were purchased on University Avenue between 19th Street and Harding Road (now Martin Luther King Blvd.) at a cost of $8,000, under the direction of Rev. Daniel F. Mulvihill. Two additional lots were purchased on July 20, 1905 for $1,375.00.

Being deeply interested in Catholic education, the first building on the property was the present brick school where a large chapel on the second floor was used for a temporary church. The first Mass was celebrated in the partially completed school on Christmas day, 1905. In August, 1913, the basement of our present church was built and services were held there until the upper church was started. The cornerstone for the upper part of the church was laid on September 19, 1926.

On Sunday December 4, 1927 Saint John’s Catholic Church was solemnly dedicated by Most Rev. Thomas W. Drumm, D.D., Bishop of Des Moines. A Solemn Pontifical High Mass was celebrated upon the newly dedicated altar. The present altar of celebration was made in Italy and was consecrated on June 5, 1983.

Saint John’s Catholic Church was named to the National Registry of Historical Places on September 8, 1987. On December 31, 1989, Most Rev. William H. Bullock, Bishop of Des Moines, presided at the Solemn dedication of the church as a minor basilica.

A church is a sacrament in stone. It presents a sign of God’s presence in the world. As you enter the church you ascend from the normal, the everyday, and rise to encounter the living God. The very facade of this building is an invitation to come and encounter Jesus Christ. Like all church families, this one reaches out with the hands of Christ and invites you to come into the love of God, come home to the Basilica of Saint John.

The church is patterned in the style of the Northern Italian, or Lombardy Romanesque, and resembles Saint Paul’s Basilica outside the Walls of Rome.

The architects were from McGinnis and Walsh of Boston, who also designed the National Shrine in Washington D.C. found on the campus of Catholic University. The local architect was John Normile, and the contractor was Charles W. Wietz, both of Des Moines.

The cost of the structure was $480,000.00 and could not be duplicated today for several million dollars. It has a seating capacity of 900 with a completely equipped parish hall used for social and for educational purposes. The campanile at the northwest corner rises to a height of 115 feet. It houses a 600 pound bronze bell that is operated automatically with a hammer style percussion instrument. A special engraving with the name “Saint Peter-1961” adorns the base of the bell.

The Basilica of Saint John is built of Indiana Limestone. It has a tile roof and a bronze cross located on top of the bell tower. The interior is finished in plaster cast and Travertine marble, a stone used in all classical Roman structures. Looking up you will see the gold coffered ceiling. The round form of the building is carried on in the ceiling, as it is in the arches down the length of the nave.

All the gold used in the Basilica of Saint John is gold leaf. Just below the ceiling are the clerestory windows.

On the east clerestory windows you will find symbols highlighting the sacraments and cardinal virtues of the Church. On the west clerestory windows you will find symbols highlighting the offices and teachings of humankind. Below the clerestory windows are seven quotations from Scripture which presents the founding or instituting the seven sacraments of the Church. There is also one set of quotes from the Hail Mary prayer. Below the Scripture references are a series of marble disks, symbolizing the Universality of the Catholic Church.


PRESS OFFICE Diocese of the Armenian Church of America (Eastern) 630 Second Avenue, New York, NY 10016 Tel: (212) 686-0710 Fax: (212) 779-3558 E-mail: [email protected] Web: http://www.armenianchurch-ed.net


September 20, 2013 ____________________________________________________


CATHEDRAL 45TH ANNIVERSARY CELEBRATED IN GRAND STYLE


It was an inspiring day, historic as well as futuristic, as more than 200 parishioners and friends gathered in Haik and Alice Kavookjian Auditorium on Sunday, September 15 to celebrate the 45th anniversary of the consecration of St. Vartan Cathedral in New York.

The event took place following the celebration of the badarak by the Primate of the Diocese of the Armenian Church of America (Eastern), Archbishop Kahajag Barsamian on the Feast of the Exaltation of the Holy Cross. The names of more than 150 departed St. Vartan godfathers and Cathedral Project committee members were read in a special requiem service during the services.

In his homily, the Primate recounted the spiritual importance and symbolism of the cathedral-not only for the Armenian community, also for Americans who have come to pray and light candles throughout countless occasions. He especially singled out the tragic day of September 11, 2001, when hundreds of people entered the sanctuary to find solace and comfort in the wake of the terrorist attack on New York.

The Primate also expressed great appreciation to the Catholicos of All Armenians Karekin II for his gift to the Eastern Diocese of the 1500-year-old relic of St. Vartan the Brave, in honor of this 45th anniversary. The precious relic, a piece of stone encrusted with the blood of St. Vartan, is encased in a hand-crafted silver cross, which was sanctified in Etchmiadzin in a special ceremony in late August, and brought to St. Vartan Cathedral. It was unveiled for the first time on Sunday in a procession led by members of the Knights of Vartan.

Opening the luncheon and program in Kavookjian Hall, Archbishop Yeghishe Gizirian gave the invocation after which Commemoration Committee co-chair Paul Zakian offered a toast to "all who sacrificed for this sacred place."

Mistress of Ceremonies Arpine Barseghian, a medical student, speaking in English and Armenian, introduced the keynote speaker: Mark Movsesian, Professor of Law at St. John's University, and an authority on the nexus of law and religion.

<http://www.armenianchurch-ed.net/wpblog/2013/09/st-vartan-cathedral-a-messa ge-to-the-world/> In an inspiring address, Movsesian related that this cathedral which was consecrated by the late Catholicos of All Armenians Vasken I "required vision, skill and courage, and has been part of the fabric of this city." Modeled in part on the ancient St. Hripsime Church in Armenia, it is not only a "monument to antiquity, but a living spiritual and cultural center."

He recounted many milestones that have taken place in the cathedral, including the liturgical celebrations, events for young people, families, and the elderly, musical performances, art exhibitions, spiritual and educational workshops and ecumenical gatherings.

Dedicated to Vartan the Brave whom, in preserving Christianity for Armenia, achieved a "moral victory," the history of St. Vartan "resonates with the concept of religious liberty that is so fundamental to American culture-the arguments of waves of immigrants who came here," he continued. "Many of these immigrants came so that they could worship God free from state compulsion."

Sacrifice, Martyrdom, Survival, Rebirth

The story of Avarayr is one of "blood and sacrifice, of martyrdom and survival, emblematic of our history as a Christian people from the beginning." The Genocide survivors were the founders of this cathedral, Prof. Movsesian noted, and "associated this new American cathedral with the message of survival and rebirth." Many have since come having survived persecution in Azerbaijan in the 1980s and even the Copts who also have suffered persecution, conduct services here, he related.

The name of St. Vartan is a reminder that in other parts of the world, especially in Syria today, Armenians "continue to pay a price for their faith," Movsesian declared. "We must do what we can to help our brothers and sisters who are persecuted for their religion - our religion-and welcome them as our ancestors did. May the cathedral be a symbol of hope for them."

To the delight of the audience, St. Vartan Armenian School students Erik Assatryan, Valentina Assatryan, Marar Makarian, Ariana Pamoukian and Jano Tokatiyan recited several beloved Armenian poems in clear and proud voices.

Violinist Sami Mardinian and pianist Riko Higuma offered selections from Komitas, Khachaturian and Edgar Baghdasarian.

A video presentation was shown outlining the cathedral building's history and consecration, produced by Artur Petrosyan and narrated by the Diocesan Communications director Chris Zakian.

Armenia's Ambassador to the United Nations Garen Nazarian stated that for Armenians who live outside of Armenia, the cathedral is "a piece of the homeland. It is not only a peaceful sanctuary, but also embodies the strength of our faith, our spiritual and cultural heritage, and symbolizes the memory of our history and our reconstructed identity." He recalled how during the late '80s and early '90s, with Armenia struggling after the devastating earthquake, war, blockades, and a depressed economy, St. Vartan Cathedral and the Diocese served as a launching point for many of the relief efforts to support the "vital programs" in Armenia and Karabagh.

The mission of the church today, the ambassador continued, is "revival and renewal of our religion and social lives. The Armenian Apostolic Church has always been, is, and will be our solid pillar of faith and love towards each other, and towards the homeland."

Closing the memorable evening, Archbishop Khajag Barsamian recalled the powerful "I Have a Dream" speech of the Rev. Martin Luther King, Jr. "This dream became a reality for us in this country of equality and opportunity. The dream of the Armenian immigrants-60, 70, 80 years ago-became a reality. Here, we welcomed the first ambassador of a free Armenia, and here we now see the young people reciting in Armenian."

That was the dream of those who built this cathedral, and "we express our deep appreciation to them. The dream now is to see that the younger generation feels proud of their identity," the Primate stated. "It's our mission to keep the dream alive now and in the future." Expressing appreciation to the members of the Commemoration Committee, and to Ambassador Nazarian who "represents for us the strength of our country," the Primate declared, "May the ties between Armenia and the diaspora always and forever grow stronger."

The closing prayer by Archbishop Yeghishe Gizirian, and the singing of the Hayr Mer by all present closed a memorable day of reflection and gratitude.

The Commemoration Committee was under the auspices of the Primate, and under the direction of the Cathedral Dean, Very Rev. Fr. Mamigon Kiledjian. Committee members included Paul and Berta Zakian, co-chairs Araks Yeramyan Andrews, Talene Baroyan, Sona Haratunian, Dr. Kevork Niksarli, Shoghik Oganesyan, Avedis Ohannessian and Vartges Saroyan.

PHOTO CAPTION (SVC45thAnv1):

Diocesan Primate Abp. Khajag Barsamian presents the Relic of St. Vartan to the congregation, during the Divine Liturgy honoring the 45th anniversary of New York's St. Vartan Armenian Cathedral, on September 15, 2013.


PHOTO CAPTION (SVC45thAnv2):

Members of the Mid-Atlantic Knights of Vartan escort the Relic of St. Vartan into St. Vartan Cathedral, on September 15, 2013.

PHOTO CAPTION (SVC45thAnv3):

The faithful express their devotion to the Relic of St. Vartan, during the 45th anniversary Divine Liturgy at New York's St. Vartan Cathedral.

PHOTO CAPTION (SVC45thAnv4):

Prof. Mark Movsesian of St. John's School of Law, keynote speaker at the St. Vartan Cathedral 45th anniversary luncheon, on September 15, 2013.

PHOTO CAPTION (SVC45thAnv5):

Mistress of Ceremonies Arpine Barseghian, a medical student, at the cathedral 45th anniversary luncheon.

PHOTO CAPTION (SVC45thAnv6):

Abp. Yeghishe Gizirian speaks with Cathedral 45th anniversary committee co-chair Paul Zakian (left) and keynote speaker Mark Movsesian (right).


Contenido

Construction of the Basilica probably began around 1232, just one year after the death of St. Anthony. It was completed in 1310 although several structural modifications (including the falling of the ambulatory and the construction of a new choir screen) took place between the end of the 14th and the mid-15th century. The Saint, according to his will, had been buried in the small church of Santa Maria Mater Domini, probably dating from the late 12th century and near which a convent was founded by him in 1229. This church was incorporated into the present basilica as the Cappella della Madonna Mora (Chapel of the Dark Madonna).

Sant'Antonio is a giant edifice without a precise architectural style. Over the centuries, it has grown under a variety of different influences as shown by the exterior details.

The new basilica was begun as a single-naved church, like that of St Francis of Assisi, with an apsidal chancel, broad transepts and two square nave bays roofed with hemispherical domes like that of San Marco, Venice. The exterior style is a mixing of mainly Romanesque and Byzantine elements, with some Gothic features.

Later in the 13th century, the aisles were added in a more Gothic style, the length of each nave bay being divided into two aisle bays with pointed arches and quadripartite vaults.

The eastern apse was also extended in the Gothic style, receiving a ribbed vault and nine radiating chapels in the French manner. Later also, the Treasury chapel was built in 1691 in the Baroque style by Filippo Parodi, a pupil of Bernini.

Externally, the brick facade has a Romanesque central section which was extended outwards when the aisles were built, acquiring in the process four deep Gothic recesses and an elegant arcaded balcony which stretches across the broad front of the building. The facade gable shows little differentiation between the nave and aisle, screening the very large buttresses that have the same profile and form a richly sculptural feature when the building is viewed from the side.

The domes, like the domes of St. Mark's Basilica, were raised in height externally, giving a Byzantine appearance to the building, while the multitude of small belfries which accompany the domes recall Turkish minarets. Externally, at the main roof line each section of the building is marked by a low gable decorated with blind arcading in brick. These gables combine with the domes, the broad buttresses and the little towers to create a massive sculptural form, both diverse and unified in its conglomeration of features. As a work of architecture the building is particularly effective when viewed from the north west, [ cita necesaria ] an extra dimension being added to the facade by the huge plinth and dynamic equestrian monument of the Condottiero Gattamelata by Donatello.

The interior of the church contains numerous funerary monuments, some of noteworthy artistic value. The Chapel of the Blessed Sacrament (Cappella del Santissimo Sacramento, also known as Cappella Gattamelata), in the right aisle, houses the tomb of the famous condottiero Gattamelata and of his son Giannantonio. The bronze tabernacle is made by Girolamo Campagna. This chapel, with its broad bands of polychrome and carved Gothic details, has had many stages of decoration, the final stage being the creation of an mosaic in the tall rear niche representing the Holy Spirit with rays of golden light descending against a background of intensely blue sky. This work was created by Lodovico Pogliaghi between 1927 and 1936.

Relics of St Anthony are to be found in the ornate Baroque Treasury Chapel (begun in 1691). The body of the saint, which was in the Madonna Mora Chapel, has, from 1350, lain in a separate transept chapel, the Chapel of St Anthony, the interior decoration being attributed to Tullio Lombardo, who also provided the sixth and seventh reliefs depicting the miracles of St Anthony (Miracle of the stingy man's heart, Miracle of the repentant man). The third relief Saint bringing back to life a man who had been murdered is a masterpiece by Girolamo Campagna. The late-16th century statues are by Tiziano Aspetti

The Basilica contains several important images of the Madonna. los Madonna Mora is a statue of the Madonna with the Christ Child by the French sculptor Rainaldino di Puy-l'Evéque, dating from 1396. Her name refers to her black hair and olive skin tone, being interpreted as "swarthy".

los Madonna del Pilastro is a mid-14th-century fresco by Stefano da Ferrara, located on the pier adjacent the left aisle.

Among other sculptural work is the Easter candelabrum in the apse, finished in 1515 by Andrea Briosco and considered his masterwork. The high altar area features the bronze Virgen con el niño and six statues of Santos by Donatello, who also executed four reliefs with episodes of life of St. Anthony.

To the right hand side of the nave, opposite the tomb of the Saint is the large Chapel of St. James, commissioned by Bonifacio Lupi in the 1370s in Gothic style, with frescoed walls depicting the Stories of St. James and the Crucifixion by Altichiero da Zevio. Altichiero's Crucifixión is one of the most significant paintings of the late 14th century. [ cita necesaria ] There are several frescoes created by Girolamo Tessari.

The chin and tongue of St. Anthony are displayed in a gold reliquary at the Basilica. [2]

The composer Francesco Antonio Calegari served as maestro di cappella in the 1720s. Giuseppe Tartini, the Baroque composer and violinist, also served as maestro di cappella in the 18th century.


The new liturgical schedule for the Syro-Malabar Church awaits finalisation.

The anciently established feast-day of St Anastasia is on 25 December. She was celebrated on this date before it became the date of Christmas.

Since the time of Pope Leo the Great (440-461) the church has been the stational church for the second Mass of Christmas, which is celebrated at dawn on Christmas Day. It has become the tradition for students from several Roman seminary colleges to take part in this celebration.

As of March 2019, the so-called Mantle of St Joseph is displayed for veneration for some time on the Feast of St Joseph (19th March.) In 2019, the relic was displayed at Mass at 19:00, and veneration continued until 21:00. It is up to the Syro-Malabar Church to continue this practice after their takeover in 2021.


Ver el vídeo: Feast of Saint Hripsime