¿Cómo reaccionó la gente a estos carteles de la Primera Guerra Mundial con sus "brutales mensajes"?

¿Cómo reaccionó la gente a estos carteles de la Primera Guerra Mundial con sus


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Cuando estalló la guerra en 1914,

el gobierno británico, a través del Comité de Reclutamiento Parlamentario, se dedicó a producir carteles para engrosar las filas del pequeño ejército profesional británico con voluntarios.

Inicialmente, estos carteles se enfocaron principalmente en brindar información sobre cómo alistarse y en fomentar el patriotismo. En 1915, sin embargo, aparecieron varios carteles aparentemente destinados a avergonzar (directa o indirectamente) a los hombres para que se alistaran.

El más conocido de estos carteles es probablemente Papá, ¿qué hiciste en la Gran Guerra? (haga clic aquí para ver la imagen), pero quizás igualmente contundente sea el que se muestra a continuación dirigido a las mujeres jóvenes de Londres

El artículo de Wiki dice:

Stéphane Audoin-Rouzeau y Annette Becker han escrito que la campaña de propaganda masiva, incluyendo lo que ellos describen como "mensajes brutales y que inducen a la culpa" como "Papá, ¿qué hiciste TÚ en la Gran Guerra?" no fueron el único factor que contribuyó a estas cifras de contratación, escribir que los reclutadores "rápidamente decidieron que el uso de las últimas formas de publicidad masiva tenía un efecto negativo".

El pasaje anterior no es muy claro sobre si estos carteles ayudaron o dificultaron el reclutamiento y, como SJuan y Pieter Geerkens han señalado en sus comentarios, las estadísticas parecen haber sido mal utilizadas.

Si bien es cierto que los carteles posteriores cambiaron de énfasis, la razón obvia de esto fue que la conscripción se introdujo en 1916, por lo que este tipo de "persuasión" ya no era necesaria.

¿Este tipo de carteles, a fin de cuentas, tuvo un efecto negativo?

¿Hay alguna fuente primaria del Comité de Reclutamiento Parlamentario que cite evidencia de este 'efecto negativo'?

¿Hubo editoriales de periódicos (por ejemplo) o personas destacadas que expresaron su oposición a carteles como los que se citan aquí?


Es difícil separar los efectos de los carteles de los efectos más amplios de la propaganda masiva y del uso de la vergüenza como estrategia en general, sobre todo la notoria campaña White Feather.

Pero el efecto de este último generalmente se considera efectivo a corto plazo, lo que aumenta los números de alistamiento. Posteriormente, las opiniones de la campaña se volvieron negativas, y no fue tan frecuente durante la Segunda Guerra Mundial. Sospecho que a eso se refiere el "efecto negativo".

La campaña es donde se alentó a las mujeres jóvenes a repartir plumas blancas, símbolos de cobardía, a hombres sanos no alistados, con el fin de avergonzarlos para que se alistaran. Debido a los roles de género y la visión de la masculinidad en ese momento, esto fue efectivo y ayudó a aumentar el alistamiento, pero la comunidad rápidamente tomó una mala visión de la campaña y de las mujeres que participaron en ella, especialmente cuando los destinatarios de las plumas no se lo merecían. como militares dados de alta o en licencia, y adolescentes.

Para obtener más información, consulte La campaña de la pluma blanca: una lucha con la masculinidad durante la Primera Guerra Mundial


Los carteles de propaganda que vendieron la Primera Guerra Mundial al público estadounidense, 1914-1918

Te quiero para el ejército de los EE. UU., 1917, James Montgomery Flagg.

Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial en 1917 como potencia asociada del lado aliado de Gran Bretaña y Francia. Cuando llegó la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos era un líder en el arte de hacer películas recientemente descubierto y en la nueva profesión de la publicidad comercial. Estas tecnologías recién descubiertas desempeñaron un papel fundamental en la formación de la mente estadounidense y en la alteración de la opinión pública hacia una posición a favor de la guerra. El gobierno no tuvo tiempo que perder mientras sus ciudadanos decidían unirse a la lucha. ¿Cómo se podría convencer a los estadounidenses de a pie de participar en la guerra "allá"?

Los carteles, que estaban tan bien diseñados e ilustrados que la gente los coleccionaba y mostraba en galerías de bellas artes, poseían tanto atractivo visual como facilidad de reproducción. Se pueden pegar en los costados de los edificios, poner en las ventanas de las casas, tacharlos en los lugares de trabajo y cambiar su tamaño para que aparezcan sobre las ventanas del teleférico y en las revistas. Y podrían reimprimirse fácilmente en una variedad de idiomas.

Para fusionar esta forma popular de publicidad con mensajes clave sobre la guerra, el comité de información pública del gobierno de los EE. UU. Formó una División de Publicidad Gráfica en 1917. El comité, encabezado por el ex periodista de investigación George Creel, enfatizó el mensaje de que la participación de Estados Unidos en la La guerra era enteramente necesaria para lograr la salvación de Europa de las fuerzas alemanas y enemigas.

En su libro titulado & # 8220How we Advertised America & # 8221, Creel afirma que el comité fue creado para hacer de la Primera Guerra Mundial una lucha que sería un & # 8220 veredicto para la humanidad ”. Llamó al comité una voz que se creó para defender la causa de la justicia de Estados Unidos ante el jurado de la opinión pública. Creel también se refiere al comité como una & # 8220 vasta empresa en ventas & # 8221 y & # 8220el mundo & # 8217 como la mayor aventura en publicidad ”. El mensaje del comité # 8217 resonó profundamente en todas las comunidades estadounidenses y también sirvió como una organización responsable de llevar el mensaje completo de los ideales estadounidenses a todos los rincones del mundo civilizado.

Step into Your Place, 1915, artista desconocido.

¡Despierta, América! ¡La civilización llama a cada hombre mujer y niño !, 1917, James Montgomery Flagg.

Alistarse / ¿En qué lado de la ventana estás ?, 1917, Laura Brey.

Compra un bono de la libertad para que no muera, 1917, Charles Raymond Macauley.

Ayuda a la Cruz Roja, ca. 1917, Herman Roeg.

Il Cibo Vincerà la Guerra! (¡La comida ganará la guerra!), Ca. 1917, Charles E. Chambers.

Preservar la cooperación, 1917, Carter Housh.

Trátelos con dureza / Únase a los tanques Cuerpo de tanques de los Estados Unidos, 1918, agosto William Hutaf.

El trabajo en equipo construye barcos, ca. 1918, William Dodge Stevens.

El hambre engendra la locura, 1918, Emil Grebs.

Si no puede alistarse & # 8211 Invertir / Comprar un bono Liberty, ca. 1918, Winsor McCay.


Cómo la propaganda alimentaria de la Primera Guerra Mundial cambió para siempre la forma en que comen los estadounidenses

Lunes sin carne. Lo local es lo mejor. Come menos trigo. Estos suenan como modas gastronómicas extraídas de los titulares de blogs más comentados de 2017, pero de hecho son de hace 100 años. Cada uno fue una campaña de la Administración de Alimentos de los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial, y la propaganda de alimentos que representaba fue tan importante para el esfuerzo de guerra como el "Te quiero a TI para el Ejército de los Estados Unidos" del Tío Sam. Mientras los jóvenes luchaban en las trincheras de Europa, se pidió a las amas de casa de todo Estados Unidos que cumplieran con su deber de cuidar de la despensa, controlar el desperdicio de alimentos y renunciar a la generosidad de nuestras olas ambarinas de grano para que los muchachos "de allá" pudieran ser alimentado. No cantadas y casi olvidadas, las llamadas a la acción de la comida de la Primera Guerra Mundial pintan una imagen vívida de la conservación y el voluntariado, la ciencia nutricional temprana y el nacimiento de la publicidad. No es sorprendente que algunos de esos comportamientos (criar pollos de traspatio, usar guisantes secos como sustituto de la carne) hayan resurgido en 2017 como las tendencias alimentarias de moda.

Para los estadounidenses a principios de la década de 1910, el acceso a los alimentos no era una preocupación importante. Las comidas rurales giraban en torno a una abundante dieta agrícola rica en carne, productos agrícolas, azúcar y grasas, mientras que los habitantes de la ciudad tenían acceso a una gran cantidad de restaurantes, así como a alimentos frescos y envasados, como Corn Flakes y Oreos de Kellogg, para comer en casa. El suministro de alimentos era tan amplio, de hecho, que cuando estalló la Primera Guerra Mundial en Europa en 1914, la primera respuesta de Estados Unidos fue convertirse en el principal proveedor de ayuda alimentaria. Los países más afectados como Francia y Bélgica recibieron envíos especiales, y las organizaciones privadas gastaron más de $ 1 mil millones para distribuir 5 millones de toneladas de alimentos a través de las líneas enemigas.


Movilizando para la guerra

Aunque Estados Unidos se había unido a la lucha, pasaría algún tiempo antes de que las tropas estadounidenses pudieran desplegarse en grandes cantidades. Con sólo 108.000 hombres en abril de 1917, el ejército de los EE. UU. Inició una rápida expansión a medida que los voluntarios se alistaban en grandes cantidades y se instituía un reclutamiento selectivo. A pesar de esto, se decidió enviar inmediatamente una Fuerza Expedicionaria Estadounidense compuesta por una división y dos brigadas de marines a Francia. El mando de la nueva AEF se le dio al general John J. Pershing. Al poseer la segunda flota de batalla más grande del mundo, la contribución naval estadounidense fue más inmediata cuando los acorazados estadounidenses se unieron a la Gran Flota británica en Scapa Flow, dando a los Aliados una ventaja numérica decisiva y permanente en el mar.


Propaganda de la Segunda Guerra Mundial: la influencia del racismo

Figura 1

Las imágenes creadas en tiempos de guerra revelan las tensiones y los temores encendidos por los conflictos entre naciones. Un análisis detallado muestra que el cartel de propaganda de la Segunda Guerra Mundial adjunto es una de esas imágenes (Figura 1). Este cartel de 1942, titulado Este es el enemigo, circuló en los Estados Unidos tras el ataque japonés a Pearl Harbor. Su propósito era encarnar a toda la nación japonesa como un enemigo despiadado y animal que necesitaba ser derrotado. Esta imagen representa un choque entre dos naciones en guerra e ilustra las percepciones sesgadas que se desarrollaron como resultado. Al deshumanizar a los japoneses e infundir miedo en las mentes de los estadounidenses, los carteles de propaganda de la Segunda Guerra Mundial provocaron un odio cultural y racial que tuvo consecuencias históricas masivas para los japoneses.

Las formas de propaganda han penetrado en la sociedad durante siglos y han evolucionado hasta convertirse en una herramienta común de guerra. En su artículo de revista, Lynette Finch definió la propaganda como “el manejo de opiniones y actitudes mediante la manipulación directa de la sugestión social. & # 8221 (Lynette Finch,“ Psychological Propaganda: The War of Ideas on Ideas during the First Half of the Twentieth Century , " Fuerzas Armadas y Sociedad Amp 26, no. 3 (2000): 368.)

En otras palabras, la propaganda se utiliza para influir psicológicamente en las personas con el fin de alterar las percepciones sociales. En el caso de Este es el enemigo, el propósito era cambiar la percepción estadounidense de los japoneses (Figura 1). Una estrategia utilizada para lograr esto fue la táctica del miedo. Al ver la imagen, las líneas gruesas y los colores oscuros se combinan para crear un tono siniestro. El blanco crudo de los dientes y los ojos de ambos rostros resalta sus expresiones extremadamente emocionales: una de ira y amenaza para el soldado japonés, y otra de miedo y terror absoluto para la mujer. La posición grande y amenazadora del soldado se suma a su intimidación, mientras que la posición inferior de la mujer enfatiza su impotencia. El cuchillo apunta amenazadoramente a la mujer, lo que indica una intención asesina. Estas características se combinan para infundir miedo e ira en la mente de los estadounidenses. El propósito de esto era unir a la nación detrás de la guerra para derrotar al "enemigo" japonés.

Aparte de las tácticas de miedo, los elementos visuales del cartel también apoyan los estereotipos raciales contra los japoneses. El color de la piel de melocotón de la mujer es una representación típica de un estadounidense de raza blanca, mientras que el amarillo es el color asignado estereotipadamente a las personas de ascendencia asiática. Otras diferenciaciones del soldado incluyen ojos rasgados y una cara que se asemeja a un animal. Los ojos rasgados ilustran otro estereotipo asiático, y la cara de mono representa a los japoneses como monstruos animales. La mujer, por otro lado, tiene una apariencia estadounidense ideal. Tiene rasgos faciales atractivos y no muestra indicios de animalismo. La audiencia estadounidense, tanto jóvenes como mayores, podría identificarse con sus rasgos faciales familiares y su apariencia humana. Por otro lado, la descripción infrahumana de los japoneses separó cualquier relación humana entre las dos razas. Estas distinciones raciales se incluyeron a propósito para alienar aún más a los japoneses como el "otro" pueblo.

Figura 2

El análisis de un cartel complementario de la Segunda Guerra Mundial demuestra aún más la influencia de la propaganda en la difusión de estereotipos raciales. Tokio Kid dice representa a "Tokio Kid", un personaje japonés que apareció en una secuencia de carteles de propaganda de la Segunda Guerra Mundial (Figura 2). De acuerdo a Revista Time, el "Tokio Kid" fue creado por el artista Jack Campbell y patrocinado por Douglas Aircraft Company como parte de la campaña de la compañía para reducir el desperdicio. ("Art: The Tokio Kid", Revista Time, 15 de junio de 1942.) En este póster en particular, él está blandiendo un cuchillo ensangrentado, que respalda la descripción antes mencionada de los japoneses como peligrosos asesinos. Las orejas puntiagudas y los colmillos afilados también aumentan la amenaza del personaje y lo transforman en una criatura parecida a un animal. Una vez más, las tácticas del miedo se complementan con estereotipos raciales exagerados. Los ojos entrecerrados y los dientes agrandados ilustran los atributos físicos generalizados de los japoneses. Los dientes de leche también sugieren una cualidad tonta, socavando la inteligencia de la raza japonesa. La baba que cuelga de sus labios se suma a su apariencia tonta. Incluso el inglés deficiente en la leyenda se burla del intelecto de los japoneses, y el uso de la palabra "Jap" en la leyenda también demuestra un insulto racial utilizado contra los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Esta imagen verifica que varios carteles de propaganda de la Segunda Guerra Mundial lograron su propósito prácticamente por los mismos medios: infundieron miedo y prejuicios raciales contra los japoneses para ganarse el apoyo de Estados Unidos para la guerra.

Aunque el "Tokio Kid" representaba al enemigo en el extranjero, creo que la imagen también contaminó la percepción de los estadounidenses de los japoneses. Los estereotipos representados en el cartel atacaron a toda la raza japonesa al vincular sus atributos físicos con el animalismo y la falta de inteligencia. Los estadounidenses de origen japonés compartían las mismas características físicas que los japoneses, por lo que los estadounidenses comenzaron a asociarlos incorrectamente con el enemigo. De esta manera, los estereotipos raciales encontrados en la propaganda de la Segunda Guerra Mundial provocaron un odio cultural que trascendió fronteras. La raza japonesa se convirtió en un enemigo común, independientemente de su nacionalidad.

figura 3

Las representaciones sesgadas y a menudo falaces de los japoneses no solo se limitaban a carteles animados, incluso fuentes de medios respetadas como Revista Life ayudó al frenesí. Al examinar las fotografías de la edición del 22 de diciembre de 1941 de Vida, queda claro que son una forma directa de propaganda (Figuras 3 y 4). El texto afirma que las fotografías distinguen "a los chinos amistosos de los japoneses alienígenas enemigos. & # 8221 (" Cómo distinguir a los japoneses de los chinos ", Revista Life, 22 de diciembre de 1941, 81.) El color de la piel y los rasgos faciales se generalizan para cada raza, alimentando los estereotipos que impregnaron la psique estadounidense. Estas fotografías muestran a ambas razas, tratándolas como especímenes en lugar de seres humanos iguales. Sin embargo, si bien ambas razas están objetivadas, los chinos se muestran de manera positiva y los japoneses se muestran de manera negativa.

Figura 3 (página completa)

Las fotografías en el Vida El artículo revela estereotipos racistas que son comparables a los prejuicios en los carteles antes mencionados. En la Figura 3, la sonrisa del hombre chino le da una apariencia amable. El japonés, por otro lado, frunce el ceño y se ve desagradable y enojado. Las descripciones debajo de las fotos se suman a estas representaciones: el hombre chino es descrito como un "servidor público", mientras que el hombre japonés aparece como un "guerrero japonés" cuyo rostro "[muestra] la intensidad sin humor de los místicos despiadados. & # 8221 (Cómo distinguir a los japoneses de los chinos ", Revista Life, 81.) La ocupación del chino implica que ayuda a la gente, mientras que el título de "guerrero japonés" alude al peligro y la deslealtad. Al seleccionar estas fotografías en particular, Vida influyó perjudicialmente en las opiniones estadounidenses sobre los japoneses.

En la Figura 4, los estereotipos físicos tanto de los chinos como de los japoneses se refuerzan nuevamente, y los japoneses continúan siendo descritos como la raza peligrosa. Los hombres chinos visten de manera informal, tienen posturas despreocupadas y adornan ligeras sonrisas. Sin embargo, los japoneses vuelven a fruncir el ceño, y sus uniformes militares y sus posturas rígidas los hacen parecer intimidantes y de mal genio. En los subtítulos, los hombres chinos se denominan "hermanos", mientras que los hombres japoneses se describen como "almirantes". Al igual que en la Figura 3, los subtítulos en la Figura 4 ilustran los prejuicios contra los japoneses y los diferencian como una raza inhóspita. De este modo, Vida utilizó fotografías reales para distinguir a los japoneses como una raza desagradable y peligrosa. Al analizar las señales sutiles en las imágenes, se hace evidente que tienen el mismo propósito fisiológico que la propaganda.

Figura 4

El académico Anthony V. Navarro comentó que “gran parte de la guerra social entre Estados Unidos y Japón implicó inculcar en su pueblo tanto un fuerte orgullo nacionalista por su propio país como un odio incendiario por el otro. & # 8221 (Anthony V. Navarro, "Una comparación crítica entre la propaganda japonesa y estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial", Universidad Estatal de Michigan, https://www.msu.edu/

navarro6 / srop.html.) Este odio fue uno de los factores que llevaron al trato inhumano de los japoneses, incluso en suelo estadounidense. En su artículo de revista, Alison Renteln argumentó que "una de las acciones más represivas jamás emprendidas por el gobierno de los Estados Unidos fue el encarcelamiento de japoneses estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial", y fue "la idea de la eugenesia y el racismo virulento la que fue en parte responsable de la ocurrencia de uno de los peores desastres de libertades civiles en Estados Unidos. & # 8221 (Alison Dundes Renteln, "A Psychohistorical Analysis of the Japanese American Internment," Human Rights Quarterly 17, no. 4 (1995): 618.) Más de 100.000 estadounidenses de origen japonés fueron confinados en campos de concentración inmundos e inhabitantes. Este confinamiento condujo a la pérdida de propiedades japonesas, la separación de familias y numerosas muertes debido a las condiciones de los campos (Renteln, 620-21). y maltratado por los miembros de la cultura angloamericana dominante.

Este maltrato fue en parte consecuencia de las imágenes de propaganda que invadieron Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Renteln plantea la hipótesis de que "el hecho de que los estadounidenses de origen japonés fueran retratados como animales en gran parte de la propaganda de la Segunda Guerra Mundial puede haber ayudado a convencer al público estadounidense de que el trato inhumano era aceptable". (Renteln, 620.) Carteles como Este es el enemigo y Tokio Kid dice ilustró esta percepción de los japoneses como animales (Figuras 1 y 2). Navarro observó que “la propia nación era siempre la civilizada, mientras que el enemigo era descrito como bárbaro, subhumano y, en algunos casos, demoníaco. (Navarro, 1.) Mi análisis previo de Este es el enemigo demostró este punto. Como miembro de la audiencia angloamericana dominante, me encontré simpatizando con la mujer caucásica mientras miraba al soldado japonés con aspecto de animal con desdén. Las dos razas estaban completamente separadas y, en mi opinión, la raza japonesa se convirtió en la "otra", el "enemigo".

En la década de 1940, esta imagen probablemente provocó una reacción similar en la audiencia. El artículo de Renteln citaba a una figura política estadounidense testificando: “Los japoneses son menos asimilables y más peligrosos como residentes en este país con un gran orgullo de raza que no tienen ni idea de asimilar. Nunca dejan de ser japoneses. (Renteln, 634.) Este fue un ejemplo de primera mano de cómo las actitudes negativas hacia los "japoneses" enemigos finalmente se convirtieron en opiniones prejuiciosas hacia los japoneses-estadounidenses. En la mente de los angloamericanos, estas percepciones justificaron el internamiento de los japoneses estadounidenses. Los estereotipos retratados en las imágenes de propaganda de la Segunda Guerra Mundial se utilizaron para racionalizar las horribles condiciones que se impusieron a este grupo minoritario. La ira, el miedo y el desprecio que sentían hacia las bárbaras figuras japonesas en las imágenes de propaganda llevaron a los angloamericanos a tratar a los japoneses como si en realidad fueran bárbaros. Al generalizar las características japonesas, las imágenes de propaganda se convirtieron en un factor que condujo al maltrato de toda la raza japonesa, incluso de aquellos que eran ciudadanos estadounidenses.

Figura 4 (página completa)

Una guerra puede unir a las naciones o separarlas. Puede ser el catalizador que permita la formación de nuevas alianzas o puede provocar discriminación contra otras naciones. Además, una guerra puede provocar un odio furioso y desconfianza hacia el propio pueblo de una nación. Este es el enemigo es un ejemplo de tal odio en flor. Después del ataque japonés a Pearl Harbor, los ciudadanos estadounidenses clamaron por venganza y reunieron apoyo a través de formas de medios como carteles de propaganda. La precisión a menudo se ignoraba en favor de tácticas de miedo y representaciones brutales del enemigo. Imágenes como Este es el enemigo demuestran estas características y son una herramienta importante para ayudar a los historiadores a analizar las percepciones sesgadas que se desarrollaron como resultado de la Segunda Guerra Mundial, así como las consecuencias que resultaron.

Lista de referencia

Finch, Lynette. "Propaganda psicológica: la guerra de ideas sobre ideas durante la primera mitad del siglo XX". Fuerzas Armadas y Sociedad Amp 26, no. 3 (2000): 367-86.

Navarro, Anthony V. "Una comparación crítica entre la propaganda japonesa y estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial". Universidad del estado de michigan. https://www.msu.edu/

Renteln, Alison Dundes. "Un análisis psicohistórico del internamiento japonés-estadounidense". Human Rights Quarterly 17, no. 4 (1995): 618-48.

Cifras

Figura 1: "Este es el enemigo". Máxima ventaja en imágenes: la propaganda como arte e historia, 2 de marzo de 2010. http://chumpfish3.blogspot.com/2010/03/this-is-enemy.html. Consultado el 1 de octubre de 2010.

Figura 2: Worth, Stephen. "Teoría: Propaganda Segunda parte". ASIFA- Hollywood Animation Archive, 7 de agosto de 2007. http://www.animationarchive.org/2007/08/theory-propaganda-part-two.html. Consultado el 1 de octubre de 2010.

Figura 3: "Cómo distinguir a los japoneses de los chinos". Revista Life, 22 de diciembre de 1941, 81. http://www.english.illinois.edu/maps/poets/a_f/foster/lifemag.htm. Consultado el 1 de octubre de 2010.

Figura 4: "Cómo distinguir a los japoneses de los chinos". Life Magazine, 22 de diciembre de 1941, 82. http://www.english.illinois.edu/maps/poets/a_f/foster/lifemag.htm. Consultado el 1 de octubre de 2010.

Parte del número 6, publicado en marzo de 2012.

Sobre Artefactos

Artefactos es una revista arbitrada de trabajos de pregrado en escritura en la Universidad de Missouri. La revista celebra la escritura en todas sus formas al invitar a los autores estudiantes a presentar proyectos compuestos en diferentes géneros y medios.


Disney

Disney ha sido llamado por su mensaje Black Lives Matter. El domingo, tuitearon una declaración que mostraba su apoyo a la comunidad negra y su postura contra el racismo, dijeron: & # 8220 Estamos en contra del racismo. Defendemos la inclusión. Apoyamos a nuestros compañeros de trabajo negros, narradores de historias, creadores y toda la comunidad negra. Debemos unirnos y hablar. & # 8221

Muchas personas se apresuraron a señalar la complicada historia de Disney con el racismo, incluido el propio Walt Disney que supuestamente es racista y antisemita.

Los usuarios de Twitter también comentaron que Disney todavía está involucrado en actos problemáticos, como cuando encogieron al actor negro John Boyega en los carteles de Stars Wars, por lo que era casi invisible para su lanzamiento en China.

Disney no hizo comentarios sobre el póster cuando los periodistas le preguntaron en ese momento.

Otra persona en Twitter también señaló la aparente hipocresía de la declaración de Disney # 8217 diciendo que estaban a favor de la inclusión y luego incluyó un video que mostraba que casi todos los altos ejecutivos de Disney # 8217 eran blancos.

"Estamos a favor de la inclusión".

Un vistazo rápido a sus ejecutivos de nivel superior sugeriría lo contrario. pic.twitter.com/ELhhZcK45Q

& mdash Eddie Burfi (@EddieBurfi) 31 de mayo de 2020

Desde entonces, Disney se ha comprometido a donar $ 5 millones a organizaciones que apoyan la justicia social.

The Walt Disney Company ha prometido $ 5 millones para apoyar a organizaciones sin fines de lucro que promueven la justicia social, comenzando con una donación de $ 2 millones a la NAACP: https://t.co/Heo5DKaiuf pic.twitter.com/FpSECsstXS

& mdash Walt Disney Company (@WaltDisneyCo) 3 de junio de 2020

Disney no respondió a la solicitud de comentarios de The Tab & # 8217.


Lo que nos puede enseñar un cartel de la Primera Guerra Mundial sobre el desperdicio de alimentos

Este artículo ha sido editado para contextualizar y reeditado por UC Food Observer, su selección diaria de noticias de lectura obligada sobre política alimentaria, nutrición, agricultura y más, curada por la Universidad de California como parte de su UC Global Food Initiative.

Existe una conciencia cada vez mayor sobre los impactos negativos del desperdicio de alimentos. en un entrada de blog invitado por Observador de alimentos de la UC, La investigadora de UC Wendi Gosliner (parte del equipo de UC ANR's Instituto de Políticas de Nutrición, una unidad de vanguardia que está utilizando la investigación para transformar las políticas públicas) compartió esta observación:

¿Qué nos puede enseñar la historia?

Soy un gran defensor tanto de la reducción del desperdicio de alimentos como de la producción de más alimentos en las comunidades a través de la escuela, el hogar y los huertos comunitarios. Se remonta en parte a las lecciones que aprendí al estudiar la Primera Guerra Mundial (Primera Guerra Mundial), cuando el gobierno estadounidense estableció objetivos de conservación de alimentos, junto con objetivos para la producción local de alimentos a través de Liberty - más tarde Victory - Gardens. Gran punto: el póster de la Primera Guerra Mundial incluido en esta publicación tiene un consejo que sería bueno seguir hoy.

Este es un póster icónico de la Primera Guerra Mundial "Comida ... no la desperdicie". La imagen se comparte regularmente en Twitter y Facebook.

¿Pieza de época o imagen con Photoshop?

El original fue producido en 1917 por la recién creada Administración de Alimentos de los Estados Unidos, que estaba bajo la dirección del recién nombrado "zar" de los alimentos, Herbert Hoover.

El cartel fue reeditado durante la Segunda Guerra Mundial. Ha sido revisado en los últimos años por personas y organizaciones interesadas en fomentar un espíritu que incorpore los alimentos locales y la sostenibilidad.

Mientras yo soy el Observador de alimentos de la UC, Yo también incursiono en el historia del arte del cartel de la guerra. A menudo me preguntan si esta es una maqueta contemporánea hecha para verse y sentirse vintage.

No es una maqueta. Es el verdadero negocio, producido hace más de 100 años, con mensajes que deberíamos aceptar hoy.

Más historias de comida e historia

El autor reflexiona sobre el auge y la caída de la agricultura de L.A. & # x27s

El Ejército Terrestre de Mujeres & # x27s & quot Farmettes & quot por el sufragio durante la Primera Guerra Mundial

El condado de Los Ángeles y la historia agrícola olvidada de # x27s

El cartel original: Sí: "comprar alimentos locales" es la regla 4

El póster original tiene seis reglas que estaríamos bien servidas para seguir hoy. La cuarta regla - comprar alimentos locales - es algo sorprendente para la gente de hoy, porque la noción de comprar local parece algo moderna. Pero en la Primera Guerra Mundial, el gobierno de los EE. UU. Alentó la producción y el consumo local de alimentos, en parte, para liberar trenes para enviar tropas y material de guerra de manera más efectiva.

Abordar el desperdicio de alimentos mediante la conservación

Lo hicimos antes y podemos volver a hacerlo. Muchas instituciones de concesión de tierras, incluida la Universidad de California, albergan programas maestros de conservantes de alimentos. Estos programas enseñan a los voluntarios las mejores prácticas sobre seguridad y conservación de los alimentos. El extenso programa de capacitación prepara a los voluntarios para trabajar en su comunidad educando a otros sobre las prácticas seguras de conservación de alimentos, incluido el decapado, secado, congelado, enlatado y conservas de frutas.

También encontrará fantásticos consejos sobre este sitio web, producido por Save The Food.

¿Estás pensando en jardinería? ¿Tenemos recursos para ti?

La jardinería y la conservación de alimentos van de la mano. La Universidad de California patrocina el Programa de Jardineros Maestros del estado, que cuenta con más de 5,000 voluntarios en comunidades de todo el estado. El Programa de Jardineros Maestros es un programa nacional, ubicado en la institución de concesión de tierras en cada estado, pero también está conectado con el USDA. Hay recursos de jardinería gratuitos disponibles aquí. Consejos para crecer ... solo tienes que preguntar.

El desperdicio de alimentos es una cuestión tanto ética como medioambiental. Debería preocuparnos que desperdicio casi el 40 por ciento de los alimentos que producimos y compramos en esta nación donde abundan los alimentos.

En contraste, nuestra nación produjo alrededor del 40 por ciento de las frutas y verduras que consumimos en el frente doméstico estadounidense en la Segunda Guerra Mundial en los jardines de la escuela, el hogar, la comunidad y el lugar de trabajo. Ese fue el resultado del icónico programa Victory Garden (que en realidad comenzó en la Primera Guerra Mundial).

Entonces, tres mensajes: participe en el esfuerzo nacional, comprométase a desperdiciar menos alimentos y, si puede, produzca su propia comida.

Para enfatizar cuán importante fue ahorrar y cultivar alimentos en la Primera Guerra Mundial, aquí hay algunos carteles de esa época.:


¿Cómo reaccionó la gente a estos carteles de la Primera Guerra Mundial con sus "brutales mensajes"? - Historia

Cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial, aproximadamente un tercio de la nación (32 millones de personas) eran nacidos en el extranjero o hijos de inmigrantes, y más de 10 millones de estadounidenses provenían de las naciones de las Potencias Centrales. Además, millones de irlandeses estadounidenses se pusieron del lado de las potencias centrales porque odiaban a los ingleses.

Debido a este conflicto de lealtades percibido, la administración de Wilson estaba convencida de que tenía que movilizar a la opinión pública en apoyo de la guerra. Para influir en la opinión pública, el gobierno federal se embarcó en su primera campaña de propaganda nacional. Wilson eligió al periodista desordenador George Creel para dirigir la agencia gubernamental, el Comité de Información Pública (CPI). El CPI colocó anuncios a favor de la guerra en revistas y distribuyó 75 millones de copias de folletos que defendían el papel de Estados Unidos en la guerra. Creel también lanzó una campaña publicitaria masiva de bonos de guerra y envió a unos 75.000 "hombres de cuatro minutos" para avivar el entusiasmo por la guerra reuniendo al público en los cines. El CPI también alentó a los cineastas a producir películas, como The Kaiser: the Beast of Berlin, que mostraba presuntas atrocidades alemanas. Por primera vez, el gobierno federal había demostrado el poder de la propaganda.

Las comunidades germano-americanas e irlandesas-americanas se habían pronunciado rotundamente a favor de la neutralidad. Los grupos condenaron los préstamos masivos y la venta de armas a los aliados por considerar los actos como violaciones de la neutralidad. Theodore Roosevelt planteó la cuestión de si estas comunidades eran leales a su madre patria oa los Estados Unidos:

Una vez que Estados Unidos entró en la guerra, la búsqueda de espías y saboteadores se convirtió en esfuerzos para reprimir la cultura alemana. Se cerraron muchos periódicos en alemán. Las escuelas públicas dejaron de enseñar alemán. Las iglesias luteranas abandonaron los servicios que se hablaban en alemán.

A los alemanes se les llamaba "hunos". En nombre del patriotismo, los músicos dejaron de tocar Bach y Beethoven y las escuelas dejaron de enseñar el idioma alemán. Los estadounidenses rebautizaron el chucrut como "col de la libertad", los perros salchicha como "perros de la libertad" y el sarampión alemán como "sarampión de la libertad". Cincinnati, con su gran población de estadounidenses de origen alemán, incluso eliminó los pretzels de los mostradores de almuerzos gratuitos en las tabernas. Más alarmante, grupos de vigilantes atacaron a cualquier persona sospechosa de ser antipatriótica. Los trabajadores que se negaron a comprar bonos de guerra a menudo sufrieron duras represalias, y los ataques a los manifestantes laborales fueron brutales. El sistema legal respaldó la represión. Los jurados solían poner en libertad a los acusados ​​de violencia contra personas o grupos críticos con la guerra.

Un periódico de St. Louis hizo campaña para "acabar con todo lo alemán en esta ciudad", a pesar de que St. Louis tenía una gran población de estadounidenses de origen alemán. Luxembourg, Missouri became Lemay Berlin Avenue was renamed Pershing Bismark Street became Fourth Street Kaiser Street was changed to Gresham.

Perhaps the most horrendous anti-German act was the lynching in April 1918 of 29-year-old Robert Paul Prager, a German-born bakery employee, who was accused of making "disloyal utterances." A mob took him from the basement of the Collinsville, Illinois jail, dragged him outside of town, and hanged him from a tree. Before the lynching, he was allowed to write a last note to his parents in Dresden, Germany:


Primera Guerra Mundial

During World War One, propaganda was employed on a global scale. Unlike previous wars, this was the first total war in which whole nations and not just professional armies were locked in mortal combat. This and subsequent modern wars required propaganda to mobilise hatred against the enemy to convince the population of the justness of the cause to enlist the active support and cooperation of neutral countries and to strengthen the support of allies.

Propaganda for patriotism and nationalism

Professor David Welch explores nations’ reliance on propaganda in World War One, with a focus on symbols and slogans of nationhood and patriotism.

Atrocity propaganda

Atrocity propaganda focused on the most violent acts committed by the German and Austro-Hungarian armies, emphasising their barbarity and providing justification for the conflict. Professor Jo Fox describes the forms that such propaganda took in the early years of the war.

Propaganda as a weapon? Influencing international opinion

From the beginning of World War One, both sides of the conflict used propaganda to shape international opinion. Curator Ian Cooke considers the newspapers, books and cartoons produced in an attempt to influence both neutral and enemy countries.

Commercial advertising as propaganda in World War One

Advertising and marketing historian David Clampin reveals how key propaganda messages were incorporated into commercial advertising for the Home Front and the battlefield, transforming consumer’s relationships with everyday goods.

Women in World War One propaganda

Professor Jo Fox considers the use of women as symbols, victims and homemakers in World War One propaganda.

Children’s experiences and propaganda

Curator Ian Cooke discusses the ways in which propaganda influenced children’s perceptions of World War One, encouraging them to develop particular values and to contribute to the war effort.

The legacy of World War One propaganda

Jo Fox explores the legacy of World War One propaganda, explaining the role it played in shaping the propaganda campaigns of World War Two for both Britain and Germany.

Depicting the enemy

How did fighting nations depict the enemy? Professor David Welch explores the techniques used when creating atrocity propaganda.


The Day the U.S. Army Attacked WWI Veterans & their Kids


(SALEM) - The police attacks on U.S. War Veterans taking part in the Occupy protests, are not a new phenomenon in America in fact there is quite a history of both police and military waging attacks on unarmed U.S. citizens in this country.

The beginning wasn't the Democratic Convention of '68 or the Kent State or Jackson State police and military massacres on civilians that opened this wound at first.

In the 20th Century, violence was first carried out against World War One Vets and their families and supporters, during the Depression, in 1932.

It is an ugly period in history and the players were then President Herbert Hoover, U.S. Attorney General William D. Mitchell, and senior Army officers Douglas MacArthur, Dwight Eisenhower and George Patton. When later discussing the military operation against U.S. World War One Vets at the U.S. capitol, Major Dwight D. Eisenhower, later President of the United States, it was "wrong for the Army's highest-ranking officer to lead an action against fellow American war veterans".

All races- All American- were represented.

"I told that dumb son-of-a-bitch not to go down there," Dwight D. Eisenhower would later say of General Douglas MacArthur's decision to launch a deadly attack on protesting U.S. World War One Veterans and their families.

Eisenhower was one of MacArthur's junior aides at the time, and while he said he strongly advised the future World War Two military leader against the attack, it is also true that he officially endorsed MacArthur's conduct the day the U.S. Army attacked what came to be known as the 'Bonus Army', approximately 43,000 strong, among them families and supporters of the military, and those 17,000 Vets who were seeking an immediate cash payment.

Donation for the Bonus Army

Wikipedia explains that a large number of the war veterans were living in poverty and unable to find work as was the fate of so many Americans surviving during the Great Depression.

The World War Adjusted Compensation Act of 1924 awarded the veterans bonuses in the form of certificates, however those were not redeemable until 1945 and many of the Vets knew they would likely not live to see 1945. The certificates, issued to war veteran who qualified, had a face value equal to the soldier's promised payment plus compound interest.

The Bonus Army's primary demand, was the immediate cash payment of their certificates. Wright Patman, who was elected to the House of Representatives in Texas's 1st congressional district in 1928, introduced a bill that would have mandated the immediate payment of the bonus to World War I veterans in 1932.

This bill is the reason that the Bonus Army came to Washington.

Patman had a specific reason for offering this support he was a machine gunner in WWI and served in both enlisted and officer ranks.

Occupy Washington 1933

Most of the Bonus Army camped in a Hooverville on the Anacostia Flats, a swampy, muddy area across the Anacostia River from the federal core of Washington, just south of the 11th Street Bridges (now Section C of Anacostia Park). The camps, built from materials scavenged from a nearby rubbish dump, were tightly controlled by the veterans who laid out streets, built sanitation facilities, and held daily parades. To live in the camps, veterans were required to register and prove they had been honorably discharged.
- Wikipedia page on the Bonus Army

Marine Gen Smedley Butler

Retired Marine Corps Major General Smedley Butler is the two-time Congressional Medal of Honor winner who criticized what we today call the military, industrial complex and he is known in popular culture for the famous speech, 'War is a Racket'.

He encouraged the demonstrators to hold their ground and publicly backed the effort, in person.

The Bonus Army represented the entire country.

You could not find a more loyal officer in Smedley Butler, or in MacArthur, a more disloyal paranoid murderer. That is my opinion, but it was the opinion of millions in the 1930's sadly they're mostly all if not completely gone now to add their voices to mine.

The Wright Patman Bonus Bill passed in the House of Representatives on 15 June 1932. Two days later, the Bonus Army moved en mass to the U.S. Capitol to await a decision from the U.S. Senate, which defeated the Bonus Bill and a lot of hope for veterans, by a vote of 62-18.

The demonstrators were mostly destitute and had no homes to return to, they held their ground until 28 July, when they were ordered to be removed from government property by William D. Mitchell.

The Washington police encountered resistance, and opened fire on the veterans and their supporters, leaving two former World War One soldiers, William Hushka and Eric Carlson, with mortal wounds that they would soon succumb to.

Upon hearing of this shooting, U.S. President Herbert Hoover sent in the U.S. Army to clear the veterans' campsite. Commanding infantry and cavalry units and a half dozen tanks, soldiers under the command of Army Chief of Staff General Douglas MacArthur, attacked the Bonus Army marchers, driving them out along with their wives and children.

The family shelters and all of the personal belongings of the families participating in the Bonus Army were burned and destroyed. In eerie retrospect, the event was like an early warning or even a premonition, into what would come in future wars, particularly Vietnam where fire was frequently used as an all-consuming tool of war, swallowing up entire villages suspected of having relations with Communist guerrillas.

Attacking American WWI Veterans

It happened at 4:45 p.m. Wikipedia states that thousands of civil service employees left work early that day, lining the street to watch the confrontation. The Bonus Marchers apparently thought at first, that the troops were marching in their honor. They cheered the troops until Patton ordered the cavalry to charge them—an action which prompted the spectators to yell, "Shame! Shame!"

After the cavalry charged, the infantry, with fixed bayonets and adamsite gas, an arsenical vomiting agent, entered the camps, evicting veterans, families, and camp followers. The veterans fled across the Anacostia River to their largest camp and President Hoover ordered the assault stopped.

However Gen. MacArthur, feeling the Bonus March was a "Communist" attempt to overthrow the U.S. government, ignored the President and ordered a new attack.

Fifty-five veterans were injured and 135 arrested. A veteran's wife miscarried. When 12-week-old Bernard Myers died in the hospital after being caught in the tear gas attack, a government investigation reported he died of enteritis, while a hospital spokesman said the tear gas "didn't do it any good."

Psychological Nightmare

The camp prior to destruction

After MacArthur's attack

Today we know that those who serve in brutal wars suffer serious invisible wounds known as Post Traumatic Stress (PTS)* It seems clear that those injuries that didn't show physically, then often described only as 'shell shock' - a reference for injuries sustained by often constant bombings during trench warfare, were no aid in helping men find work.

It's hard to imagine what it must have done to the psyches of those who fought the Germans under terrible conditions in a war of human attrition, yet saved France, at least for a couple of decades.

It was revealed that McArthur had been ordered at one point to stand his soldiers down, but he ignored the order because he believed these Americans were "Communists". He would be known as a general who failed to follow orders at will and only paid for it at the end.

The United States is again in economic upheaval but these vets were the first in recent history to feel the violent, deadly wrath from their government that those in Iran, China, Libya, Bahrain, Serbia and so many other places have felt from their governments.

The United States in this case, is exactly the same as those it so strongly criticizes.

* I am using the term PTS instead of PTSD (Post Traumatic Stress Disorder) because a growing number of people closely involved in working with sufferers, are increasingly discovering that PTS is not necessarily a 'disorder'. I believe invisible wound sounds vague but it is an appropriate description. The other injury similar in nature seen in large numbers of Veterans from the current wars, is Traumatic Brain Injury (TBI) which is a result of contact with roadside bombs.

Tim King: Salem-News.com Editor and Writer

Tim King has more than twenty years of experience on the west coast as a television news producer, photojournalist, reporter and assignment editor. In addition to his role as a war correspondent, this Los Angeles native serves as Salem-News.com's Executive News Editor. Tim spent the winter of 2006/07 covering the war in Afghanistan, and he was in Iraq over the summer of 2008, reporting from the war while embedded with both the U.S. Army and the Marines. Tim is a former U.S. Marine.

Tim holds awards for reporting, photography, writing and editing, including the Silver Spoke Award by the National Coalition of Motorcyclists (2011), Excellence in Journalism Award by the Oregon Confederation of Motorcycle Clubs (2010), Oregon AP Award for Spot News Photographer of the Year (2004), First-place Electronic Media Award in Spot News, Las Vegas, (1998), Oregon AP Cooperation Award (1991) and several others including the 2005 Red Cross Good Neighborhood Award for reporting. Tim has several years of experience in network affiliate news TV stations, having worked as a reporter and photographer at NBC, ABC and FOX stations in Arizona, Nevada and Oregon. Tim was a member of the National Press Photographer's Association for several years and is a current member of the Orange County Press Club.

Serving the community in very real terms, Salem-News.com is the nation's only truly independent high traffic news Website. As News Editor, Tim among other things, is responsible for publishing the original content of 91 Salem-News.com writers. He reminds viewers that emails are easily missed and urges those trying to reach him, to please send a second email if the first goes unanswered. You can write to Tim at this address: [email protected]

All comments and messages are approved by people and self promotional links or unacceptable comments are denied.

I am never amazed at the reaction of our citizens when it comes to a crazy person shooting and killing crowds of people. They always shout for more fun laws and restrictions, having never studied our history not our Constitution, specifically our Bill of Rights. Congress made a, "promise" to all those WW1 Vets, at the time of their greatest need, then broke it! The only way possible to have a peaceful civilization is for all people to be armed. This has nothing to do with our 2nd Amendment, as that like the other 9 of our Bill of Rights, was created as a condition of the Original 13 States signing the Constitution to protect the People from the Government! All people must study our history and forget the deal about political parties, and vote for the, "Individual" and you will have someone who only owes allegiance to you!

Eileen Jones June 27, 2016 5:20 pm (Pacific time)

Today is almost parallel to then , I think we are on the verge of the same thing happening now. The elections are being corrupted by those who don' want Trump and this will open the door for Hillary..NOT GOOD ! This time it will be millions and I will be one of them. We have to stand strong for America.

C Ramsey March 10, 2016 4:56 am (Pacific time)

This made me want to vomit. Can't wait to bring this up next time my teacher says how great America was during the 20's.

Anonymous June 3, 2014 5:46 pm (Pacific time)

"All comments and messages are approved by people and self promotional links or unacceptable comments are denied." except for the obviously biased opinion about FDR from the editor.

Mario February 5, 2014 6:32 am (Pacific time)

And still vets get treated in a similar fashion by politicians that are nothing more than armchair generals.

WILBUR JAY COOK January 29, 2013 10:40 am (Pacific time)

The promise of health benefits to retired military personel is now being broken by obama. He is cutting the medical payments breaking the enlistment contract. shame on him but he does not care about the military.

Anonymous December 1, 2011 8:27 am (Pacific time)

I imagine Japanese-Americans then and now, do not regard FDR as a "great man," nor Harry Truman.

Editor: I don't imagine they do, however FDR was far better that Truman, the interment camps are a matter of national shame.

COLLI November 30, 2011 3:37 pm (Pacific time)

I can remember my grandparents telling me about the bonus army and what happened to it while I was studying it in Grade School history. Neither of them thought much of Douglas MacArthur or Herbert Hoover from that time on.

Politicians never hesitate to ask young men and women to risk their lives but lying is their stock and trade . . . especially when it comes to veterans. It appears that hasn't changed one iota since the Bonus Army.
This is an excellent article Tim and contains facts well worth remembering and communicating.

Tim King: Thanks so much Colli!

Charlene Young November 30, 2011 12:59 pm (Pacific time)

FDR proved early in his administration that he was an unfit leader, and no friend of veterans, nor active-duty military. History clearly reflects that this incompetent prolonged the depression and allowed marxists to establish a strong foothold in America. A dreadful man, who now is being eclipsed.

Editor: FDR made mistakes but he was a great man and outshined Hoover, and a similar event happened the next year under FDR - he was wrong for not assisting the veterans, but talk about a member of the 1%, it's hard to expect any good decisions from the rich, you should know that by now..


Ver el vídeo: ASÍ SE CONOCIERON EL CHAPO GUZMAN Y PABLO ESCOBAR..


Comentarios:

  1. Jager

    Punto de vista autoritario, la tentación.

  2. Harti

    Dije en confianza, encontré la respuesta a tu pregunta en google.com

  3. Collyn

    ¿Cómo parafrasear esto?

  4. Abdul-Razzaq

    Está usted equivocado. Ingrese, discutiremos. Escríbeme en PM.

  5. Yafeu

    Enhorabuena, esta muy buena idea te vendrá muy bien.

  6. Kennedy

    Todo, me caso el 15 de noviembre. ¡Felicitadme! Ahora rara vez vendré a ti.

  7. Akinoshicage

    Te das el informe, en lo que se ha dicho ...



Escribe un mensaje